Prorrogaron la suspensión del cajero de la delegación de María Ignacia

La investigación del caso por la irregularidad económica detectada en la delegación municipal de María Ignacia, que convulsionó la habitual calma en la localidad y movilizó al Gobierno comunal puertas adentro, avanza por los caminos administrativos previstos.

En ese marco, el instructor sumarial recibe nuevos testimonios de contribuyentes damnificados mediante una maniobra que logró salir a la luz cuando un vecino se acercó al Municipio con los comprobantes en mano que certifican que no tenía deuda impositiva. Así, se comenzó a advertir una sospechosa situación al cotejar la información aportada.

Los nuevos casos que aparecieron en las últimas semanas se sumaron al expediente interno que buscará establecer las responsabilidades de quien estaba a cargo del puesto de cobro de la oficina municipal.

En ese marco también, según pudo saber este Diario, el miércoles el intendente interino, Juan Pablo Frolik, firmó el decreto que prorrogará por 30 días más la suspensión del cajero, Jorge Ferreiro, al cumplirse el plazo ordenado cuando el presunto fraude se ventiló en estas páginas el pasado 13 de octubre.

El agente municipal investigado fue notificado este jueves sobre la decisión del Ejecutivo de mantener la medida mientras se completa la investigación sumarial.

 

Auditoría contable

 

En tanto, al conocerse el caso la Secretaría de Economía se abocó a la búsqueda de la falta, mientras recibía inquietudes de vecinos de la zona, e inició un análisis sobre el movimiento de la oficina para determinar el monto faltante.

Si bien se mantiene hermetismo en cuanto a la cifra, puesto que la investigación continúa con secreto de sumario, se evaluaron los tickets de caja de los reclamos presentados de contribuyentes.

El informe, que lo elevó el área que dirige Daniel Binando la semana pasada, está en manos del instructor sumarial a cargo del expediente.

Una vez finalizada su tarea, y con la información que respalde la decisión, se presume que se avanzará en una imputación, luego de la cual el o los eventuales señalados tendrán oportunidad de hacer su descargo y ofrecer su prueba.

 

El caso

 

A mediados del mes pasado este Diario sacó a la luz un caso que dio inicio a un sumario administrativo. En concreto, en la Delegación Municipal de María Ignacia se detectó una irregularidad económica, puesta al descubierto a partir de una intimación que le llegó a un vecino que pudo comprobar que había pagado en tiempo y forma sus impuestos.

Las sospechas recayeron sobre el encargado de administrar la recaudación de las oficinas comunales de la vecina localidad.

Tras la publicación, el secretario de Economía, Daniel Binando, salió a confirmar la investigación interna que lleva adelante el Municipio y que el cajero señalado fue suspendido por 30 días.

En cuanto a la maniobra, el funcionario explicó en esa oportunidad que el vecino a quien se le reclamaba una deuda que en realidad no tenía, se presentó con los comprobantes de pago correspondiente.

Así, comenzaron a buscar dónde estaba la falla y con el ticket emitido por la caja de María Ignacia “fuimos al rollo del día en que el cliente lo había pagado, vemos que cerraba lo que figuraba en la sumatoria de la caja con lo que se había depositado en el banco, por lo que tuvimos que hacer una auditoría, pauta por pauta de lo que contenía el rollo con información de ese día”.

Fue allí que determinaron que el vecino “nos había pagado y que esa operación se había cancelado”, maniobra que se completaba con una “reimpresión” del recibo entregado en lugar del original.

Con el correr de los días se sumaron más casos de contribuyentes a los que se les reclamaba deudas impositivas, pero que aseguraban haber realizado el pago de las tasas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario