¿Qué protector solar usar para cuidar la piel pero también broncearse?

El médico dermatólogo Togo Bustamante asegura que tomar sol es muy bueno para la pigmentación
de la piel, así como también para la obtención de la vitamina D. Entre los diferentes tipos de rayos ultravioleta que emite, los más comunes y que más preocupan a los especialistas son los UVA y UVB, que producen daño a largo plazo como envejecimiento cutáneo y melanomas, afecciones que se busca prevenir. Es por ello que el uso de protector resulta indispensable a lo largo de todo el año, aunque principalmente durante el verano, cuando pasamos más tiempo al aire libre.

Para que la aplicación sea afectiva, la crema debe ser aplicada media hora antes de la exposición y es necesario repetir el procedimiento cada dos horas. Además, debemos adquirir uno cuya etiqueta explicite protección ante los rayos UVA, que penetran en la piel y generan daño a largo plazo como manchas, piel seca y melanomas, y también los UVB, que generan enrojecimiento y quemaduras.

¿Qué factor solar me conviene?

Los factores de protección solar no son lineales, es decir, si usamos un protector que diga 50 y después otro que diga 60 no significa que nos proteja el doble. Particularmente, la Sociedad de Dermatología Argentina asegura que un protector factor 30 protege la piel en un 96% de los rayos UVB que recibe, los cuales son los más fuertes energéticamente.

Un protector solar 99 no nos va a cubrir el 99% de los rayos ultravioleta, sino que existe un rango que queda ´libre’, en el cual un protector solar +50 cubre un 97,5%, y un 80 un 98% y un poquito más”, aseguró el dermatólogo, por lo que recomienda usar al menos +30. De todos modos, resaltó que la protección que recibimos también depende de la aplicación, ya que es fundamental la cantidad de crema por centímetro cuadrado de piel que nos coloquemos. “La eficacia de un protector factor 30 es significativa si nos ponemos mucha cantidad, pero como nos ponemos poco se recomienda subir un poco el factor de protección según el color de la piel de cada uno”, explicó Togo.

En este sentido, detalló que el tipo de color de la piel determina el fototipo, es decir, la capacidad que tiene nuestra piel de asimilar la radiación solar, y a partir de él se determina el protector más adecuado para cada persona.

Eso sí, es indispensable que nos apliquemos la crema media hora antes de la exposición y luego cada tres horas o inmediatamente después de una inmersión en pileta, mar o realizar ejercicio, ya que la transpiración también disminuye la protección. Si es molesto el tinte blanquecino que dejan los protectores más consistentes, también se puede tener en cuenta aquellos que presentan una emulsión transparente o con color,
principalmente para el rostro. “El +30 protege bastante, pero lo importante es la frecuencia de colocación”,
enfatizó el médico.

 

“Si me pongo protector, no me bronceo”

Si la intención es broncearse pero sin exponerse a los riesgos que presentan los rayos, el dermatólogo recomienda contar con dos productos con factores de protección diferentes: uno de mediana potencia como un 20, y otro alto +50. “A los pacientes les permitirá jugar con los factores de protección asociados al color de la piel y al horario. De todos modos, se mantiene la recomendación de no exponerse entre las 10 y las 16 de la tarde porque ingresan la mayor cantidad de rayos dañinos. Al iniciar la jornada se usa un protector bajo, en horarios pico uno mayor, y al final del día volver a 20”, sugirió. De esta manera, la piel está cubierta ante la presencia de los rayos UBV y, al mismo tiempo permite un bronceado en forma gradual y con cuidado.

Finalmente, resaltó que el daño solar llega cuando se toma sol abruptamente y el cuerpo se pone colorado. Incluso, comentó que la mayor cantidad de sol se toma durante la adolescencia, aunque sus daños se visibilizan durante la edad adulta. Pero si uno toma sol de forma gradual, en términos de horario y protección, se obtiene un bronceado
progresivo y no se produce tanto daño.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario