Una escuela produce chocolates y dulces de frutas orgánicas como parte de un proyecto educativo

?En 2006 surgió la posibilidad de que las escuelas con jornada extendida presentaran un plan de trabajo para competir por financiamiento del programa de Proyectos Innovadores de la Dirección General de Escuelas. Surgió de los chicos y los docentes hacer dulces y chocolates y como nuestro proyecto fue elegido, conseguimos el financiamiento?, explicó la preceptora María Inés Marchetti.
Pero una de las pautas para obtener el dinero para herramientas y los primeros insumos era que el proyecto fuera autosustentable, por eso, además de los procesos de elaboración, docentes y alumnos prestaron especial atención a la comercialización de los productos, pensando en la presentación de los mismos, la publicidad entre la comunidad educativa (su nicho de mercado) y la distribución al cliente.
En los primeros tiempos del proyecto, el INTA Balcarce supervisó y asesoró el trabajo de alumnos y docentes; una vez listo el ?manual de procesos y funciones?, la cocina, montada en el laboratorio de la escuela, comenzó a elaborar sus manjares, siguiendo las normas dictadas por INTA con respecto a calidad, seguridad e higiene.
Marchetti explicó los rudimentos del proceso: ?Compramos el chocolate cobertura y lo vamos templando a Baño de María hasta que está listo para trabajar, luego se pasa a los moldes para obtener bombones de puro chocolate o rellenos con menta, dulce de leche o marroc?.
Tras la elaboración, se le presta especial atención al envasado: ?Los bombones salen de la cocina en sus cajas especiales, que también se arman en este laboratorio a partir de una plancha predefinida?, explicó la directora del establecimiento, María Lucía Godoy.
?Para el Día de la Madre preparamos y vendimos 30 cajas; en Semana Santa hacemos Huevos de Pascua, en temporada de invierno dulces y mermeladas de estación y esta semana arrancamos la producción de dulce de frutillas?, agregó.
En la fábrica participan los chicos que sienten deseos, porque no es un taller obligatorio. ?Tratamos de prepararlos en la teoría, a partir de primer año, con pautas de seguridad e higiene, y luego aquellos a los que les interesa ingresan en grupos reducidos al laboratorio, para participar del proceso productivo. Siempre vamos rotando los grupos, para que todos sepan hacer cada uno de los procesos vinculados con la producción?, dijo Marchetti.
Al terminar la visita al establecimiento, los concejales se comprometieron a gestionar un contacto con el director de Bromatología, para dialogar con las docentes sobre algunas cuestiones que requieren su asistencia, y destacaron ?a todos los que participan de esta iniciativa por la calidad que han logrado y por la originalidad del proyecto?.
Por otra parte, consideraron que ?aunque este no es un emprendimiento económico propiamente dicho, los chicos aprenden que hay demanda de alimentos orgánicos y como satisfacerla, por lo tanto, en el futuro esta experiencia probablemente les sirva si se convierten en emprendedores o forman parte de una empresa del rubro?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario