fbpx A más de un año sin clases presenciales, a la Escuela 51 finalmente le asignaron una docente para sus alumnos – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

A más de un año sin clases presenciales, a la Escuela 51 finalmente le asignaron una docente para sus alumnos

Desde marzo del año pasado que los chicos del paraje El Destino están sin poder concurrir a las aulas. Primero por la pandemia, y luego, cuando se reactivó la presencialidad, por falta de personal educativo. A casi tres meses de iniciado el ciclo 2021 consiguieron que se cubran los cupos, al menor para contar con enseñanza virtual.

El Eco

“Es una Escuela olvidada”, habían consignado con angustia allá por el 22 de marzo padres de alumnos de la Primaria 51 a El Eco de Tandil. Se trata dela institución educativa que está en el paraje El Destino, dentro del Partido de Tandil aunque más cerca de Rauch, donde por ese entonces ya la mayoría de las instituciones había retornado a la presencialidad (ahora suspendida) y ellos aún no por la falta de docentes.

Son siete los chicos que hasta que se tomaron las nuevas medidas restrictivas nunca, desde marzo del 2020, pudieron volver a las aulas para poder continuar su educación, mientras que la virtualidad fue escasa.

El reclamo llegó nuevamente a este Diario porque la situación perduraba, ya que luego de conseguir que se cubra la vacante de auxiliar, la maestra que había suplantado a la que se encontraba de licencia por maternidad renunció, imposibilitando que se reabra el establecimiento educativo. Sin embargo, precisamente días pasados  la Secretaría de Asuntos Docentes le asignó una maestra a La Escuela Primaria 51 “Mariano Moreno”.

Pena por la Escuela cerrada

La Escuela 51 está ubicada en el Paraje El Destino, y es una de las más lejanas del Partido, está a 75 kilómetros de Tandil y si bien los padres saben que eso dificulta que los docentes se predispongan a ir hasta allí a enseñar, también defienden el derecho de sus hijos a educarse.

En un principio, el problema puntualmente estuvo anclado en que no conseguían auxiliar para que se sume a la institución, que en marzo de este año constaba solamente de una maestra en licencia por embarazo. Ante esto, los mismos padres se habían ofrecido para ocupar ese rol y ayudar a solucionar el problema, pero no se lo permitieron.

Un día, celebraron, les avisaron que la suplencia había sido cubierta y luego lograron que se complete también el cargo de auxiliar.

Hasta ese momento, los chicos que viven en la zona no habían podido retornar a las aulas como se había dispuesto y las clases virtuales resultaban muy esporádicas, hasta que fueron nulas. Conformes con las novedades, se preparaban para esa vuelta tan anhelada, pero la suplente renunció.

“Hace dos semanas renunció la maestra que estaba, justo ahora que conseguimos auxiliar”, sostuvo Almandoz. “Seguimos olvidados, no tenemos maestra, estoy indignada porque no sé a quién recurrir para que esto funcione”, enfatizó con enorme pena por ver desde hace más de un año la institución cerrada.

“Hoy recién tenemos maestra”

Luego de haber charlado con El Eco de Tandil y revelado esos detalles angustiantes ante la falta de educación, incluso virtual, la presidente de la Cooperadora de la Primaria 51 se volvió a contactar informando que se había asignado una docente a la Escuela de El Destino..

Este año son siete los estudiantes que forman la matrícula y sus padres compartieron la indignación por la desidia y el desinterés que percibían, pero la expectativa para cuando pasen las restricciones y puedan volver a estudiar.

Cristina Almandoz es la presidente de la Cooperadora y, si bien o tiene hijos en la escuela, se manifestó muy preocupada por el escenario. “Que los chicos no tengan clases presenciales en el campo es el colmo”, aseveró, feliz por la noticia de ahora contar con una maestra, aunque a la espera que se retome la presencialidad.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario