Abre sus puertas en Tandil el primer espacio infantil con pedagogías alternativas

Los padres encontrarán un ambiente familiar y tranquilo en el cual los infantes se apropian y adaptan mejor y más rápido, ya que no tiene las dimensiones de una institución.

Internet

Desde el riñón de la comunidad Mamá Pulpo nace este nuevo lugar denominado Estación Lúdica, con una propuesta donde el juego y el aprendizaje son una constante, y la comprensión y la contención cumplen un rol fundamental.

Fue instituido para que los niños en sus primeros años de vida puedan crear, jugar, compartir, experimentar y aprender con el apoyo de un equipo especializado en la educación de la primera infancia y conocimientos de pedagogías alternativas, como lo son Montessori y Pikler.

Cecilia Favier, diseñadora de interiores, doula, consultora de porteo y mamá, es quien encabeza este innovador proyecto. La acompañan su socia y amiga Samanta Ibarbia, Paula Fernández que es guía Montessori y Adela García.

El sitio estará habilitado desde el municipio como espacio lúdico/recreativo, allí los padres encontrarán un ambiente familiar y tranquilo en el cual los infantes se apropian y adaptan mejor y más rápido, ya que no tiene las dimensiones de una institución.

La adaptación es progresiva a cada chico y los papás pueden estar con ellos el tiempo que lo deseen. Serán dos grupos reducidos, con un máximo de 8 bebés y 10 deambuladores, para brindarle a cada uno la atención que necesita.

Para tener en cuenta, el cambio de sala se realizará cuando el bebé adopte una caminata segura, mientras tanto, habrá actividades interrelacionadas entre ambos grupos.

Cada grupo estará coordinado por una docente de nivel inicial y una auxiliar, capacitadas en ambas pedagogías, primeros auxilios pediátricos, masajes Shantala y seguridad e higiene.

Las familias contarán con información constante, ya que, además del contacto diario, se realizará una reunión antes de integrarse al espacio, un segundo encuentro a mitad del ciclo y un último a fin de año. Además se planifican actividades para compartir entre todos.

Cabe destacar que Mamá Pulpo es una comunidad que apoya y fomenta la crianza respetuosa, el colecho, el porteo, la lactancia materna y los partos respetados, entre otros tópicos importantes.

El primer período de inscripción transcurrió en diciembre y se acaba de reabrir para comenzar su actividad en marzo de lunes a viernes desde las 8 hasta las 17, pudiendo elegir cada familia el horario que desee.

Filosofías basadas en
la libertad y autonomía

El proyecto educativo y pedagógico abarca, por un lado, los preceptos de la doctora húngara Emmi Pikler, creadora de un método que consta en dejar al bebé en completa libertad para moverse, siempre en un espacio preparado y con los recursos necesarios para que desarrollen su autonomía de manera espontánea mientras que se ofrece sostén y atención para que se sientan cuidados, atendidos, seguros y respetados a través del tacto, de la palabra, del gesto.

Este sistema defiende que el niño aprenda solo las diferentes posturas que debe adoptar, como sentarse y caminar, aunque no se le lleve de la mano ni se le incite a ello. Sostiene que al sentirse libre, se muestra con una actitud más positiva, más activa e interesada que lo llevará a aprender los movimientos a partir de su propia acción y autonomía. Esta libertad queda asegurada por una ropa cómoda, espacio suficiente y la asistencia por parte del adulto. El desarrollo motor se realizará de esta forma de una manera totalmente espontánea, mediante su propia actividad autónoma.

Por el otro, la filosofía de María Montessori tiene una sólida y fundamentada trayectoria desde hace más de cien años y está orientada a la creación de un espacio donde prevalece la libertad con límites, el trabajo respetuoso con cada uno, sus necesidades y características puntuales, para que el niño libere su potencial y se desarrolle como ser independiente. Se les brindará, siempre a través del juego y la imaginación, diversas herramientas para ampliar y enriquecer sus vivencias las cuales son responsables de dejar las improntas más importantes en estos primeros años: descubrirán nuevas sensaciones y texturas, jugarán con sus sentidos, se expresarán a través del cuerpo y sus movimientos, comenzarán a reconocer literatura de calidad, el mundo de los títeres, el potencial de la expresión artística, la importancia de descubrir por sí mismos, crearán lazos con sus pares aprendiendo a socializar conectándose con la naturaleza y el entorno.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario