fbpx Ante la demanda de una mamá por el marcapasos de su hija, el Municipio garantizó la ayuda – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Ante la demanda de una mamá por el marcapasos de su hija, el Municipio garantizó la ayuda

La pequeña Thiara nació con una cardiopatía congénita y necesita de un marcapasos para vivir. Un falla en el aparato exige el reemplazo del mismo y, frente a ciertas dilaciones en los trámites para obtenerlo, su mamá hizo público el caso. Desde el Hospital de Niños aseguraron que se acompañó el pedido de forma procedente y que un caso así jamás es desatendido. La madre fue citada por el Sistema de Salud y se le explicarán los pasos a seguir.

El Eco

Thiara tiene cuatro años y nació en Tandil con una cardiopatía congénita denominada transposición de grandes vasos. En dicha patología  la arteria pulmonar sale del ventrículo izquierdo y la aorta del derecho, alterándose por tanto la circulación normal de la sangre de forma muy importante.

Por este motivo, la pequeña fue intervenida quirúrgicamente en Buenos Aires a los pocos días de haberse asomado al mundo y a los 6 meses se le produjo un bloqueo en el corazón, lo que derivó en un nuevo traslado de urgencia desde la ciudad hasta el Hospital de Pediatría Juan Garrahan de la Capital Federal. Ahora necesita un recambio de marcapasos  y su madre expuso públicamente las dilaciones sufridas para tramitar el nuevo aparato. Finalmente, desde el Sistema Integrado de Salud  Pública la citaron en el día de la fecha para tranquilizarla y asegurarle que los trámites para adquirir el aparato están en marcha desde el primer momento.

Latidos asistidos 

Según contó Mailén Esteve, mamá de la niña, a El Eco de Tandil, cuando tenía seis meses de vida la pequeña pasó un mes internada  mientras llegaba el marcapasos que necesitaba para poder seguir viviendo.

“El aparato en ese momento fue pedido aquí en Tandil, pero acá no quisieron dármelo, me lo negaron, gracias a Dios el Garrahan me lo compró y mi hija pudo vivir todo este tiempo”, relató.

Hace un mes, la joven madre concurrió con su hija  al control médico y los especialistas le informaron que debido a una falla en el aparato, la batería del mismo se agotará antes de lo estipulado -10 meses- y es necesario reemplazarla en lo inmediato, para evitar mayores complicaciones en el estado de salud de la nena.

Frente a este panorama, Mailén  señaló que se dirigió a la municipalidad para entrevistarse con el Intendente, pero el jefe comunal no pudo atenderla en esa ocasión.

“Me mandaron al hospital, me entrevisté con las trabajadoras sociales del Hospital de Niños y me pidieron muchos papeles. En la dirección médica no me dieron soluciones, fui a Anses, a IOMA, a la obra social que tiene por la pensión por discapacidad. Volví al Hospital con todos los papeles  y me dijeron que no podían darme nada porque tenía  cobertura social. Pregunté en la obra social, pero está inactiva y no cubre nada”, detalló.

La cobertura social 

Por su problema de salud, la menor es beneficiaria de una pensión por discapacidad y tiene la cobertura del Programa Federal Incluir Salud, dependiente del Estado nacional.

De acuerdo a su narración, desde el Hospital de Niños local llamaron al programa de salud para solicitar  el alta efectiva de  la niña y la cobertura total del aparato.

Pero este lunes, referentes del plan de cobertura de salud le informaron que el registro de alta iba a demorarse alrededor de un mes y medio o dos meses. A partir de ahí, verían si correrían con los gastos  pertinentes para el recambio del aparato.

Desconcertada, Mailén hizo público su caso a través de las redes sociales y afirmó que  “quedé en la nada, tengo que esperar que la obra social me dé de alta y después recién ver si cubre o no las cosas, pero no puedo quedarme esperando hasta lo último por si a mi nena le pasa algo”.

La explicación del Sistema de Salud 

Al tomar estado público el caso de Thiara, la dirección médica del Hospital de Niños “Debilio Blanco Villegas” explicó cuál es el estado de situación para no alarmar a la población.

La doctora Manuela Beazley, directora del centro asistencial, en comunicación con este medio, indicó que el pedido del marcapasos llegó efectivamente a la institución  y que  la mamá de la pequeña  volvió del Garrahan con la orden de recambio. “Es algo que  tiene varios meses para hacerse, se acompañó el pedido por todos los carriles habituales, se habló con médico del Garrahan que nos informó el tiempo disponible y se activaron todos los medios convencionales para conseguirlo”, precisó la profesional.

De acuerdo a lo expuesto por la funcionaria,  en la ordenanza del FAS  (Fondo de Ayuda Solidaria en salud) se indica que hay que agotar las instancias nacionales y provinciales  para el uso del dinero. Como la niña tiene el beneficio del Programa Incluir Salud, les corresponde primero utilizar todos los recursos para efectuar el pedido a la cobertura nacional de salud y, ante una eventual negativa de la prestadora, sí activar los mecanismos para comprar el marcapasos con inmediatamente con el dinero del FAS.

“Creo que hubo un error  de comunicación  y en vez de volver al hospital luego de ir a la obra social, la mamá descargó su angustia y desesperación públicamente, lo que es muy entendible en un caso así. Llevamos los papeles personalmente para que salieran lo antes posible y citamos a la mamá mañana (por hoy) en la presidencia del Sistema de Salud  para que se quede tranquila”, aseguró Beazley, y subrayó: “En ningún momento se puede dejar un caso así desatendido”.

“Tenemos la obligación de que la cobertura social conteste primero, no hubo tiempo aún para eso, pero es algo ágil, cuestión de días”, cerró.

Un final feliz

Luego de la movida mediática e institucional que se generó a partir de su desesperado pedido, la mamá de Thiara realizó un posteo en su cuenta de Facebook en el que agradeció toda la ayuda y el apoyo recibidos.

“Gracias a todos los que compartieron y los que me ofrecieron su ayuda, no es necesario colaborar con dinero, ya se han comunicado conmigo desde el hospital y mañana tengo que reunirme con ellos hablar por el aparato, me lo van a dar.
¡Ellos se hacen cargo de todo! Mil gracias a toda la gente que me escribió y gastó un minuto de su tiempo para compartir.
Mi hija va a tener lo que necesita, la verdad si recurrí a las redes fue por desesperación y enojo.
Ahora estoy más tranquila, acabo de hablar con la directora del Hospital de Niños de Tandil y ellos van a tomar responsabilidad con todo esto. Nuevamente les agradezco de corazón a todos”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario