fbpx Ante las falencias del servicio municipal, un vecino se ocupa de juntar los residuos del barrio Procrear – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Ante las falencias del servicio municipal, un vecino se ocupa de juntar los residuos del barrio Procrear

El tandilense Omar Pernía se ofreció para recolectar las bolsas de residuos de los vecinos del barrio Procrear y llevarlas al Relleno Sanitario. En diálogo con este medio contó cómo surgió la iniciativa y destacó que no busca confrontar con los trabajadores del área de Servicios sino que es para ayudar a los ciudadanos.

Omar Pernía recolectó los residuos del barrio Procrear

El Eco

El conflicto en recolección ha llevado a que en diferentes barrios, ante la acumulación de bolsas de basura, se adopten medidas extremas como cortar calles con residuos. No obstante, también ha despertado la solidaridad de algunos vecinos que se han ofrecido a ayudar en sus zonas.

Tal es el caso de Omar Pernía, un tandilense de 37 años que recolecta los bolsones de los residentes del barrio Procrear para evitar que se amontonen y luego los lleva al Relleno Sanitario.

En diálogo con El Eco de Tandil, Pernía, quien  se dedica a la parquización, la poda, el corte de pasto y la fumigación, contó cómo surgió la iniciativa y cuál fue la respuesta que obtuvo de los tandilenses.

Destacó, en un principio, que con esta propuesta no busca quitarle trabajo a ninguno de los empleados de la Dirección de Servicios ni está en desacuerdo con sus pedidos, sino que por el contrario sólo pretende colaborar con sus vecinos: “No tiene nada que ver con el conflicto de los recolectores”.

Relató que los residentes del Procrear cuentan con un grupo de WhatsApp a través del cual se comunican y que a él lo agregaron ya que está próximo a mudarse allí.

“Creo que ya en mayo algo ocurrió y los vecinos se quejaban porque no pasaban los recolectores. Y como yo tengo un carro que uso con el tractor, se me ocurrió ir a juntar la basura”, relató.

Así, el 8 de mayo les preguntó a través de la red social de mensajería a sus vecinos si querían que pasara y ese mismo día efectuó el primer recorrido por todas las calles del barrio.

“Les voy tocando bocina y el que quiere va saliendo. Como estamos atravesando por esta pandemia, y para respetar los protocolos sanitarios y las medidas de seguridad, cada uno agarra su bolsa y la tira en el carro. De esta forma no tengo contacto ni tampoco bajo a juntar la basura de cada uno”, manifestó Pernía.

Buena predisposición de los vecinos

Así como todos los residentes del barrio felicitaron y agradecieron el accionar de Omar –varios de ellos incluso efectuaron publicaciones en las redes- el propio protagonista destacó la buena predisposición de todos ellos. “Son muy atentos y muy amables”, refirió.

Contó que mucha gente no está en el grupo pero que gracias al boca a boca logran enterarse de su propuesta y qué días recorre el barrio. “Muchos dicen ‘che, vos no estás en el grupo, mañana Omar va a pasar’ y así se van sumando. Incluso también hay grupo internos de otras cuadras en los que se van pasando la información”.

Indicó que no tiene prefijados los días en los que pasará juntando los residuos sino que lo que hace es esperar a que los propios vecinos reclamen o le pidan que vaya. “Yo no tengo problemas, soy como un plan B”, contó entre risas y agregó que se organizan para coordinar el trabajo y los recorridos.

Se juntaron alrededor de dos toneladas

En total fueron tres las veces que Omar Pernía recorrió las calles del barrio Procrear para juntar las bolsas de residuos que los vecinos acumularon durante varios días, y serán otras más si el conflicto continúa sin resolverse.

La totalidad de lo recolectado lo lleva al Relleno Sanitario, donde además pesa la basura para informar al grupo cuánto fue lo que llevó. Contó a este medio que ya llevan alrededor de dos toneladas: “El primer día fueron 1.180 kilogramos y después 750”, refirió.

Contó que incluso el sábado efectuó un nuevo viaje porque como había pasado el jueves por la mañana pensó que mucha gente no había podido depositar sus residuos ya que se encontraba trabajando. “Entonces el sábado volví a pasar y les dije que tiren los que no habían podido o a los que les había quedado algo. Porque trato de darle prioridad a los residuos domiciliarios, si alguno tiene escombros, por ejemplo, les pido que no los tiren”, manifestó.

En lo que respecta a lo económico, contó que para solventar los gastos solicita a todos aquellos que puedan colaborar que le abonen 30 pesos. No obstante, subrayó que si alguien no puede pagar, no es problema.

“Y se prendió mucha gente. En el barrio cayó muy bien la iniciativa, más que nada por el tema de la acumulación de bolsas por los perros, los gatos y hasta los pájaros que te las comen. Porque además es todo un tema, no tenés dónde guardarlas. Y si las dejas en tu casa, se te empieza a pudrir todo y es un garrón”, concluyó Pernía.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario