Cartas de lectores

Denuncia por plagio

Señor Director:

Nos dirigimos a Ud. para solicitarle hacer pública la carta que le enviamos al intendente Miguel Lunghi, el 26 de septiembre de 2018 y que quedó registrada en Mesa de Entradas y Salidas de la Municipalidad con el número de expediente 13849/00.

Los abajo firmantes, como miembros de la comunidad artística de Tandil, queremos manifestarnos respecto a una grave situación que compromete la credibilidad de la Prof. Indiana Gnocchini, directora del Museo.

Hace unos días atrás, el 20 de septiembre, el diario El Eco de Tandil publicó una nota titulada: “Creatividad y metáfora, en torno a la infancia, obras patrimoniales en el Museo”, donde se aborda la temática sobre niños de una muestra que está realizando el Museo Municipal de Bellas Artes de Tandil.

Allí, las palabras de la directora del Museo, Prof. Indiana Gnocchini, empiezan a mezclarse con párrafos textuales publicados en la web de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia:

En palabras de Gnocchini, “plantear el concepto de la niñez en el arte nos lleva a bucear en diferentes épocas”, ya en la Grecia antigua y Roma se pueden apreciar las primeras imágenes de niños, retratados como símbolo de pureza (…).

“El arte pasó por distintas corrientes, como el Romanticismo y el Impresionismo, hasta surgir el abstracto. Al aparecer la fotografía, se retoma el registro de lo que está sucediendo socialmente con la infancia para capturar fielmente el contexto, y sólo a partir del siglo XIX surge una oleada de sucesos que marcan la historia de la infancia. Esta muestra patrimonial testimonia algunas visiones de artistas argentinos, de la Colección de Grandes Maestros y Colección Artistas Contemporáneos, que directa o indirectamente nos acercan su mirada de la niñez, lo primitivo, los vínculos familiares, así como el retrato y las costumbres en torno a la infancia”. (Fuente: https://www.eleco.com.ar/espectaculos/creatividad-y-metafora-en-torno-a-la-infancia-obras-patrimoniales-en-el-museo).

Es así como la Prof. Indiana Gnocchini se atribuye, lisa y llanamente, la propiedad del material científico elaborado por Carolina Gómez Pulido, titulado “La infancia en la pintura histórica”, citado a continuación y publicado originalmente en la web de la universidad colombiana: “El arte pasó por distintas corrientes, como el Romanticismo y el Impresionismo, hasta surgir el abstracto. Al aparecer la fotografía, se retoma el registro de lo que está sucediendo socialmente con la infancia para capturar fielmente el contexto, y sólo a partir del siglo XIX surge una oleada de sucesos que marcan la historia de la infancia”. (Fuente: http://www.javeriana.edu.co/pesquisa/la-infancia-en-la-pintura-historica/).

Lo mismo ocurre con el texto presentado por la Prof. Indiana Gnocchini para la muestra “Materia Prima”, inaugurada el 21 de septiembre en el Museo MAR de Mar del Plata, donde oficia de curadora. Su texto incluye varios pasajes apropiados de la entrevista que brindó el artista Zimoun a la revista chilena Artishock, en 2016. (Fuente: http://artishockrevista.com/2016/11/21/zimoun-artista-sonoro-silencio-sonido-mas-interesante-todos/ ).

Zimoun: “(…) propiedades relacionadas al sonido, movimiento y espacio. (…) abren un gran campo de conexiones, miradas, asociaciones e interpretaciones”.

Gnocchini: “(…) cualidades-propiedades, relacionadas con el sonido, movimiento y espacio, abren así un gran campo de conexiones, miradas, asociaciones e interpretaciones”.

Zimoun: “Me interesa la belleza de lo simple (…). Me interesan los elementos simples y en bruto, los que son poco espectaculares y que se encuentran en la vida cotidiana, o para uso industrial”.

Gnocchini: “Los elementos simples en pos de la belleza (…), carente de espectacularidad, rebasados de la vida cotidiana, o vinculados al uso industrial”.

Zimoun: “Casi primitivos, pero que evolucionen a una complejidad más allá de su funcionamiento y comportamiento propio”.

Gnocchini: “En cierto sentido primitivo, (…) que supera el comportamiento propio de cada obra (…)”.

Puede notarse cómo la Prof. Indiana Gnocchini no sólo ha calcado textualmente las obras originales, sino también ha tomado retazos parciales de la producción del intelecto, apropiándose de aspectos esenciales del ingenio de los demás.

Como parte de las suspicacias de este accionar, la conducta de la Prof. Indiana Gnocchini, en cuanto se atribuye su autoría, se subsume en el accionar típico de cambiar el nombre del autor como de alterar dolosamente su texto y obviar deliberadamente el encomillado, previstos en la Ley 11.723 (Propiedad Intelectual).

Cabe mencionar que la Prof. Indiana Gnocchini ya recibió una denuncia penal IPP 01-01-002625-13 Ley 11.723 (Propiedad Intelectual) ante la UFI 16 de Tandil, por el texto de un catálogo publicado en el Museo, por lo cual no parecería ser esta una operación aislada, sino un modus operandi del “cortar y pegar”.

Por tratarse de un funcionario público a su cargo, solicitamos le exija a la directora del Museo, Prof. Indiana Gnocchini, el cese de la realización de actos de plagio, pues nos resulta repudiable su actitud de componer trabajos como propios, cuando en realidad han sido elaborados a expensas del esfuerzo ajeno, además de tratarse de un delito penado por la ley.

Saludamos a usted atte.

 

Marcelo Alzetta, Yaquelin Edghill, María Etcheto, Paula Jaureguiberry, María Menegazzo, Francisca Ramos Mejías, Margarita Rocha, Augusto Rossanigo, Cristian Segura e Inés Szigety.

 

Cuando la Salud Mental en

Tandil construyó ciudadanía

 

Señor Director:

 

No conviene olvidarlo, ni cabe confundirse. La Salud Mental antes que procurar mejorar la calidad de vida, es mejor que produzca ciudadanía, ya que solo es posible en condiciones netamente democráticas.

Con este principio en el año 2004 nació el Foro de Salud Mental de Tandil, y su partera fue una calamitosa situación en la que había entrado el sector en los albores del gobierno del doctor Lunghi.

Fue entonces cuando diversos profesionales del sector salud, como la doctora Guillermina Berkunsky, el doctor Modaffari, la licenciada Carolina Cano, más quien suscribe esta nota, junto con los concejales Graciela Rodríguez, Juan Carlos Jiménez, y algunos más, hicimos pública la situación sosteniendo que “el Foro de Salud Mental es un lugar de protesta pero también un espacio de propuestas”.

Así durante más de 5 años, y no sin dejar de cuestionar al sector Salud del Municipio, propusimos un conjunto de medidas que hoy de alguna manera están puestas en práctica, como la creación de una Dirección de Salud Mental independiente del Hospital general, nombramientos y cargos acorde, una concurrencia y residencia junto a las áreas de docencia y supervisión metódicas y sistemáticas, más una integración de recursos de Provincia y Nación, cosa que recién se concretó hace dos años, redundando en beneficios para la población y los equipos intervinientes.

Fue esto una verdadera epopeya democrática que iba mucho más allá de los intereses partidarios y sectoriales ya que estaba en juego la salud de la comunidad de Tandil y la zona, cosa que costó mucho que así se entienda, y más de una vez provocó reacciones temerarias.

Para tal fin desinteresadamente, y aún desatendiendo el trabajo particular de cada uno, se sucedieron y se sostuvieron cientos de reuniones y jornadas con distintos actores y funcionarios, donde la prensa local tuvo una decidida intervención a favor de la causa del Foro. Todo esto hizo visibilizar la situación, y mientras la opinión pública y las instituciones de la ciudad se abrían a favor de la causa del foro la situación asistencial en Salud Mental se agravaba en Tandil.

Fue entonces que llegó el momento de las resoluciones, y entonces frente a las obras del nuevo Servicio de Internación, y del hoy Centro Tita Brivio, se dio desde el Ejecutivo una apertura a las propuestas del Foro, y desde allí la situación se revirtió. Cumplidos los objetivos, el Foro de Salud Mental de Tandil se disolvió, y hoy la comunidad de Tandil y la zona cuenta con una asistencia en Salud Mental que en 300 kilómetros a la redonda no se da.

Inmersos en los festejos de la semana de la Salud Mental, me parece también sumamente pertinente recuperar esta brevísima historia, y recordar a algunos de sus protagonistas, ya que sin duda fue algo que desde los más diversos estratos se reclama: una verdadera construcción ciudadana desde el llano, a favor de las personas y en contra de la grieta.

 

Licenciado Ángel Orbea

DNI 11.288.792

 

Mensajes verdaderos sin engaños, ni demagogias

 

Señor Director:

 

La crisis pone en riesgo la construcción de consensos y la credibilidad de un gobierno. Todavía no sabemos cuáles fueron las conclusiones por el cual tuvimos que ir a negociar con el Fondo Monetario Internacional, ni tampoco supimos cuando el presidente Macri asumió cual era la situación de nuestro país. No estoy hablando si estuvo bien o mal las decisiones tomadas, pero creo que se hubiese ahorrado una serie de críticas. Ante un período de incertidumbre, se altera el orden, hay pérdida de poder político y de legitimidad. También el valor asociado a una imagen de gestión se ve empañado en estas situaciones.

Para enfrentar esto desde una afectiva comunicación de crisis, existen al menos siente principios básicos, estrategias identificables y conocidas por quienes dedican su tiempo a esta disciplina. Ellas son; silencio, explicación, confección, transferencia de responsabilidad, justificación, negación o subestimación y acusaciones cruzadas. Estas herramientas tienen aspectos positivos y negativos, ventajas y desventajas intrínsecas en su utilización, y que obligan a medir costos y beneficios, pero que son indispensables e ineludibles de aplicar en situación de crisis.

Avanzando en aspectos pro positivos, algunas sugerencias refieren a reconocer inmediatamente el conflicto, enmarcarlo, clasificarlo, dotarlo de elementos conceptuales, definir vocero emitir información clara y sencilla, segmentarla y realizar permanente monitoreo en medios para evaluar el impacto del mensaje. Llevar certidumbre y previsibilidad a la sociedad debe ser un procedimiento imprescindible en toda buena estrategia de comunicación. ¡Pero no a cualquier costo! Es necesario ser transparentes y emitir mensajes con expectativas reales, sin engaños ni demagogias.

 

Ernesto Bernasconi

DNI 3.798.415

 

Agradecen pinturas de murales

 

Señor Director:

 

El consorcio del edificio Tenezza-Barrio Terminal, quiere hacer público su agradecimiento a la Subsecretaría de Cultura y Educación del Municipio de Tandil y en particular al grupo de muralistas, por las obras realizadas en los paredones exteriores del barrio.

El efecto, el grupo coordinado por Andrés Llanezas e integrado por Camila Arispe, Natalia Capel, Manuel Díaz Vigo, Mariana Irigoin, Mercedes Martínez y Silvia Melo, realizaron el trabajo con el objeto de embellecer el lugar.

Es de destacar la rápida y positiva respuesta a nuestra solicitud, lo que nos lleva a manifestar nuestro sincero agradecimiento al Municipio de Tandil y a la Dirección de Cultura a cargo de Guillermina Cadona, por contar con el programa “Pinturas urbanas”.

La creatividad y el compromiso con qué encararon su tarea, lo hace destacable, asó como la satisfacción y alegría de ver plasmado en las paredes su creación colectiva.

Por lo expuesto, reiteramos el agradecimiento a todo el grupo que hizo posible el embellecimiento del nuestro barrio.

 

Silvia Conte

DNI 4.626.897

 

Trabas en la Aduana de Mar del Plata

 

Señor Director:

 

Me atrevo a hacer pública mi situación porque me siento avasallado, sin derecho a defensa. Soy profesor de cirugía veterinaria de la querida Universidad pública, con 32 años de antigüedad, y ejerzo la profesión en forma privada, en la ciudad de Tandil.

La tecnología avanza, como también las técnicas quirúrgicas, siempre enfocadas al bienestar animal, lo que hace que tengamos que actualizarnos y utilizar elementos, que antes no teníamos disponibles, y que favorecen y mejoran notoriamente los resultados. Por ello, a fin de año y por contacto de un colega que compraba instrumental en una fábrica de Pakistán, luego de averiguar por internet cuáles eran las pautas a seguir para ingresar elementos del exterior, me animé a realizar el pedido. Respecto al peso y tamaño del envío, el costo máximo a comprar estaba dentro del artículo 554, del capítulo octavo del Régimen de envíos postales. Posteriormente, el envío llegó por Correo Argentino a la Aduana de Mar del Plata. Fui personalmente a buscarlo y cuando abrieron el paquete delante de mí, un empleado le preguntó a un superior si podía entregar la mercadería, ante lo cual y sin siquiera mirar de qué se trataba, el hombre respondió: “Que vuelva a origen porque esto es para comercializar y sólo puede retirarlo un importador”.

Ante tal decisión unilateral, insistí en decirle que eran elementos que había comprado, exhibiéndole la factura de pago y manifestándole también que había hecho la declaración jurada correspondiente con el pago del Vep que me figuró oportunamente y que efectivamente compraba esos elementos para trabajar, ya que gracias a ellos puedo ejecutar mis labores quirúrgicas en los animales.

Todas las explicaciones fueron en vano. Me llené de angustia y de impotencia, ante mis infructuosos reclamos, sabiendo que iba con la verdad y el señor me trataba con términos que me hacían sentir como el mayor traficante del país. Me volví a Tandil con las manos vacías y la bronca a cuestas.

Yo voté a este gobierno porque quiero seguir creyendo (a pesar de los gruesos errores que comete) en un país en el que permitan desarrollar la actividad sin trabas ni frenos burocráticos. He ido a Defensa al Consumidor, a la Defensoría del Pueblo, pero me dicen que no les compete.

No me quiero dar por vencido y quiero intentar seguir creyendo en las instituciones y en este bendito y maravilloso país en que nací, en el que me formé e intento seguir formando a más profesionales de bien.

Agradeciendo su deferencia de permitirme hacer este reclamo, le solicito por este medio a alguna autoridad que me ayude a recuperar el instrumental que pagué como corresponde, que ya me pertenece y que sin embargo no me entregan, obstaculizando mi libertad de trabajo e imposibilitándome generar un recurso más para la actividad de la cual vivo dignamente.

 

Daniel Humberto Sappia

DNI 13.320.860

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario