Cerró Metalúrgica Tandil y los operarios lucharán por mantener su fuente de empleo

La decisión fue comunicada por la gerencia a los supervisores de las distintas áreas ayer por la mañana y rápidamente llegó a oídos de los operarios. En plena suspensión, los responsables de Renault decidieron dar por concluido el ciclo en la emblemática firma. La UOM ratificó la marcha del martes y buscará respaldo político para revertir el complejo escenario.

El Eco

Metalúrgica Tandil, la empresa emblema de la industria metalmecánica de la ciudad administrada por Renault, decretó su cierre y dejó sin empleo a cerca de un centenar de operarios que cumplían sus tareas en la planta de Figueroa al 500.

La gerencia de la fábrica -creada en 1948 y que llegó a tener más de 2.500 operarios en sus años de máximo esplendor- transmitió la decisión a los responsables del área administrativa ayer por la mañana y rápidamente la información comenzó a circular entre los trabajadores, que cursaban una suspensión determinada por la empresa de capitales franceses desde el 1 de este mes.

Dolidos por la triste noticia, pero con la determinación de luchar por la fuente laboral, los empleados se unieron y decidieron sostener la convocatoria para la movilización del martes. “No queremos las indemnizaciones, queremos trabajar”, exigieron.

Con el respaldo de la comisión directiva de la Unión Obrera Metalúrgica -UOM- encabezada por Carlos Romano, buscarán apoyo político para analizar el escenario y elaborar una alternativa de continuidad de la fundición.

Independientemente de las derivaciones que tendrá el tema, sin dudas la jornada de ayer quedará marcada en la historia de la ciudad, que se encamina a cumplir su bicentenario sin su industria más significativa. “Se va una parte de Tandil”, tal como lo definió uno de los trabajadores.

Por otro lado, en conocimiento del complejo escenario, que además determina cien nuevos despidos directos, el Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires tomó intervención en el tema para garantizar la indemnización más un plus para los trabajadores, además de una compensación para los proveedores.

“La empresa cerró”

Por la mañana, un empleado del área administrativa, Andrés Andraca, confirmó el rumor que había comenzado a recobrar fuerza desde los últimos días. En diálogo con el ciclo radial “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM) precisó que “nos citaron hoy (por ayer) y nos informaron que la empresa cerró”.

El exempleado señaló que “en pocos días cobraremos lo que corresponda”, en referencia a las indemnizaciones que recibirán en concepto por los años de servicio, a la espera del telegrama de despido que, según dijo, comenzarán a llegar en las próximas horas.

“Fue un momento muy triste y difícil. La indemnización queda en un segundo término, ahora estamos pensando que nos estamos quedando sin trabajo, esto es lo que más duele”, lamentó Andraca.

 

 

Luchar por los puestos de trabajo

Por  la tarde, la convocatoria a una asamblea en la UOM reunió a la mayor parte de los operarios en salón de la seccional local de Montevideo y Rodríguez con la comisión directiva del gremio.

En medio de un clima marcado por la desazón e incertidumbre, el secretario general, Carlos Romano, encabezó el encuentro acompañado por los delegados Pablo Sayes, José Orellana y Walter Bugna.

El dirigente compartió la información que recibió este miércoles de parte del gerente de recursos humanos de Renault, Ludovico Martin, en una reunión que se celebró en el secretariado nacional junto a Antonio Caló, en la que la patronal adelantó la determinación de dar por concluido el ciclo en Metalúrgica Tandil.

Pero además evaluó los alcances de la medida a la vez que recibió las inquietudes sobre su futuro y los compromisos que afronta cada familia (alquileres, créditos, entre otros), que independientemente del compromiso del pago de una indemnización, el contexto económico atenta contra ese capital que podrían obtener por los años de servicio.

Aunque poco esperanzador, en su mensaje buscó transmitir su compromiso por sostener la lucha para evitar un desenlace difícil de revertir, facultado por los trabajadores para adoptar las medidas gremiales que consideren necesarias.

Así, fue ratificada la movilización del martes a partir de las 18, con punto de encuentro en Figueroa al 500, frente a las puertas de la firma emblema de la industria metalmecánica de Tandil, y se espera el acompañamiento de toda la comunidad.

“Vamos a tratar de hacer una buena convocatoria para tratar de que los políticos nos escuchen” y evitar la pérdida de más fuentes de trabajo. “No quieren la plata de la indemnización, quieren trabajar”, resaltó.

“No la quieren más”

Molesto y preocupado por el escenario a afrontar, Romano acusó a Renault de haber producido un “quiebre” en el proceso que las partes mantienen ante el Ministerio de Trabajo por la suspensión vigente hasta el 31 de octubre.

Dijo no entender la actitud de la patronal que, a días de la rúbrica de la suspensión con un acuerdo de pago del 80 por ciento de los haberes, “salga ahora con los despidos”.

Luego citó la reunión que mantuvo el miércoles en Capital Federal con el secretariado nacional representado por Antonio Caló, en la que el responsable del área de recursos humanos de la empresa de capitales franceses “nos transmitió que no quieren más la empresa y que la tienen que cerrar”.

Entre las razones expuestas el representante de Renault hizo referencia a la problemática de la industria nacional, a la apertura de las importaciones y la caída progresiva de los clientes, que terminó con la finalización del contrato que mantenía con Scania para la fabricación de piezas, razones que “nunca creí ni voy a creer; lo que pasa es que no la quieren más”.

El secretario general de la UOM central le pidió que evite el cierre de la fábrica en un contexto tan complejo como el actual e incluso le propuso contactos con otras firmas “pero no quiso, bajo ningún punto de vista”.

“Están fuertes”

El intercambio en la sede de la UOM se extendió por más de dos horas y sirvió para reflejar el estado de ánimo de los operarios, que lucharán por mantener el empleo, convencidos de las posibilidades de Renault de retomar la actividad en la planta.

“Los compañeros están fuertes y me han facultado para que tome la medida que crea conveniente y principalmente para defender la fuente de trabajo, que es lo que queremos mantener y la empresa lo puede hacer”, enfatizó.

Según consideró, si lo desea, la empresa puede volver a producir piezas “pero se quiere desprender de Metalúrgica”, con las consecuencias que eso generará.

“Hay 20 chicos que están pagando alquileres de entre cinco y 13 mil pesos, y otros que están afrontando las cuotas de las casas de Procrear, familias con chicos enfermos. Nos están dejando una problemática muy compleja”, reflejó con preocupación Romano, que renegó de la actitud de avanzar con el cierre.

El dirigente sindical también buscó respaldo en el sector político, al que también interpeló en busca de una respuesta, en función de la necesidad de que “nuestra empresa no desaparezca y que los compañeros no pierdan su empleo porque quieren trabajar, no plata”.

Sin inversión

Por otro lado no se mostró sorprendido por el nefasto desenlace ya que “desde hace diez años” viene alertando sobre el “vaciamiento” de la planta y de los “despidos encubiertos”.

“No invertían; la plata que traían era para despidos”, ratificó el secretario general de la UOM, que desafío que si una empresa pretende ser competitiva y cumplir con los trabajos en tiempo y en forma, debe volcar recursos en mejorar los procesos.

De todos modos las mejoras que se hicieron en los últimos meses renovaron las expectativas sobre la continuidad de la fábrica. “Pero cuando un empresario toma una decisión como esta, nosotros no podemos prever nada”, dijo.

 

 

“Es una pena”, definió un

operario con 20 años de

antigüedad en la planta

Se llama Pablo Sayes y fue uno de los operarios que ayer, en el transcurso de la mañana, se presentó en la planta en busca de certezas sobre una información que había recibido a través de un compañero minutos antes.

Con 20 años de trayectoria dentro de la firma de la industria metalmecánica, no pudo contener su emoción frente a la angustiante situación. “Es una pena”, confesó y definió que “se va una parte de la ciudad”.

Agregó que tenían cierta esperanza de sostener la actividad en función del proyecto que tenía Renault para potenciar la fábrica con miras al año entrante, pero que finalmente quedó trunco.

Por esa “mínima” expectativa en reflotar la fábrica es que se negaban a creer en los rumores sobre la clausura, pese a los intentos por obtener compromisos de inversión.

Para Sayes el deterioro de Metalúrgica se remonta desde hace algunos años, en un proceso que derivó en la caída de clientes y en un perfil que la tornaba poco competitiva. “Se robaron todo”, sentenció el delegado de la UOM.

Por el momento los trabajadores –que transitan la suspensión- aún no recibieron telegramas de despido para oficializar ese anuncio que se planteó como “definitivo”, mientras que la posibilidad de conformar una cooperativa para seguir con la actividad no resulta viable por el capital económico que deberían contar para sostener su funcionamiento.

 

 

Para el Ejecutivo es “un día muy triste para los tandilenses”

El jefe del gabinete del Municipio, Julio Elichiribehety, afirmó que “es un día muy triste para los tandilenses” al hacer referencia al cierre de Metalúrgica Tandil, a la vez que explicó que tomó conocimiento de la decisión a primera hora de la mañana de ayer cuando mantuvo un encuentro con el secretario general de la UOM, Carlos Romano.

El funcionario consideró además que “como siempre nos ha marcado el intendente Miguel Lunghi el Municipio siempre gestionó y estuvo al lado de los trabajadores y seguirá estando”, con miras a avanzar en conversaciones y “apoyar proyectos de reconversión, ayudas a las familias y capacitación para los empleados”.

Detalló que si bien el desenlace era previsible y “podría haber sucedido en cualquier momento de los últimos años, llegó ahora y me sorprendió que sea de esta manera”.

En este sentido recordó que los encuentros que mantuvo esta misma semana con autoridades de los ministerios de Producción y de Trabajo de la Provincia, en los que abordó la situación de Metalúrgica y “este desenlace no era lo que se habló o se preveía al menos de forma tan inmediata”.

“Es un día triste y hay que acompañar a las familias de los trabajadores”, sostuvo el jefe de Gabinete, quien adelantó que seguramente habrá participación y acompañamiento de funcionarios municipales en la marcha que se realizará el martes próximo.

Reconversión productiva

Sobre los pasos a seguir, Elichiribehety afirmó que se gestionarán proyectos de reconversión productiva, “algo con lo que ya veníamos hablando con la UOM y que hay que explorar”, al igual que la capacitación de los empleados despedidos.

También remarcó que mantienen tratativas ante el Ministerio de Producción de la Nación para implementar un programa de asistencia para aquellos que eran tercerizados o contratados y que “no cuentan con indemnización”.

Pasivo y zonificación

Mientras se resuelven las líneas de acción, otro de los interrogantes buscará resolver cuál será el destino de la planta y de las estructuras aledañas.

En ese sentido, el Ejecutivo informará a la Provincia sobre todo lo relacionado con el impacto y el pasivo ambiental de Metalúrgica, un tema que “nos preocupa y daremos los pasos necesarios”.

Por último anticipó que planteará al presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik, avanzar en determinar una zonificación especial para esas manzanas, para que cualquier destino u otorgamiento de indicadores urbanísticos tenga que ser tratado por el Departamento Legislativo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario