Como leña al fuego, la madera para calefaccionarse también aumentó y está un 15 por ciento más cara

La tonelada de quebracho se consigue entre los 3.500 y 4.000 pesos, en tanto que la misma cantidad de eucaliptus se traza entre 2.500 y 3.000 y el ciprés se ubica en los 2.500 pesos.

El Eco

El aumento del gas, que se estimaba en un 40 por ciento aproximadamente para esta parte del año, ya se comenzó a sentir desde el mes pasado, y el valor de la leña siguió la misma tendencia. De acuerdo a los datos que arrojó un relevamiento realizado por diferentes barracas más vendedores virtuales el eucaliptus, quebracho y ciprés subieron unos 500 pesos cada uno por cada mil kilos. Afortunadamente los típicos fríos intensos se están haciendo esperar un poco. Asimismo las ventas registradas son notablemente menores a las del mismo mes del año pasado.

En Tandil, según el último censo nacional de 2010, el 77 por ciento de los hogares tenía gas en red, pero actualmente se estima que el servicio alcanza a un 85 por ciento de las casas. Quiere decir que hay, al menos, alrededor de un 15 por ciento de la población que necesariamente debe optar por otro recurso para calefaccionarse.

La alternativa más usada suele ser la combustión de madera. Es que el kerosene ya es escaso y hacerlo con una garrafa es casi imposible por su precio. Muchos de los que calientan su hogar con electricidad también buscan alternativas por los aumentos que registra el servicio.

Diferentes puntos de ventas locales arrojaron que el precio de la leña se ha incrementado en un 10 a 15 por ciento. Si bien teniendo en cuenta los aumentos que se vienen registrando en otras áreas no resulta una alza de gran magnitud, no deja de sumarse a la ola alcista que afecta el bolsillo de la sociedad, sobre todo con la llegada del invierno.

Así es que la tonelada de quebracho ahora se puede conseguir por un rango que oscila entre los 3.500 y 4.000 pesos, en tanto que la misma cantidad de eucaliptus se traza entre 2.500 y 3.000 y sin grandes variaciones la madera de ciprés se ubica en los 2.500 pesos. En la mayoría de los casos no hay ningún tipo de beneficio por compras mayores a los mil kilogramos, sin embargo el consumidor puede llegar a conseguir el traslado a domicilio sin cargo.

Por otro lado, cabe destacar que si bien el invierno crudo no ha empezado todavía, a esta altura del año pasado las ventas ya estaban consolidadas, mientras que en lo que va de 2018 los vendedores aseguraron que son muy bajas. De hecho en algunos casos no registraron el comercio de ningún tipo de variedad, solamente consultas. Incluso, no es extraño que los usuarios de este método de calefacción opten por recurrir a quienes posean campos y les puedan colaborar con algunos troncos. De hecho, suele verse a la vera de la ruta en zonas de arboledas autos particulares juntando las ramas que hayan caído al piso producto de algún temporal.

Un fuego eficiente

Los conocedores destacaron que las estufas tipo salamandras son las más eficientes y seguras, ya que por su forma y diseño se aprovecha de una mejor manera la energía y muchas cuentan con sistema de expulsión de gases. En tanto que los hogares a leña, si bien son más pintorescos, suelen utilizar más cantidad de madera y desperdiciar más calorías, por lo que tardan más tiempo en templar un espacio que las anteriores.

En cuanto al tipo de madera, según dijeron los que hace muchos años trabajan con ella, cada una tiene sus características y función al momento de encender el fuego. El eucaliptus, por ejemplo, está mayormente recomendado para dar inicio a la fogata, ya que es capaz de mantener una buena intensidad de llama. Sin embargo, es necesario complementarlo con otra especie porque su tronco no suele generar un buen volumen de brasa. Por el contrario, el quebracho es el indicado en este sentido, ya que es capaz de producir un buen colchón que además puede mantenerse por varias horas. Los especialistas sugieren que es el estilo de leño ideal para dejar quemar durante la noche, ya que mantiene el calor y se consume lentamente.

Los consumos en
gas y electricidad

Tandil está recategorizada como zona fría, al igual que Bahía Blanca. Medida que favoreció la posibilidad de mantener en un tipo de usuario el aumento del consumo de m3 de gas. A partir de este mes comenzaron a regir las subas estimadas y los que menos consumen registrarán un incremento del 40 por ciento, usuarios medianos Residencial 2 y 3, un impacto del 32 y los mayores consumidores, categoría 3, impacto del 28 por ciento. María Paz Rigotti, titular de la OMIC (Oficina Municipal de Información al Consumidor), estimó en una nota realizada por El Eco Multimedios tiempo atrás que un hogar que gastaba 500 pesos tendrá un alza de 200 pesos en la tarifa.

Para tener en cuenta, el uso de una estufa de 2.500 kilocalorías, que es la categoría más económica, encendida por doce horas en modo piloto es de 6,48 metros cúbicos de gas aproximadamente. Mientras que una de máximo consumo, como ser la de 10.000 kilocalorías en las mismas condiciones gasta cerca de 25,92 metros cúbicos.

En cuanto a la electricidad, quienes optan por templar su casa mediante radiadores o estufas a cuarzo deben tener en cuenta el consumo energético que conlleva. Según las estimaciones del presidente de la Usina, Matías Civale, un radiador eléctrico promedio de 1000 a 1200 watts usa alrededor de 0,90 kilowatts por hora, mientras que una estufa a cuarzo gasta un poco más, en torno al 1,1 Kw/hora. Además está la opción de los calefactores de bajo consumo, ya sean AAA o AA, que absorben unos 0,60 kilowatts por hora.

“Hoy la gente prefiere invertir un poco más y elige comprar las de bajo consumo”, dijo Civale. u

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario