Comunidades educativas se manifestarán por la situación de los bachilleratos de adultos

Diana Balbín expuso ante la comunidad educativa la difícil situación que atraviesan las escuelas con el cierre del bachillerato de adultos.

El Eco

Hoy en horas del mediodía un grupo de estudiantes, docentes y directivos de instituciones educativas afectadas por la desaparición del bachillerato de adultos acompañados por los gremios se manifestarán en la Jefatura Distrital de Educación y entregarán un petitorio para pedir que se revierta esta medida.

La directora de la Escuela Secundaria 20, Diana Balbín, institución que está situada en Vélez Sarsfield y Rivadavia, contó que ayer hicieron una reunión con alumnos y la comunidad educativa en general para informar lo que saben hasta el momento.

“Lo primero que uno transmite es la incertidumbre y eso, viniendo de la escuela, es grave, que la escuela no pueda dar respuestas a algunas cosas es grave”, manifestó.

Explicó que en el distrito hay alrededor de 10 establecimientos educativos que contaban con el bachillerato de adultos.

Además, hasta el año pasado contaban con un bachillerato de adultos con fortalecimiento, que no eran alumnos mayores de 18 únicamente, sino que también incorporaban alumnos de entre 15 y 17 años que por distintas razones habían visto interrumpida su trayectoria escolar.

“Los incorporábamos a este formato un poco más flexible, con menos horarios, y que aparte estaba acompañado por un cargo que era la maestra de acompañamiento de trayectoria. En algunas escuelas cursaban junto a los de bachillerato de adultos y en otras a veces estaban en distintos cursos, o secciones”, señaló.

En diciembre les informaron de una resolución que establecía que las escuelas secundarias y las técnicas ya no podían inscribir alumnos mayores de 18 y a su vez les quitaron la maestra de acompañamiento de trayectoria.

“Les explicamos a las mamás de nuestros alumnos que habían decidido terminar su escuela, a nuestros vecinos, que no iban a poder incorporarse. Con la garganta apretada les explicábamos que tenían que acercarse a la Escuela 2 (para que los ubiquen en una cursada de adultos). Y sabíamos por dentro que esas diez cuadras que separan esta secundaria de la sede de adultos, serían el final de la ilusión para unas cuantas familias”, lamentó.

Bachillerato juvenil

A pesar del disgusto, comenzaron a trabajar fuertemente durante diciembre y febrero con las familias del barrio para captar a cada joven de 15 a 17 años para ofrecerles la posibilidad de transitar su secundaria en tres años, bajo el nombre de bachillerato juvenil.

“Así vimos cómo los ojos de los pibes comenzaban a brillar, las caras de las mamás se relajaban viendo una posible respuesta a sus preocupaciones. Hablamos con cada organización que trabaja en la inclusión de pibes que estaban afuera de la escuela. También comenzamos a trabajar con los profesores, auxiliares, pensando cómo organizar nuestra pequeña y querida escuela, para tener más alumnos durante el año, y cómo desarrollar nuestra tarea”, señaló.

Y contó que “les explicamos que no iba a haber más bachillerato de adultos, que se iba a llamar bachillerato juvenil y que iban a ser tres años que no iba a haber grandes modificaciones, porque fue lo que nos habían dicho, y que un chico de 15 a los 18 se iba a recibir. Así inscribimos bastante, en mi escuela por ejemplo hay cerca de 40”.

La semana pasada, informalmente en una reunión los hicieron saber que “posiblemente este formato de bachillerato juvenil no tendría efecto, no lo íbamos a poder implementar porque se iban a cerrar los bachilleratos, los primeros años no se abrirían y en lugar de eso la escuela secundaria iba a tener que pensar en otro formato para trabajar con los jóvenes que presentaban sobre edad o que habían repetido”.

Aceleración
de trayectoria

Ese otro formato, les informaron luego a través de una disposición, consiste en un aula de aceleración de trayectoria para los adolescentes que no terminaron de cursar el tercer año.

“Cursarían a ciclo cerrado, es decir que abre un año y no se sabe si se vuelve a abrir, un esquema de horas de sociales, de naturales, lengua, que acelerarían las acreditaciones del primer ciclo y los chicos estarían en condiciones de acceder a un cuarto año de secundaria”, indicó.

Balbín cuestionó que “si un chico de 15, 16 años empieza a hacer un aula de aceleración que tiene que estar dos años (es el tiempo en el que se considera en la propuesta que se acreditarían los saberes de primero, segundo y tercer año) para poder acceder a un cuarto en el formato tradicional ya va a tener 18, 19. Entonces no es fácil de sostener y decirle que quedan tres años más para recibirse”.

“Si el alumno ya tuvo interrumpida su escolarización y tuvo dificultades en el formato clásico de escuela secundaria, la pregunta es si vamos a hacerlo volver a ese mismo formato. Con la excusa del aula de aceleración a nosotros nos cierran turnos”, denunció.

Y estimó que de los 40 inscriptos, unos 15 estarían en condiciones de cursar el aula de aceleración con éxito solamente.

Manifestación
y petitorio

“Lo que vemos es que cada vez más temprano los chicos necesitan salir a trabajar, debido a que están ayudando a sus familias porque no llegan a pagar las boletas, están teniendo otras dificultades. Y lo otro que ponemos en evidencia es que con esto se pierden un montón de puestos de trabajo porque nos cierran cursos enteros”, manifestó.
Y añadió que “en dos años estamos perdiendo el turno tarde como escuela porque ahora quedan el segundo y tercer año de bachillerato de adultos todavía”.

“Nosotros ahora tenemos 40 inscriptos a los que no sabemos qué decirles. Mañana (por hoy) vamos a ir con los chicos a Jefatura Distrital en horas del mediodía, hicimos un petitorio para que frenen con los cambios de manera inconsulta, que nos obligan de un viernes para un lunes a decirle a las familias que no los manden a la escuela, después del trabajo que nos llevó recuperar el vínculo”.

Y explicó que “yo también soy parte de Suteba y vamos a entregar un petitorio que está circulando en las escuelas pidiendo que no hagan cambios en el bachillerato, que no los dejen a los chicos son escuela y a nosotros sin trabajo. Vamos a acercarnos para visibilizar el reclamo. Los chicos hicieron carteles, las familias vinieron a firmar con mucha preocupación”.

“La preocupación es muy grande en todas las escuelas. La negativa a aceptarlo fue de todos los directivos, y con el gremio se han hecho presentaciones a nivel Provincia”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario