fbpx Con el Oído Agudo – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Con el Oído Agudo

El Eco

“NO SOMOS LO MISMO”

Lo publicado en esta sección hace siete días, a propósito de confirmarse la polémica vacunación del chofer del jefe comunal, Roberto Pérez, y a la postre la suma de Patricia Rizzardi (a cargo de la Casa de Abrigo Martha Pelloni y mujer del responsable del operativo del vacunatorio, Pablo Díaz Cisneros) y el exjefe de Gabinete y jefe de campaña Julio Elichiribehety, provocó un cimbronazo fuera y dentro del Gobierno comunal, con aún indescifrables consecuencias al decir del humor reinante.

Por lo pronto, trascendieron pormenores de lo que se respiró en el despacho del Intendente a la hora de evaluar cómo digerir el sapo. Al decir de las huestes lunghistas, el pediatra recibió la renuncia del director de Salud Comunitaria y consultó qué hacer con sus más estrechos colaboradores.

Como finalmente se informó, Lunghi no aceptó la dimisión, aceptando los argumentos que el propio Díaz Cisneros ventiló más luego en un comunicado que fuera previamente revisado por Gastón Morando, presidente del Sistema Integrado de Salud Pública.

Pero más allá de lo oficial, el pensamiento del jefe comunal fue que independientemente de las discutidas argumentaciones sobre por qué se vacunó a los funcionarios citados, primó la concepción de que no se trató de lo mismo que lo ocurrido a nivel nacional, que mereciera la renuncia del ministro de Salud Ginés González García.

“No podemos quedar como si fuésemos lo mismo”, se habría sentenciado en el despacho, considerando que los argumentos de los dos funcionarios vacunados están dentro del criterio de personal sanitario, no como ocurrió con los inoculados en el Ministerio de Salud nacional.

LA INCOMODIDAD POR ELICHIRIBEHETY

Sobre la exposición de la polémica inoculación del psicólogo social Julio Elichiribehety fue donde se centró el mayor fastidio, e incluso enojo, en el propio seno del gabinete. Contaron que el jefe comunal y su equipo se sorprendieron por la noticia de su vacunación;  y de la sorpresa, se pasó a la ira.

Es más,  por esas horas estaba prevista la visita del senador Martín Lousteau, en el marco de la campaña interna que atraviesa el radicalismo, y Lunghi estuvo a punto de cancelar la reunión. Si bien se sentó a hablar, no quiso que trascendiera imagen alguna sobre el encuentro, signado por el enojo que permanecía por el accionar de su jefe de campaña y la vacunación (con el aditamento que luego la Provincia negaría sus explicaciones) y también para dejar sentado que él apoya al otro sector interno en la puja electoral radical.

Volviendo sobre Julio Elichiribehety, prefirió guardar silencio ante la insistencia periodística para que diera sus razones sobre la discutida inmunización. Sí envió mensajes privados ensayando explicaciones a muchos de los correligionarios descolocados para con el accionar de un dirigente de reconocida trayectoria, un cuadro político que supo codearse y exponerse junto a referentes nacionales de los derechos humanos pero que, al decir de esos ofendidos radicales, este accionar no se condice con esas banderas.

RADICALES MOLESTOS

Y siguiendo con la zaga radical en torno al escándalo de la vacunación, llegó a este Oído que más allá de que la decisión de Lunghi parece indeclinable, a la hora de soportar los embates y sostener a los funcionarios cuestionados, pareciera que algunos dentro del Gobierno no estarían dispuestos a digerirlo por imperio de la resolución del hombre que lidera los destinos del Municipio desde hace 17 años, sobre todo aquellos con deseos de pelear por la sucesión.

En ese tren, bajo el espíritu que sí expuso el exfuncionario y candidato Marcos Nicolini, se sumarían otros en busca de una salida para atemperar la bronca interna y externa con alguna medida que salte el conflicto desatado.

Se trata sobre todo de aquellos dirigentes que abiertamente expusieron sus críticas frente a lo ocurrido a nivel nacional y ahora quedaron “colgados de la brocha”, pensando en cómo salir de la doble vara.

Recogiendo la idea de Nicolini, evalúan que el aún no motorizado comité pro vacuna sería el ámbito propicio para salvar las diferencias y, por caso, ventilar las listas para que no queden todos salpicados en el mismo lodo.  Habrá que aguardar si dicha voluntad se cristaliza y encuentra eco ya no sólo en el oficialismo, sino también en la oposición, quien en ese tren está al aguardo de la respuesta del pedido de informes presentado una vez desatado el escándalo.

MÁS REPERCUSIONES

Se cumple hoy una semana desde que, en este mismo espacio, se dio a conocer el primer caso de un funcionario que fue inmunizado contra el coronavirus sin ser personal de salud ni de riesgo, en pleno desarrollo del plan de vacunación.

Con el correr de los días, las repercusiones públicas fueron en aumento y, promediando la semana, el escándalo sumó a otras personas vinculadas con la gestión comunal.

Uno de los vacunados que trascendió fue el lunghista Federico Romera, responsable del espacio para el seguimiento de los casos positivos de coronavirus que funciona en la Unicen.

El señalado -que formó parte de la lista y supo reemplazar en el Concejo Deliberante a Adolfo Loreal cuando se ausentó por problemas personales-, se encargó de aclarar por las redes sociales su situación.

En principio, justificó que se desempeña en el área de cómputos del Sistema Integrado de Salud y que cumplió tareas que demandaron una alta exposición durante todo el año, especialmente en los meses más críticos, además de colaborar con la organización de la llegada de las vacunas.

EL ENOJO DEL DUEÑO DEL BOLICHE

El viernes en horas de la mañana el dueño del boliche Sol Disco, que recientemente cerró sus puertas e indemnizó a todos los empleados al no poder trabajar por las restricciones de la pandemia, manifestó su enojo  en el Facebook de la discoteca.

Tras postear un video donde se ve gente bailando en un bar situado en la avenida España, expuso con indignación: “Así controla el Municipio de Tandil. Mientras algunos cumplen, los demás hacen esto. Si bailamos, bailamos todos. ¿Dónde están escondidos los responsables de la Municipalidad?”.

Desde el Municipio aseguraron que controlaron al apuntado bar ese día, pero que en el horario en que los inspectores concurrieron al lugar no había gente bailando.

Lógicamente, el propietario de Sol estaba muy enojado, considerando que el impedimento de bailar fue lo que obligó a que cerrara las puertas de su comercio. Es más, hacía tiempo venía bregando por protocolos que permitieran a las discotecas abrir, considerando que de otro modo se fomentan las fiestas clandestinas.

PRESENCIALIDAD “ENGAÑOSA”

Tras el inicio de clases en primaria y en vísperas del comienzo del ciclo lectivo en secundaria, algunos grupos de padres están comenzando a reunirse y ver qué acciones tomar ante lo que consideran que no es una presencialidad real.

Es el caso de los papás de alumnos que concurren a la Escuela Técnica 2, situada en Alem al 200, quienes manifestaron que sólo comenzarán de forma presencial los alumnos de primero y séptimo año y hasta el momento no saben qué sucederá con el resto de los estudiantes.

“Queremos una respuesta de por qué los chicos no empiezan; va a ser otro año perdido. No tenemos ninguna comunicación, decían que iba a ser gradual pero está todo muy confuso. El año pasado no tuvieron talleres y si este año tampoco los van a tener, no tiene mucho sentido la escuela técnica”, dijo una de las mamás.

En tanto, durante la semana que termina, papás de alumnos que concurren a la Escuela Primaria 11, situada en Machado 640, se manifestaron con carteles en la puerta del establecimiento para pedir respuestas. Según expresaron, “nadie nos escucha. La escuela nos abandonó. Hay escuelas como la 1, la 21 y la 56 que tienen hasta una semana completa y 4 horas por día. La 11 nos ofrece solamente 1 día a la semana. Es una vergüenza”.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Comentarios

  • zzz zzz zzz zzz…….falta la nota “Del éxito Agroecologico de la semana” para ponerlo un poquito “spicy”…..

  • El intendente pretende tapar el sol con las manos. No todos somos iguales ante la ley.
    Yo(78) me anoté y esperé. Hay funcionarios, incluído el Intendente que se creen superiores. El VACUNAGATE tandilense es una vergüenza, sin consecuencias para los vivillos. Yo camino con la frente alta. No robe ninguna vacuna. Y ustedes???

Deja un comentario