fbpx Con modificaciones y un plan de obras acotado a cinco años, se firmó la adjudicación de la Terminal – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Con modificaciones y un plan de obras acotado a cinco años, se firmó la adjudicación de la Terminal

El esquema prevé un concentrado de mejoras sustanciales en el primer año, para cambiar la impronta del espacio y obtener mayor funcionalidad. Se estima una inversión base de 35 millones de pesos para desarrollar todos los cambios propuestos. La concesión está en manos de la firma Visigodo S. A, de la que forma parte el anterior adjudicatario de la Terminal, Luis González.

El Eco

La semana pasada, finalmente, el Gobierno municipal y la firma adjudicataria denominada Visigodo S.A, suscribieron el contrato que confiere al privado la concesión de la Terminal de Ómnibus local.

Con varios cambios con respecto a las condiciones establecidas en el pliego licitatorio y al plan inicial de obras presentado por la empresa, el Municipio decidió concentrar el esquema de modificaciones y mejoras en un plazo de cinco años, y no de diez como se había previsto en un comienzo.

Luego de las dos licitaciones fallidas que se llevaron a cabo el año pasado, el Ejecutivo tuvo que incluir modificaciones para relanzar la convocatoria. Con estos cambios, una única empresa se presentó como oferente y en agosto se abrieron los sobres que dieron el puntapié para arrancar a cumplimentar los pasos de la adjudicación. Pese a esto, los requisitos iniciales sufrieron otras modificaciones hasta arribar al cronograma de tareas que dio marco al convenio actual, que avala y contiene el nuevo plan de obras.

Los primeros cambios 

El arquitecto Martín Paglione, director de Obras Públicas, le explicó a  El Eco de Tandil que desde el área reformularon y comprimieron la diagramación de tareas para agilizar algunos cambios que consideran urgentes. Las correcciones fueron aceptadas por la firma –en manos del anterior concesionario Luis González, que en esta oportunidad operó con otra razón social-, que readecuó el cronograma para poder suscribir el convenio con el Estado municipal.

Las modificaciones y mejoras que deberán realizarse en el predio parten de la base de un desembolso de 35 millones de pesos a lo largo del lustro que dura la relación contractual que, atado a los vaivenes de la economía vernácula, seguramente se dispararán.

De acuerdo a los detalles ofrecidos por el funcionario, el diagrama fijado contempla que en los primeros seis meses -que ya están en vigencia- se deberá efectuar el corrimiento de la carpintería perimetral, ya que en un  momento se desfasó la estructura y eso generó un problema de concentración de aves que provocan suciedad y molestias. Esta “lavada de cara contundente” prevé también el cambio de mobiliario interior, la reforma de los locales comerciales internos y la apertura e integración de la confitería, el recambio de luces LED y de la señalética.

“Esto tiene que ser una puesta en valor del espacio y el concesionario propone una refuncionalización del lugar  manteniendo el aspecto estético y la funcionalidad, ya que es un edificio de 1971 y tiene su impronta histórica dentro de la ciudad”, expresó Paglione.

El esquema de obras 

En el periodo posterior, que llega hasta el año, el responsable de la explotación tendrá que cambiar los paneles y puertas de vidrio del acceso, para facilitar la detección de las  entradas, con sensores automáticos en vez de las puertas de rebatimiento actuales. El tema central a resolver en esta etapa es el reemplazamiento del área de  carga y descarga  de encomiendas.

Además, se modificará la cartelera institucional; se reubicarán las oficinas de turismo, guardaequipajes e informes; y se construirá un sector para albergar a un guardia de seguridad permanente.

En el segundo año la prioridad está anclada en el reacondicionamiento de los baños públicos, la colocación de locales tipo islas  en el hall central y el control vehicular mediante barreras automáticas, con el objeto de controlar el ingreso y egreso de usuarios particulares y de los micros.

Hacia el tercer y cuarto año, se propuso el arreglo de las escaleras y la colocación de un ascensor al costado de la escalera central que conecte ambas plantas. Este ítem, que formaba parte del pliego licitatorio original, fue removido después e incluido nuevamente  en el arco de exigencias.

En el último año, el empresario deberá hacer el cerramiento perimetral al área de maniobra, que es un cerramiento con  reja moderna que, llegado el momento, se va a tratar junto al Municipio cuál va a ser el diseño y las condiciones, ya que es muy costoso.

Este trabajo está vinculado a la transformación de la dársena de estacionamiento de micros con la colocación de una serie de elementos que permitan ordenar el espacio para la maniobra de las unidades, y también el cerramiento posterior.

Los controles 

A principios de diciembre la confitería fue desmantelada y se empezaron a realizar diferentes trabajos, que fueron paralizados hasta tanto no se resolviera la firma del contrato y se acordaran las condiciones de la explotación comercial y el plan de obras.

Desde la comuna informaron que harán inspecciones semanales y monitoreos exhaustivos para asegurarse de que se cumplan todas las pautas orientadas a dotar de mejor imagen y funcionalidad al espacio por el que transitan cientos de personas a diario. Cualquier incumplimiento por parte del adjudicatario, implica la rescisión del convenio.

“El responsable podría nuevamente presentar un plan de obras al cabo de los cinco años, que debería ser aceptado por la municipalidad,  sino se vuelve a llamar a licitación pública”, aclaró Paglione.

Por último, justificó la decisión de “achicar” el cronograma de trabajos porque un lapso de diez años es un periodo más propicio, por su extensión, para que cualquier iniciativa y proyecto languidezca en el camino. “No te podés atar a un convenio de tantos años, se empieza a incumplir, se alarga, por eso se comprimió. Si se incumple se da de baja, el Municipio fue muy tajante con eso”, cerró.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • La verdad, no les creo nada, sobre todo por la función que debe realizar la “Municipalidad” Nunca han controlado nada correctamente, siempre les metieron “el perro” y/o/u otra cosa. El tiempo lo dirá…

Deja un comentario