fbpx ConSuma Dignidad se adaptó a la cuarentena y fue un éxito con la entrega de productos de la economía popular – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

ConSuma Dignidad se adaptó a la cuarentena y fue un éxito con la entrega de productos de la economía popular

El proyecto de la Secretaría de Extensión de Unicen se bautizó para estos días ¨ConSuma Responsabilidad¨. Ofrecieron productos locales de calidad, provenientes de la autogestión, el comercio justo y responsable, y los llevaron a domicilio. En un día alcanzaron el centenar de ventas. El apoyo a un sector con sus ingresos afectados.

Mariano Leunda

En medio de la pandemia, la emergencia sanitaria por el Covid-19 y una creciente demanda de alimentos a domicilio volvió la herramienta de comercio justo de la Universidad del Centro (Unicen), ConSuma Dignidad.

Con una edición especial modo delivery, la propuesta decidió cambiar temporalmente el nombre por ¨ConSuma Responsabilidad¨ y activó la semana pasada su plataforma web para ofrecer productos locales y tomar pedidos, que acercaron durante el fin de semana a los hogares.

Participaron unos 20 emprendimientos productivos locales, entre los que hay cooperativas, fábricas recuperadas, proyectos familiares e individuales, todos autogestionados y provenientes de la economía social y popular.

Para esta edición se ofrecieron unos 200 artículos de primera necesidad, entre frescos, lácteos, yerba, fideos, aceite, mermeladas, budines y tartas que llevaron a registrar una venta récord, que rondó el centenar de pedidos.

Con autocrítica constructiva

Tradicionalmente, las personas eligen sus productos a través de un catálogo con fotos luego de registrar un usuario en la página de internet. La semana siguiente se realiza la entrega en dos puntos fijos de retiro, que son el Centro Cultural Universitario y el Campus.

¨A raíz de las medidas que se van tomando desde el Gobierno nacional, provincial y local, intentamos cambiar la metodología para adaptarnos a las mismas¨, explicó Mariano Larrondo (nodocente de la Secretaría de Extensión), quien junto a Camila Beier (graduada Facultad Ciencias Económicas), y productoras de la Sala Comunitaria de Elaboración de Alimentos y de la cocina comunitaria del Centro Cultural La Compañía son parte del equipo de trabajo y hacen que el dispositivo sea posible. Así fue que decidieron acotar la toma de pedidos a un único día y entregarlos directamente a cada hogar.

Según manifestaron, la articulación con el Municipio fue muy necesaria para que pudiera desarrollarse esta edición. ¨Si bien ya existe un trabajo en conjunto, en esta oportunidad nos gestionó los permisos para realizar la actividad y los repartos a domicilio. Así mismo porque el armado de los pedidos se realizó en la Sala Comunitaria de Elaboración de Alimentos (Colón 1112)¨, sostuvo agradecido.

Admitieron que esta ocasión, en la que se vieron sobrepasados por este índice altísimo de pedidos, cometieron algunos errores. La crítica es constructiva y, con optimismo, aseguró que esto les permitirá perfeccionarse para la próxima edición, que aunque no tenga fecha confirmada, estimó que se realizará en breve y saldrá mejor.

Consecuencias sociales y económicas

¨Nosotros desde el proyecto creemos que se está haciendo un aporte a que los vecinos de la ciudad se queden en sus casas en estos tiempos de cuarentena por coronavirus, ya que entregamos en la puerta de su casa todos los productos solicitados¨, sostuvo.

De esta forma, no sólo minimizaron los potenciales traslados, sino que le brindaron al consumidor la posibilidad de poder contar con artículos de calidad sin tener que salir.

Asimismo, como es la intención desde siempre, apoyan a los productores locales que tienen sus ingresos gravemente afectados.

¨En este momento de cuarentena, más allá de que hay que cumplirla y estamos a favor de cuidar la salud de la población argentina, se generan consecuencias económicas bastante duras¨, advirtió al referirse que la crisis, más allá de lo sanitario, también repercute en lo social y económico de manera contundente. ¨ConSuma Dignidad ayuda a mejorar sus ingresos en estos tiempos, con mínima exposición¨, garantizó.

Finalmente, el equipo de trabajo analizó que la pandemia expone a todos ante una dura realidad en cuanto estos efectos que genera en los distintos ámbitos.

Pero a la vez, con tono positivo, aseguraron que despierta el espíritu solidario entre las personas, así como sus mejores valores. ¨Eso también es un poco lo que buscamos aportar y construir los que somos parte del proyecto y trabajamos apasionadamente en el mismo para hacerlo crecer¨, reflexionaron y agregaron que con esta herramienta van en busca de una sociedad más justa, donde haya más empatía por el otro, apoyando a las experiencias de la economía social, solidaria y popular de la ciudad.

Intermediación solidaria

Cabe recordar que ConSuma Dignidad es un proyecto de intermediación solidaria, orientado a promover el consumo responsable de elaborados locales bajo la premisa de trabajo digno, autogestionado, compromiso ambiental, precio justo y venta directa del productor al consumidor.

Esto empezó en 2016 con el apoyo del Programa de la Economía Social y Solidaria (PESS) de la Secretaría de Extensión de la Unicen. El equipo de trabajo está conformado por personal no docente de esta área, además de profesionales y graduados de la Facultad de Ciencias Económicas y los productores locales, que también participan en la parte de comercialización.

Si bien esta herramienta se originó con la intención de brindar un servicio a la comunidad universitaria en general, con el tiempo mutó y terminó orientándose a la sociedad de Tandil completamente, así que cada ciudadano interesado puede acceder a los productos que ofrece y formar parte de una cadena de consumo responsable.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario