Cuarto intermedio en el conflicto de Río Paraná y los micros seguirán sin salir hasta el viernes

Mario Morel sale de la álgida reunión con representantes de UTA y se dieron una tregua hasta mañana.

El Eco

Continuando con el conflicto que se desató el martes con el empresa de micros de larga distancia local Río Paraná y la UTE, ayer se llegó a una tregua entre las partes para pasar a un cuarto intermedio, en el cual las unidades seguirán sin poder circular por dos días, período en el cual el propietario de la empresa local deberá regularizar ciertas situaciones. El viernes en horas de la mañana se llevará adelante una nueva reunión que será decisiva para definir el futuro de la empresa.

Cabe recordar que el martes miembros de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) Mar del Plata hicieron llegar a la empresa Río Paraná la orden expresa y rotunda de cesar la actividad. El secretario gremial Adrián Giménez vino desde Mar del Plata junto a otros miembros del sindicato y mantuvo una larga reunión con Mario y Ezequiel Morel, y Gustavo Morales (secretario general de UTA Tandil), a la que horas después de comenzada se sumaron Blas Pugliese del Ministerio de Trabajo de la Provincia y miembros del Ministerio de Trabajo de Nación. En medio de las tensas negociaciones, Mario Morel se retiró de la reunión y se dirigió al despacho del jefe comunal Miguel Lunghi, a quien le expuso el delicado panorama y obtuvo su apoyo inmediatamente.

La medida espontánea de los trabajadores fue cerrar con los micros los accesos a la terminal, pero minutos más tarde el bloqueo se levantó posibilitando que el resto de las empresas pudieran trabajar con normalidad. Además, labraron un acta donde dejaron constancia que tanto el empleador como sus empleados quieren trabajar, pero se ven impedidos por el propio gremio.

Reuniones de ayer

La expectativa se centraba en la reunión que se había acordado para las 8 de ayer con Roberto Fernández en UTA Buenos Aires, encuentro que finalmente no se llevó a cabo. Por la tarde, hubo una reunión entre representantes de la empresa, trabajadores y miembros de la UTA, que llegaron a una tregua por la cual se definió la suspensión temporaria de los servicios de transporte de la empresa hasta el viernes, cuando se llevará a cabo una nueva reunión que será crucial.

“La vamos a pelear
hasta el último minuto”

Luego de la reunión, el propietario de Río Paraná, Mario Morel, le comunicó a los empleados los resultados de la misma y los próximos pasos a seguir.

“Por dos días la empresa no se va a fundir más de lo que está, paramos dos días y arrancamos de nuevo. Se están logrando todos los acuerdos necesarios para que la gente del gremio esté tranquila y nosotros también”, manifestó.

En la reunión se determinó que durante dos días los micros de la empresa no saldrán y el viernes se llevará adelante un nuevo encuentro.

Asimismo, sostuvo que “mandarlos a la ruta para producir un enfrentamiento me parece que no es el momento indicado, hay una temperatura tremenda, atravesamos un momento difícil, las rutas están sobrecargadas”.

“El viernes vamos a comenzar a trabajar y vamos a buscar soluciones para que ellos queden conformes y puedan cubrir su responsabilidad. Les pido tranquilidad, que nos manifestemos expresando nuestra realidad para mostrar que no nos va mal porque somos ineficientes sino porque la situación de transporte está complicada”, manifestó.

Y consideró que “capaz que al vernos unidos logramos el apoyo del Gobierno, y tenemos algún tipo de solución. Debemos expresarnos de forma pacífica expresando nuestra realidad”.

A la vez agregó que “la situación está en esta orbita porque los números no cierran. Se pagan un montón de pasajes en órdenes oficiales, otro montón de pasajeros discapacitados, otro montón sin cargos por canjes y del resto la mitad del pasaje en tarjeta de crédito y la mitad en efectivo, así que se hace muy difícil continuar”.

“Yo creo que con el diálogo vamos a lograr el equilibrio. Nosotros no queremos que haya ningún tipo de inseguridad en nada respecto a la prestación de los servicios”, afirmó.

Y dirigiéndose a los empleados aseguró que “nosotros no los vamos a dejar desamparados y la vamos a pelear hasta el último minuto de nuestra vida. Agradecemos que estén con nosotros en un momento tan difícil, es un orgullo que acompañen a la empresa y se pongan la camiseta”.

“Nosotros tenemos que cuidarlos a ustedes y sus familias por eso tomamos decisiones no tan apresuradas pero coherentes”, concluyó.

Empresas complicadas

Por su lado, Sergio Medina de la UTA Mar del Plata, deseó que se encuentre una solución viable porque “es una empresa que tiene muchos años que es de Tandil, y esperemos que realmente las conservaciones que estamos llevando en estos días sean para llegar a un entendimiento claro”.

“En estos dos días principalmente se tienen que regularizar los salarios de los trabajadores”, indicó y admitió que “hay muchísimas empresas con problemas, complicadas administrativamente”, entre las cuales mencionó El Querandí de Gesell y El Rápido.

Una tregua

Por su parte, José, uno de los choferes, explicó que “Mario nos transmitió tranquilidad de que posiblemente el viernes venga una resolución favorable para que podamos trabajar con el apoyo de Sergio Medina de UTA Mar del Plata”.

Y recalcó que “hay una tregua por dos días que hay que respetar. Si la empresa llega a salir a la calle, puede haber gente que quiera dañar a los micros, y así dañar al pasajero y al chofer. Esta es una forma de resguardar a la gente”.

“El viernes vamos a tener una nueva reunión y estará la última palabra para poder seguir adelante o no. Por lo que nos dijo, hay un alto porcentaje de que se destrabe la situación. Tenemos el apoyo del patrón que está haciendo lo imposible para que todos podamos conservar nuestras fuentes de trabajo. Nunca nos dejó en banda, pasa que a veces la gente habla sin saber”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario