Denuncian que El Rápido brindó un mal servicio y tardó ocho horas en llegar a Retiro

El Eco

Los inconvenientes en las empresas de transporte de larga distancia siguen muy vigentes, pese a las exigencias que impusieron quienes están vinculados al Sindicato de la Unión Tranviarios Automotor, seccional Mar del Plata, que originaron el cese de la actividad hasta tanto se regularizara la situación en general en algunas empresas.

Río Paraná fue la primera de las apuntadas a las que se les exigió mejoras en el servicio y que el personal cobrara en tiempo y forma y no en cuotas como se acostumbraba.

Todo este combo determinó que la Subsecretaría de Transporte de la provincia de Buenos Aires, debido a los incumplimientos registrados que atentaban contra el confort y la seguridad de los pasajeros, inhabilitó de operar en todas las líneas que lo hacía habitualmente, pasando a estar a cargo por parte del Expreso Tigre Iguazú SRL.

Casi al mismo tiempo que la UTA dejaba sin acción a la empresa que conducía Mario Morel, se decretó un paro en El Rápido y los motivos que mencionó el secretario gremial Adrián Giménez, fueron por “falta de pago, unidades e irregularidades con cuotas atrasadas”.

Hace apenas unas semanas atrás el sindicalista señalaba que ya venían hablando con la empresa, poniéndola al tanto de la situación, pero que se había desbordado y no había quedado otra que tomar una medida de fuerza.

“Son empresas que en su momento ya se veía venir que si no cambiaban la política, no iban a funcionar”, expuso ante la prensa.

Además de la deuda económica, se le anexaron los viajes con las unidades que no están en condiciones. Giménez detalló en su momento que “no tiene repuestos en los talleres, administrativamente no está funcionando y hay muchas irregularidades”.

Sin control

Pese a las advertencias y el paro llevado a cabo la empresa marplatense sigue presentando problemas y los controles brillan por su ausencia. A esta redacción llegó el reclamo de un pasajero que salió desde la Terminal de Omnibus a las 10, llegando a Retiro minutos antes de las 18. En el medio, lo que vivieron fue toda una odisea que se la fue relatando a sus padres vía whatsapp. El joven de nombre Emiliano decidió viajar a media mañana ya que recién debía ir a cursar a la universidad donde está estudiando marketing recién a las 19, por lo que entendía que llegaría con el suficiente tiempo. Sin embargo el micro se rompió a las 11.50 en la ciudad de Las Flores. Los pasajeros estuvieron esperando dos horas pero el colectivo que iba en auxilio también tuvo dificultades y no llegó a destino.

Ante esta situación la solución fue subir a todo el pasaje a otro micro que venía circulando e iba lleno, por lo que viajaron hasta Retiro parados y apretados con el enorme riesgo que eso conlleva en caso que hubiese ocurrido algún accidente.

Como no aconteció nada, todo quedará en el mal servicio que brindó la empresa, la UTA no intervendrá, y todo quedará en el reclamo de quienes vivieron una verdadera odisea desde Tandil hasta Retiro.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario