Desde Obras Públicas justificaron los trastornos en El Tropezón y Maggiori por la magnitud de las obras

Vecinos se quejaron por el estado de las calles

El Eco

Luego de que vecinos de los barrios Maggiori y El Tropezón alzaran su voz para reclamar por el deplorable estado en el que se encuentran las calles y veredas por los trabajos que realiza la empresa Zyasa en la zona, el subsecretario de Obras Públicas Luciano Laffose justificó esos trastornos por la magnitud de las obras que se realizan en la barriada en el marco del Plan de Urbanización Integral.

No obstante, el funcionario aseguró que a raíz de las múltiples quejas recibidas están intentando ajustar con la empresa el desarrollo de los trabajos para aminorar los inconvenientes ocasionados a los vecinos.

La magnitud
de las obras

En diálogo con El Eco de Tandil, Laffose resaltó en primer lugar “la magnitud de la cantidad de obras que se están realizando en esos barrios, de cloacas, gas, agua, cordón cuneta y arenado de calles, las cuestiones eléctricas que es toda la infraestructura aérea. Eso genera conflictos que son propios de estar en obras”.

En ese contexto, enfatizó que hay que “centrarse en la importancia que tienen esas obras y la trascendencia que tienen respecto a la calidad de vida de los vecinos de esa zona. Hay roturas de la calle que se hacen producto de los cruces de cloacas y agua y hay que arenar y dar una mejor terminación a la calle”.

“Se ha avanzado en la obra de cloacas, posteriormente hay que hacer un trabajo de mejora de las calles a través de arenado y eso es lo que está postergándose porque estamos esperando que se termine la obra en general”, indicó.

Vecinos de Almafuerte al 2300 también reclamaron por el estado en que les dejaron las calles.


Apercibimientos
a la empresa

Explicó que cuando reciben este tipo de reclamos de los vecinos le hacen “órdenes de servicio a la empresa, que son apercibimientos que se le hacen para que vaya revisando tareas, que es uno de los elementos de presión que se tienen desde la obra pública para condicionar el desarrollo de las obras por parte de las empresas prestatarias”.

“A su vez hay otras obras que tienen que pasar posteriormente, que son las obras de agua, que todavía no están tendidas, entonces no se puede terminar de arreglar la calle debido a que dentro de poco se va a volver a romper porque se va a hacer otro cruce”, señaló.

El funcionario estimó que esto se produce porque generalmente las obras se van haciendo de a poco, a otro ritmo, en cambio en este caso se trata de “una obra que involucra todo un desarrollo de infraestructura de servicios, lo cual a un barrio lo pone en eclosión, porque se lo dota de todos los servicios”.

“Esto es producto del conflicto de cualquier obra y algunas cosas hemos tratado de solucionar, hemos hablado con la empresa, estamos en contacto permanente con la gente de Obras Sanitarias para tratar de resolver estos conflictos que somos conscientes que se generan al vecino. Estamos absolutamente conscientes de los conflictos propios de la obra y tratando de resolverlos”, aseguró.

Avance
de obra

En cuanto al avance de la obra de cloacas, indicó que ronda un 88 por ciento.

“No queda mucho más respecto a esa obra. Por otro lado, enero era un mes seco pero hemos tenido la dificultad de que cada dos o tres días está lloviendo, y se generan atrasos en las obras producto de la lluvia. A su vez complican la transitabilidad, porque el arenado no debería mezclarse con otra tierra que no sea la propia del arenado, porque contamina toda la capa superficial que se coloca”, puntualizó.

No obstante, afirmó que están tratando de ver qué solución pueden darle a los vecinos mientras tanto, lo cual “no va a ser una solución definitiva porque no podemos meter máquinas de la Municipalidad para mejorar porque está todavía en obra y hay empresas que están trabajando en el área, pero la idea es tratar de ajustar con la propia empresa el desarrollo de la obra que se está llevando a cabo y vamos a hacer lo imposible para tratar de evitar que estos conflictos sigan desarrollándose”.

“Lo que hay que pensar es que está en obra, que si uno hace una obra dentro de su casa también va a tener complicaciones, pero se trata de aminorar el impacto negativo. Nosotros tenemos reclamos y nos hemos reunido con la empresa, ante cualquier reclamo nos comunicamos con la empresa a través de órdenes de servicio, somos conscientes de los trastornos que se están generando, pero hay algunos que se pueden evitar y otros que no”, manifestó.

Luciano Laffose aseguró que van a tratar de trabajar con la empresa para causarle menos inconvenientes a los vecinos.

Detalló que el avance de la colocación de cordón cuneta ronda el 80 por ciento, 75 por ciento la red de electrificación, y próximamente se va a realizar la obra de gas, tendido de agua, la construcción del Nido, que es un edificio para desarrollar actividades barriales y de vínculo entre el área de Desarrollo Social y el barrio y un playón deportivo.

También “se va a licitar para la plantación de árboles, va a haber una licitación para hacer las veredas en todo el barrio, también se va a cambiar el tema de recolección con contenedores, se va a hacer toda la señalización urbana nueva. Por eso ahora la primera etapa es todo lo que es la infraestructura más dura, de servicios más básicos, es lo que estamos desarrollando pero después por sobre el nivel de vereda y de calle va a tener un impacto mucho mayor porque hasta va a haber una licitación para la compra de basurines”.

Recordó que el convenio empezó a concretarse en mayo de 2017 y tiene un período de ejecución de obra de 27 meses, en el que “hay obras públicas pero también contempla actividades de Desarrollo Social. La mirada es que las obras de infraestructura apuntalan el desarrollo social y humano de todos los vecinos de esa área”.

En tanto, las obras en La Movediza van más avanzadas porque empezaron unos meses antes.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario