Los egresados desplegaron sus producciones en la muestra artística tras la suspensión de la Farándula

[

La muestra

El acontecimiento más esperado por los egresados comenzó alrededor de las 14.30 cuando el público comenzó a ubicarse en ambas veredas de la avenida, detrás del vallado colocado por el Municipio para organizar el lugar y garantizar el normal despliegue de las actuaciones.

En tanto, se montó un operativo especial en las inmediaciones donde personal de la Dirección de Control Urbano Vehicular programó cortes en de calles de la zona y efectivos de la policía resguardaron el evento.

Sobre Avellaneda, en el mismo punto donde se suele ubicar el palco con el jurado, las agrupaciones que decidieron participar desplegaron su número artístico ante la atenta mirada del público presente, que alentó cada performance.

A lo largo de tres horas desfilaron por la avenida un total de nueve agrupaciones de las once que se apuntaron para formar parte de la muestra artística. En esta oportunidad decidió no presentarse la Escuela de Educación Agraria 1 “Dr. Ramón Santamarina” (exGranja), establecimiento al cual pertenece Tomás Chiuffo, el adolescente que sufrió serias heridas al caer del carretón que transportaba la carroza el día de la fiesta estudiantil.

Tampoco estuvo presente la agrupación que representó la Escuela Nacional “Ernesto Sábato” y Estrella de Belén por razones vinculadas al período de exámenes que afrontaban los estudiantes.

Este año, la versión sin competencia la inició Santo Domingo, San Ignacio y De la Sierra (“Triple S”) y continuó con la producción de Umenintios, de la Escuela de Educación Secundaria 11 (exPolivalente de Arte).

Luego, con casi un centenar de jóvenes en escena, se presentó la agrupación Imaykendos, de las escuelas secundarias 8 (exComercio), 1 “Lucio V. Mansilla”, 2 “Florentino Ameghino” y 18.

Tras completar su actuación, y en representación de sus compañeros, uno de los egresados tomó el micrófono para emitir un mensaje en relación a lo sucedido, las sensaciones y lo que representa la Farándula para los estudiantes que terminan la secundaria, con el deseo de que el tradicional evento de la ciudad pueda continuar para las próximas generaciones.

Seguidamente, la agrupación Zoidaemios, de la Escuela de Educación Secundaria 10 (exNormal), montó todos los elementos en escena y dio inicio a su número artístico.

Y así continuó el orden de las agrupaciones según lo programado durante la organización del evento: Wistecas (San José), Walkimios (Instituto “Martín Rodríguez”), Keimagrakos (Escuela de Educación Técnica 2), Merakiweikos (colegio Nuestra Tierra) y Savatier (SAFA).

En cada presentación, los adolescentes expusieron su mirada frente a las más diversas temáticas pero principalmente vinculadas a problemáticas y preocupaciones actuales, como el impacto de la tecnología en la sociedad y la cuestión medioambiental, muchos con la emoción de ver realizado su sueño de participar de la fiesta estudiantil.

Un espacio para
la exposición

El director de Juventud, Mariano Martina, realizó un repaso sobre la experiencia que no contó con el desfile de carrozas y que marcará un elemento central frente a la rediscusión de la Farándula con vista a las próximas ediciones.

En primer lugar dijo que la muestra artística cumplió con su objetivo, que fue brindarles un espacio a los egresados para mostrar las producciones que con esfuerzo elaboraron durante los últimos meses, en respuesta a uno de los principales reclamos tras la cancelación de la fiesta estudiantil.

A ello sumó que la rápida recuperación de Tomás Chiuffo permitió retomar la propuesta en un plazo acorde. “Estábamos en la fecha límite para poder hacer algo y por suerte salió bien”, destacó.

En esa línea valoró que la propuesta de hacer la actividad sin carroza y sin competencia “no tuvo discusión” y que ante la necesidad de repensar la Farándula, esta edición podría ser tomada como ejemplo.

Desde su perspectiva opinó que “no se notó la ausencia del jurado” y que “los chicos disfrutaron el momento de hacer su demostración, entre ellos, y la competencia no fue algo que se notó como una falta”.

Resaltó la alegría reinante entre los egresados, que por un momento vieron frustrada su participación y que renovaron sus expectativas ante la decisión de hallar una alternativa a la fiesta a partir de la recuperación de Tomás.

“Fue importante que hayamos podido dar este espacio para mostrar sus trabajos y que sus familias hayan tenido la paciencia de esperar a que se dé”, remarcó y repasó que “el momento más difícil fue suspenderla el mismo día”, pero que, con el correr de los días, “fueron aceptando el panorama y después tuvieron su recompensa”.

En cuanto a las producciones puso el foco en la preocupación en torno al individualismo del ser humano frente a las herramientas tecnológicas vigentes y el uso de las redes sociales y la advertencia frente a lo que sucede si no se cuidan los recursos naturales.

El carácter
competitivo

Como puntos positivos resaltó que los jóvenes, a través de su representación en el COES, “en ningún momento plantearon la competencia”, con lo cual se aceptó rápidamente la decisión de eliminar ese aspecto, que seguramente tendrá su impacto frente a nuevas ediciones.

En esa línea Martina estimó que esta circunstancia se perfila como uno de los cambios “indiscutibles”, en una opinión que comparte con otros actores vinculados al desarrollo de la actividad, y que apunta a que la competencia “es innecesaria y lleva a que se resalten los aspectos no tan positivos de la Farándula”, cuando deben primar los positivos, como el trabajo en conjunto entre los jóvenes y la presentación ante un público que se acercó.

Para finalizar, el director de Juventud dijo que se buscará comprometer e involucran a los egresados 2018 y a la comunidad educativa en la discusión que se aproxima para conocer su opinión frente a la necesidad de modificar algunas características de la fiesta estudiantil a partir del año entrante.

Las razones de la cancelación

Como se señaló en las páginas de este Diario, el evento que todos los años congrega a cientos de estudiantes del último año de secundario se vio frustrado por el grave accidente que sufrió un alumno de la exEscuela Granja.

El episodio se registró el sábado 28 de octubre poco después de las 12.30, cuando prácticamente todas las carrozas se encontraban ubicadas en la diagonal Illia, listas para el inicio del desfile.

En momentos en que los egresados de ese establecimiento educativo circulaban con su carroza por Constitución al 100, Tomás Chiuffo (17) cayó y fue arrollado por el carretón que transportaba la producción.

La ambulancia trasladó al joven herido hacia el Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, donde recibió las primeras atenciones y luego fue derivado al Sanatorio Tandil por decisión de su familia a partir de su obra social.

Chiuffo sufrió traumatismo de miembro inferior, traumatismo de tórax y traumatismo de húmero.

La actividad fue suspendida inmediatamente, con la expectativa de una posible reprogramación.

Sin embargo, el Municipio comunicó días después la decisión de suspender este año la realización de la Farándula Estudiantil, luego de efectuar la correspondiente evaluación y considerar que no se encontraban dadas las condiciones para la reprogramación del evento.

En este sentido, las autoridades remarcaron que “por respeto y solidaridad con la familia, amigos y compañeros del joven herido, esperando la evolución de su estado de salud y considerando que no existe un clima propicio para la concreción de la celebración”, se tomó la mencionada resolución.

Con el correr de los días, y en medio de reclamos de padres y jóvenes, la mejora que presentó en su cuadro de salud abrió la posibilidad de programar una actividad alternativa, que finalmente se concretó ayer.

]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario