fbpx El hombre que recobró su jubilación donó el dinero de la colecta ciudadana al Hospital de Niños – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El hombre que recobró su jubilación donó el dinero de la colecta ciudadana al Hospital de Niños

Luis Zabaleta extravió el total de sus haberes jubilatorios tras haberlos cobrado en el Banco Industrial. El suceso trascendió mediáticamente y se activó una impensada cadena de favores. Muchos vecinos se solidarizaron con el hombre y juntaron dinero para donarle, ya que la jubilación es su único sustento. La entidad bancaria le reintegró la suma perdida y Luis decidió donar lo recaudado por la gente al nosocomio infantil.

El Eco

En esta oportunidad, la solidaridad tandilense es la protagonista de una maravillosa  cadena de favores que se generó en la ciudad a partir de un desafortunado evento. La suma de la buena voluntad colectiva dio muestras una vez más de que todo es mejor si se le ofrece una mano a los otros, desafiando de este modo la ripiosa ansiedad materialista y la  desazón que a veces se instalan.

Esta serie de sucesos se inició el miércoles, cuando Luis Zabaleta, de 78 años, fue a la sucursal del Banco Industrial ubicada en San Martín 626 para cobrar sus haberes jubilatorios y tuvo la mala fortuna de perder el dinero al salir de la entidad.

Recién al arribar a su domicilio situado en el Barrio Maggiori, el hombre se percató del faltante. Comenzó a pedir la restitución del dinero a quien lo hubiera encontrado y la noticia trascendió rápidamente. Ante esta penosa circunstancia, mucha gente propuso, a través de las redes sociales, realizar una colecta para poder reponer los 9800 pesos extraviados, que constituían el único sostén del damnificado.

“Fue algo muy ingrato lo que me pasó, mis lágrimas no se las deseo a nadie. Pero Tandil es así, somos todos solidarios, hoy por vos, mañana por mí. Hay gente a la que le parece que la mortaja tiene bolsillos, pero para qué vas a ser egoísta en la vida”, contó el señor en comunicación telefónica con el ciclo La Ciudad de ECO TV, desde donde se difundió el hecho.

Posteriormente, Luis recibió el dinero de la colecta, un total de 3300 pesos, que Oscar Berastegui, un reparador de lavarropas, se dedicó a juntar luego de conocer la historia que salió publicada en El Eco. Muchas personas, movilizadas por lo acontecido, colaboraron con lo que pudieron para ayudar a este hombre. Oscar se contactó con él y se acercó hasta su casa para entregarle el producto de la solidaridad mancomunada.

Todo vuelve

Al enterarse del suceso, las autoridades del Banco Industrial decidieron reponerle el dinero de la jubilación  a  Zabaleta. “La noticia llegó a nosotros por los medios de comunicación, él nunca volvió”, aseguró Mariana Ballesteros, gerente de la entidad bancaria, y agregó que “él supone que las cámaras no captaron nada”. “Las autoridades se contactaron conmigo para ver qué había pasado, estaban muy preocupados. Después de hablar con ellos, que me informaron la decisión tomada, llamé a Luis para avisarle y me emocioné, porque lloraba”, expuso Ballesteros y añadió que Zabaleta le remarcó en todo momento que no le reclamaba nada al banco.

Tras recuperar sus haberes, Luis se dirigió al domicilio de Oscar para devolverle la suma en efectivo que habían reunido para él. El vecino se negó a recibir el dinero de vuelta y, además, hallaron que era complicado contactar a todos los desinteresados colaboradores, porque la mayoría eran anónimos.

Entonces, Zabaleta decidió donarle el monto recaudado al Hospital de Niños “Debilio Blanco Villegas”. El hombre, que percibe la jubilación mínima y al que no le sobra nada, no quiso quedarse con la plata y prefirió que sea usada para una obra de bien público.

“Esa plata la llevé al Hospital porque lo que no es mío no es mío. Si yo ya tengo el dinero que el banco me dio, y le doy algo a alguien que lo va a precisar, tengo mi corazón tranquilo. Les agradezco a todos los que me ayudaron, soy un agradecido de la vida”, relató al aire en ECO TV.

El círculo de la gratitud 

Ayer, Luis concurrió  al centro asistencial para realizar la donación en compañía de su esposa, Nilda Esponda, y de un periodista de Radio Tandil que ofició de “veedor” (convocado por Luis). La coordinadora administrativa de la institución, Cecilia Chiachio, recibió la suma de dinero ayer por la mañana en su oficina y, en diálogo con El Eco de Tandil, manifestó una enorme gratitud por el valioso gesto de humildad y buena fe del matrimonio, a quienes definió como personas muy agradables.

“Realmente hoy por hoy no todos tienen  la actitud de decir ‘recuperé mi dinero y a esto lo voy a donar’, a veces la solidaridad cuesta, pero estamos muy agradecidos, toda ayuda que se pueda brindar al Hospital –aunque no sea económica- siempre es bien recibida, nunca sobra”, indicó.

“Luis manifestó que como a él no  le correspondía quería donarlo, porque cuando se cayó -después de haber perdido la plata- lo llevaron al hospital y lo atendieron bien. Vino junto a Nilda, su esposa, se presentó  y le tomamos la donación. También quiero agradecer al señor Oscar que tuvo la voluntad y la solidaridad de juntar plata para ayudarlo a Luis en ese momento”, expuso Chiachio, quien destacó la buena madera de este jubilado, que quiso honrar el legado de sus padres y los valores que le inculcaron, contribuyendo con su accionar a activar una cadena altruista que ojalá se replique cada vez que alguien lo precise.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

Deja un comentario