fbpx El incendio dejó una fábrica en ruinas y abrió el desafío de su reconstrucción – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El incendio dejó una fábrica en ruinas y abrió el desafío de su reconstrucción

El incendio causó enormes pérdidas y la destrucción fue total. La estructura de hierro de los galpones y las cámaras frigoríficas quedaron arruinadas. La empresa emitió un comunicado, destacó el accionar y dijo que las actividades continúan en la fábrica de chacinados. Aún no hay certezas sobre lo que vendrá. Bomberos amplió detalles del despliegue y describió la difícil tarea.

Rody Becchi

El incendio que se desató el martes por la noche arrasó con la planta de desposte que Cagnoli tiene en el Parque Industrial y abrió los interrogantes sobre su futuro y eventual reconstrucción, mientras la familia a cargo de la firma emblema de la ciudad intenta superar este momento de desazón.

El día después del siniestro, el lugar entregó postales impactantes. Una columna de humo tenue pero constante anunciaba el fin del siniestro de magnitud que comenzó alrededor de las 22 y que logró sofocarse unas ocho horas después.

Incluso, cerca de las 19, personal de vigilancia de la planta volvió a pedir auxilio a los bomberos por la reactivación de pequeños focos. La situación derivó en una nueva guardia de cenizas, que se desplegó en el lugar.

El edificio quedó en ruinas, entre los restos de hierro y chapa, en una jornada que transcurría en medio de una enorme tristeza y la incertidumbre por lo que vendrá.

Desde afuera del perímetro de la planta, algunos trabajadores observaban con asombro la escena, mientras intercambiaban su preocupación por el futuro laboral. En principio, la firma comunicó que las actividades estarían suspendidas hasta tanto se defina el nuevo esquema de trabajo y que se enfocarán en la fábrica de chacinados.

Pero también la noticia, que trascendió los límites de la ciudad, movilizó a curiosos que se acercaron al predio para ver los daños que causó el fuego en la fábrica que brinda empleo a unas 120 personas, entre operarios y personal administrativo.

Más movimiento

Durante la mañana, pasaron por el portón de ingreso, ubicado en Circunvalación Norte y Calle 112 del Parque Industrial, los dueños de la tradicional firma de chacinados, que evalúan las opciones ante una eventual reconstrucción.

Desde la empresa, emitieron un comunicado en el que destacaron el cumplimiento de los protocolos y agradecieron por el acompañamiento recibido. En tanto, aclararon que el incendio sucedió en la planta de procesamiento de carne y no en la de producción de chacinados, ubicada en la Sección de Chacras 45, que sigue “funcionando normalmente”.

En paralelo, funcionarios municipales se hicieron eco de la lamentable situación, informaron a las autoridades provinciales y se pusieron a disposición para trabajar en conjunto para volver a poner productiva la fábrica y minimizar el impacto económico que pueda tener en Tandil y la región.

Las pérdidas

El llamado ingresó alrededor de las 22 alertando a los Bomberos sobre un “principio de incendio” en la planta. Al arribar la primera dotación proveniente del Cuartel de Villa Italia, una intensa columna de humo anunciaba el desarrollo del siniestro.

A los pocos minutos, las llamas avanzaron rápidamente y tomaron otros sectores de la enorme estructura. En medio de un importante despliegue, del que participaron las fuerzas de seguridad de la ciudad, el fuego se sofocó luego de una exhaustiva tarea que se extendió hasta las 6 de ayer y que además evitó su propagación hacia otras plantas lindantes.

La afectación fue casi total. Las llamas destruyeron los galpones y el sector donde se encuentran las cámaras frigoríficas, además de una importante cantidad de materia prima destinada a la producción de embutidos. La estructura donde se encuentran las oficinas, el comedor y otras dependencias, sufrieron ahumamiento.

El comunicado de la empresa

El comunicado se enfocó en algunos aspectos centrales que debían aclararse, en relación a un reciente acontecimiento que obligará a reconfigurar la lógica de funcionamiento de la emblemática firma tandilense.

En principio, precisaron que el siniestro no se desató en la fábrica de chacinados, que el accionar permitió la evacuación de los empleados que en ese momento se encontraban cumpliendo tareas y que la actividad allí queda suspendida, y cierra con un agradecimiento.

“El edificio afectado pertenece a la planta de procesamiento de cortes de cerdo ubicada en el Parque Industrial”, señala y destaca que “el protocolo de evacuación funcionó correctamente por lo que el personal en su totalidad se encuentra en perfectas condiciones”.

En tanto, detalla que “el resto de las actividades de la empresa en el sector de producción de chacinados característico de la ciudad continúa funcionando normalmente”.

Y para finalizar felicitó “al personal que cumplió con el protocolo de evacuación correctamente evitando lamentar víctimas fatales” y agradeció “a las dotaciones de Bomberos, al personal policial, a las autoridades, colaboradores y a la comunidad que nos acompañan en este momento”.

Las características del siniestro y la complicada la tarea de los bomberos

El jefe del Cuartel Central de Bomberos, Ramón García, brindó detalles del operativo que se inició minutos después de las 22 del martes y que se extendió hasta la madrugada, una vez que logró sofocarse el fuego.

“En los 12 años que llevo en Tandil, no me tocó nunca un incendio de características tan importantes”, reconoció en diálogo con El Eco Multimedios y estimó que el hecho podría haberse desencadenado por un cortocircuito en la zona de cámaras, de acuerdo al testimonio aportado por los trabajadores que cumplían tareas en el lugar. “Es muy probable que haya sido así”, dijo, pero dependerá de los peritajes que eventualmente se realicen para establecer las causales.

Primero describió que, al arribar la primera unidad, los servidores públicos se enfocaron en detectar el foco de incendio cuando se produjo “un desarrollo muy violento y generalizado que tomó toda la estructura”.

Cuando las llamas comenzaron a propagarse, solicitaron refuerzos al Cuartel Central y a los pocos minutos llegaron dotaciones, especialmente aquellas que cuentan con una mayor capacidad de agua, y más personal para colaborar con las tareas.

Luego, se sumó la unidad que cuenta con escalera mecánica, que se destinó para atacar las zonas más altas de la estructura y evitar peligros con los uniformados que se encontraban en la zona de almacenamiento de amoníaco.

Por ese motivo se requirió también la colaboración del área de prevención ecológica y sustancias peligrosas que funciona en el Cuartel de Bomberos, sumado al personal policial, de SAME y Bomberos Voluntarios de Vela, que aportaron un camión cisterna para controlar uno de los sectores.

“Tratamos de priorizar la seguridad en torno al contenedor de amoníaco, que era el que abastecía a las cámaras frigoríficas del lugar”, reconoció García sobre unos de los riesgos que presentó el lugar.

Destrucción casi total

El nivel de destrucción fue casi total. El único bloque que no fue alcanzado por las llamas fue el sector donde se emplazan las oficinas, el comedor y los sanitarios, cercano al acceso, aunque allí se observan daños por el humo.

“El resto sí. Toda la estructura metálica cedió por completo”, aseguró García, que describió las complicaciones que debieron afrontar ante un incendio de magnitud de estas características.

Además de la presencia del líquido que se utiliza como refrigerante, material altamente peligroso, explicó que la grasa de los chacinados expuesta al fuego “también ardió, se propagó por todo el sector” e hizo más difícil poder controlar el incendio “en forma inmediata”.

“Afortunadamente, los trabajadores pudieron evacuar y el personal de bomberos no resultó afectado”, evaluó el titular de la dependencia. Además, destacó la tarea “de mucho cuidado” que se llevó adelante, “sabiendo que iba a demandar muchas horas hasta lograr los resultados”.

Destacó el despliegue realizado e indicó que tuvieron que trabajar con un caudal de agua “muy alto” para poder sofocar las llamas. “Hay incendios en los que usamos mangueras más pequeñas y maniobrables; en este caso tuvimos que trabajar con unas de gran caudal que demandan un esfuerzo muy considerable para todo el personal que concurrió”, graficó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • Gente del diario están desinformando, la fábrica Cagnoli no es la que se quemó, esa fábrica está por la ruta 226 y está en perfectas condiciones, lo que se quemó es la planta procesadora de carnes que tiene Cagnoli en el Parque Industrial. Son dos cosas diferentes, me extraña que siendo de Tandil el que redactó la nota no sepa nada.

Deja un comentario