En 2017 bajó la cantidad de casos de embarazo adolescente atendidos en el Hospital

La tendencia se mantiene desde los últimos años y la experiencia parece replicarse para lo que va de 2018. Si bien intervienen múltiples factores, la cobertura de métodos anticonceptivos y la calidad de urgencia en la intención de este grupo etario jugaron un rol fundamental.

El Eco

El servicio de tocoginecología del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, a través de sus consultorios especializados, detectó una disminución en la cantidad de casos de embarazos adolescentes no planificados, en una tendencia que se mantiene desde los últimos dos años y que se perfila del mismo modo para el año en curso.

En cuanto la tasa de maternidad adolescente, el sistema público detectó, entre 2015 y 2016, un porcentaje de jóvenes en estado de gestación de entre un 20 y un 25 por ciento, mientras que en 2017 se registró cerca de un centenar de casos (17 por ciento del total de embarazos que se atendieron en el centro asistencial).

“Vemos que hay una serie de políticas de salud que se implementan y que sirven para bajar ese índice que nos tenía preocupados hace tiempo”, expresaron las ginecólogas del área Rosana Fullone y Cecilia Paxote.

Las profesionales a cargo de los consultorios de ginecología infantojuvenil y control de embarazo adolescente, y de planificación familiar respectivamente abordaron ante El Eco de Tandil el trabajo que llevan adelante junto con el equipo de profesionales del sistema público.

En principio, considerar la consulta en planificación familiar o por anticoncepción como una urgencia por parte de los agentes de salud que forman el sistema público quizás es una de las razones principales por las cuales se redujo la estadística. “Cuando un adolescente ingresa al servicio solicitando un método anticonceptivo se va con uno o con el consejo para usarlo o para pensarlo”, resaltaron.

Por eso el verdadero desafío radica en lograr que accedan a una consulta, ya que muchas veces se trata de una franja etaria que no tiene un médico clínico de cabecera luego del dejar el pediatra o por abandono escolar, que evita el contacto de los efectores de salud por charlas en establecimientos educativos.

“A veces viene el adolescente con la mamá. Pasan al consultorio las dos pero después queda la adolescente sola, que tiene derecho a ser escuchada”, precisó Fullone.

En ese sentido Paxote se enfocó en el “empoderamiento” y marcó la importancia en tomar conciencia y “hacerse cargo de lo que quiere uno, de planificar, reclamar derechos”, y resaltó que “desde los 13 años las adolescentes tienen derecho de asistir a la consulta sin acompañamiento y ser aconsejadas sobre los métodos anticonceptivos y elegir el que desee”, en un avance que también determina “un cambio en la familia”.

Multifactorial

-¿Cuáles son las principales preocupaciones que observan en la atención?

Rosana Fullone: -Hay muchas consultas por métodos anticonceptivos, inquietudes. Damos el espacio para que pregunten, pero igualmente damos información porque muchas veces hay desconocimiento y abordamos las distintas opciones para evitar los embarazos. Hacemos una consulta amplia porque lo importante es que encuentren un lugar de confianza que no sea internet, un amigo o una prima.

-¿Cuáles son las causas que intervienen?

Cecilia Paxote: -Las causas de embarazo adolescente no planificado es multifactorial. Factores socioculturales, históricos, económicos, familiares, que no dependen solo del trabajo en salud sino en educación y otros ámbitos. Sí estamos contentos con el trabajo que estamos realizando, nos parece que estamos priorizando la consulta, intentando entender al adolescente en cuanto a sus demandas y características. El trabajo de los centros de salud es muy importante, que tienen apertura comunitaria que es a lo que se apunta, con llegada a distintos espacios para rastrear a ese adolescente con el objetivo de entrar en contacto en lugar de esperar a que vengan. Pero también impartir educación sexual en todos los ámbitos que se pueda.

-¿Qué aspecto tiene mayor incidencia?

C.P.: -En políticas de salud hay mayor oferta de métodos anticonceptivos y un sistema en el que prácticamente no se discontinúan. El implante subdérmico, que se coloca en el antebrazo, brinda anticoncepción sostenida durante tres años, con alta eficacia. Hay una tendencia a elegir métodos anticonceptivos reversibles de larga duración. Además hemos logrado un descenso en el segundo embarazo ya que un 25 por ciento tendía a repetir un segundo embarazo en su adolescencia.

R.F.: -La mayoría de los casos es entre los 15 y los 19 años y muchas repiten un segundo embarazo, entonces el implante o el chip se aplicó para poder llegar a disminuir esa cifra.

Con otras ciudades

-En relación a otras ciudades de la región, ¿en qué situación se encuentra Tandil?

C.P: -Tandil tuvo un descenso mejor que en otros lugares. Hace unos años estábamos más equiparados con otros hospitales públicos de la zona y hoy estamos mejor.

R.F.: Puede ser por los métodos, por mejorar la llegada a los adolescentes para que hagan la consulta, y el uso del preservativo no solo por el embarazo adolescente no planificado sino también por las enfermedades de transmisión sexual que cada vez se hace más presente. Por eso siempre explicamos que en la relación sexual son dos los que se tiene que cuidar.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario