En el Hospital atendieron a medio centenar de personas y solo a un herido leve por pirotecnia

La ciudad vivió otra Navidad, que se desarrolló dentro de los parámetros normales, sin grandes sobresaltos. Los servicios de emergencia funcionaron en forma normal y mantuvieron un nivel de atención de personas con cifras que marcaron una diferencia en relación a años anteriores.

En este caso, entre la noche del domingo y las primeras horas de ayer, en la guardia del Hospital Municipal “Ramón Santamarina” se atendieron a 51 pacientes que ingresaron por sus propios medios por distintas lesiones o afecciones y en ambulancia.

Afortunadamente no se registraron casos de quemaduras por pirotecnia, aunque sí su mal uso le provocó heridas leves a un adulto y a un menor, que se atendió en el Hospital de Niños por lesiones en su mano.

Desde la Jefatura Distrital informaron a este Diario que fue una noche “tranquila” y que incluso personal de la comisaría Cuarta no registró intervenciones de importancia durante la Fiesta de Noel, que se desarrolló en el predio de la Sociedad Rural (corresponde por jurisdicción).

El Destacamento de Seguridad Vial mantuvo operativos en la ruta para vigilar el normal desarrollo de la fiesta, mientras que el Cuartel Central de Bomberos no registró salidas de relevancia.

Datos del Hospital

El Sistema Integrado de Salud Pública elaboró un informe con las atenciones realizadas en la guardia desde las 19 del domingo hasta las 7 de ayer en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina” y en el de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”.

En el primer caso se registró un total de 51 atenciones, de las cuales diez fueron salidas en ambulancia del SAME, ninguna de gravedad.

En el centro asistencial de adultos ingresó un herido leve por pirotecnia, que no requirió internación, y también se atendieron a varios pacientes por exceso en la ingesta alcohólica.

En tanto, se informó sobre un accidente de tránsito que derivó en el traslado de un paciente, que presentó heridas leves que no demandaron su internación, además de una persona con una herida cortante que fue suturado y dado de alta. Finalmente, 41 pacientes consultaron en forma ambulatoria por diversos casos clínicos.

Para brindar esta atención participó en forma coordinada personal de salud de guardia activa, integrado por médicos, enfermeros, técnicos, choferes, mucamas, obstétricas, administrativos y personal de mantenimiento.

Además se contó con un plantel médico de guardia pasiva que, ante cualquier caso, concurre al primer llamado al Hospital y está compuesto por las especialidades de oftalmología, urología, radiología, neurocirugía y otorrinolaringología.

El director médico del Hospital “Ramón Santamarina”, Fernando Fernández, resaltó que, “por suerte, no hemos tenido desbordes ni nada parecido” y que “todo lo que fue llegando se fue atendiendo”.

Hospital de Niños

Por otro lado, en el Hospital de Niños, desde las 8 del domingo a las 8 de ayer, se atendieron a 75 pacientes, de los cuales uno presentó heridas leves por la manipulación de pirotecnia. En ese caso, el menor sufrió un traumatismo de mano que no requirió internación.

Fiesta sin complicaciones

El evento que se realizó en el predio de la Sociedad Rural, la Fiesta de Noel, se desarrolló sin sobresaltos. Así lo indicó el director general de Inspección y Habilitaciones, Alejandro Ruffa, que realizó un repaso sobre el operativo llevado adelante, del que participaron cuatro personas del área a su cargo.

En diálogo con El Eco de Tandil precisó que, en líneas generales, no recibieron demasiados llamados sobre situaciones irregulares, pero certificó que en los lugares habilitados “no hubo inconvenientes en el desarrollo”.

En La Rural hubo “inspecciones fijas”, mientras que en los boliches y bares que funcionaron durante Navidad los inspectores pasaron “dos veces”, como sucede habitualmente. “Tuvimos presencia en todos lados, pero no tuvimos inconvenientes”, resaltó.

En el predio ubicado sobre avenida Pedersen se dispuso un operativo para controlar el ingreso y que estuvieran garantizados los servicios correspondientes, en cumplimiento con los requisitos exigidos durante el proceso de habilitación.

Así, antes del inicio del evento “se chequeó que estuvieran las ambulancias, el sistema de seguridad, los matafuegos colocados en su lugar” y después, se supervisó el desarrollo del concurrido encuentro.

En paralelo, personal policial dispuso móviles en el acceso y en las inmediaciones para garantizar el normal desarrollo de la fiesta y que no ocurrieran incidentes.

Por último, Ruffa indicó que la semana próxima desplegarán tareas similares durante la Yellow Fest, el festejo organizado para celebrar Año Nuevo que se realizará en las instalaciones del club Uncas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario