En una marcha cargada de angustia, cientos de personas pidieron justicia por Ailín

Construir un mundo distinto Cuando llegaron al Municipio estaban esperando en la puerta la secretaria de Desarrollo Social Alejandra Marcieri y el secretario de Protección Ciudadana Atilio Della Maggiora, quienes permanecieron allí mientras se leían las palabras de los familiares y del foro, pero no se les hizo entrega de ningún petitorio ni la familia pidió hablar con ellos. Desde el Foro de Protección de los Derechos de las Mujeres manifestaron su acompañamiento a la familia y seres queridos de Ailín Torres “con la claridad de que saldremos a las calles las veces que sea necesario para que ningún femicidio quede impune, porque si algo aprendimos es que ninguna mujer asesinada por el machismo puede ser un número en las estadísticas”. “Ni una Menos no es solo un slogan y muchas veces ha sido menospreciada como reivindicación. Sin embargo, no nos cansaremos de reafirmar que las mujeres históricamente hemos sido subordinadas en esta sociedad y cada vez somos más las que reconocemos la violencia que vivimos en nuestras vidas por el simple hecho de ser mujeres”, expusieron. Y enfatizaron que “un nuevo femicidio a todos y todas puede pasarnos, la sociedad nos desafía a ver qué podemos hacer o dejar de hacer para construir un mundo distinto”. “Somos blanco de múltiples violencias, necesitamos que se entienda que los femicidios no son producto de ninguna patología que sufren exclusivamente los hombres y por ende no podemos salir a responder con tratamientos psiquiátricos o penas de muerte, sí con justicia”, sostuvieron. Además, clamaron que se dejen de reproducir ideas que “avalen la violencia machista. Los femicidios son la expresión última de todo ese conjunto de prácticas cotidianas que todos avalamos”. “Debemos ser protagonistas de un cambio que nos encuentre cuidándonos entre nosotras, sumando a los varones que quieran empezar a cuestionar sus privilegios y sus prácticas y entendiendo que el Estado también es parte responsable en el acompañamiento”, expusieron. “Ni una menos. Vivas y libres nos queremos. Ailín Torres presente”, finalizaron, desatando las lágrimas ya incontenibles de los familiares y un sentido aplauso de la multitud. El clamor por justicia A continuación, Lorena, la madrina de Ailín, lamentó que “hoy nos toca a nosotros, a nuestra familia, a mi familia, que irónico y cruel, nos toca como una suerte de bono navideño, como una recompensa; nos toca, como si supiéramos o esperáramos algo así”, vociferó con desesperación. Y clamó sin poder contener las lágrimas: “Hoy la justicia, esa palabra que resuena a diario en los noticieros, en las redes sociales, hoy se hace más nuestra que nunca, y deseamos pacíficamente y con amor gritarla bien fuerte”. “Mientras escribía esa bandera pensaba, ¿qué estoy haciendo? No puedo creer ver escrito ese nombre ahí”, expresó son dolor. Y agregó que “yo no debería estar haciendo esto, no me lo merezco, nadie se lo merece. En ese momento se acerca mi hija de cuatro años y me pregunta qué dicen las palabras rojas. Le dije ‘justicia’ y me pregunta ‘qué significa justicia’”. “El verdadero significado salía de mi corazón, de mis tripas, sin dudas le dije justicia es el deseo de vivir en paz, sin violencia y con amor. Justicia es no olvidar, no es odio, no es repudio, no es pena de muerte, es poder mirar a los ojos y luchar por nuestros derechos. Justicia es pensar en qué fallamos como sociedad, es solidaridad, justicia hoy es Ailín, es ni una menos, justicia es ni una más”, concluyó. Una familia unida Por último, Dora, la tía de Ailín, agradeció “el acompañamiento que hemos tenido durante toda la semana, ha sido muy importante el apoyo de la gente. Nuestra familia es muy grande, es una familia muy unida y todo eso nos permite seguir adelante”. “Gracias a todos por estar, gracias por la compañía. Hasta siempre, esperemos nunca más tener que reunirnos por estas situaciones, pero vamos a seguir pidiendo justicia por Ailín y por todas las mujeres”, finalizó. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario