fbpx Esta semana empezarían las obras para evitar que vecinos del Arco Iris se inunden – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Esta semana empezarían las obras para evitar que vecinos del Arco Iris se inunden

Los frentistas de Américo Reynoso al 2400, que vienen padeciendo las lluvias por culpa de una obra de pavimentación mal ejecutada, fueron recibidos por el subsecretario de Coordinación. Con escepticismo esperan que se cumpla la promesa de empezar las reparaciones pronto. Además, solicitaron un resarcimiento económico por las pérdidas sufridas, lo que será evaluado por el área de Servicios.

El Eco

Vecinos del barrio Arco Iris volvieron a reclamar en el Municipio por la reparación de la obra mal ejecutada sobre la calle Américo Reynoso al 2400, que generó una “olla” y provocó inundaciones en las casas. Por este motivo, las familias fueron recibidas por el subsecretario de Coordinación, Juan Martín Pissani, quien les garantizó que esta semana iniciarán las remodelaciones pertinentes para recomponer la situación.

En el mismo encuentro, se definió que avanzarán sobre el entubamiento de otras calles para desviar el flujo pluvial, como así también los damnificados por la última inundación presentaron ante el funcionario un presupuesto de las pérdidas sufridas en cada uno de los domicilios, esperando que desde la comuna puedan evaluarlo, aceptarlo y hacerse cargo de esos gastos.

Las casas de los vecinos de Américo Reynoso al 2400 (exQuintana) y del pasaje 16 a la misma altura del barrio Arco Iris sufrieron significativamente las intensas lluvias de junio. El mismo secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna, admitió que se trató de una obra provincial de pavimento mal ejecutada, que generó una “olla” y provocó los desbordamientos.

Los frentistas aseguraron que antes de que se realizara esa labor en el asfalto no sucedía y enseguida exigieron respuestas al Municipio. Si bien se habían comprometido a una rápida solución, eso no pasó, entonces insistieron para que los reciban ayer.

Al respecto, Pissani garantizó que las ejecuciones de la primera etapa empezarán a avanzar la semana próxima, luego de firmar el contrato con la empresa que se ocupará del asunto. Para los vecinos fue una buena reunión, aunque prefieren mantener cautela con respecto a las expectativas, hasta ver que realmente se pongan a trabajar.

Según sostuvo Pedro Martín, que vive sobre Reynoso al 1400, la promesa anterior hablaba de que iniciarían las reparaciones el 1 de julio, y ahora aguardarán a que cumplan con lo propuesto para esta semana. “Tengo en la puerta de mi casa un pozo y necesitamos que arranquen a trabajar cuanto antes”, sostuvo. También agregó que luego de iniciar con la colocación de cañerías sobre su cuadra, la intención es que sigan hacia la dirección de las calles Neuquén y Chaperouge, donde necesitan realizar una nivelación de la acera y entubar para canalizar el agua. “Esto viene manoseado hace rato, así que hasta que no lo veamos no lo creemos”, dijo con cautela.

Las pérdidas económicas por familia

Entre las pretensiones que acercaron los afectados por la obra mal ejecutada, también hicieron hincapié en los daños materiales que sufrieron y la intención de que esos gastos fueran, al menos en parte, cubiertos por el Municipio.

Para esto, acercaron un presupuesto detallado de los perjuicios en cada una de las viviendas. “Cuando nos inundamos todos tuvimos muchas pérdidas económicas, así que hicimos un cálculo que no es caro pero real de todo lo que pasó”, contó el frentista, asegurando que si bien para la Intendencia seguramente no sea un monto alto, para cada uno de ellos significa un costo importante. “Esta vez se perdió de todo”, lamentó.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación detalló que en un primer paso lo que harán es enviar un equipo de evaluación que se ocupará de chequear la veracidad de los daños expuestos, para analizar si se puede dar un aporte económico a los vecinos. “Es un asunto que queda sujeto a valoración de las áreas de servicio”, remarcó Pissani.

Cabe recordar que la primera inundación que padecieron fue en enero de este año cuando describieron que “no dio abasto el desagüe, desbordó el agua, y desde el fondo de Quintana el flujo rompió los paredones, arrasó con lo que había en algunas casas”. En la última oportunidad, nuevamente el agua ingresó a las viviendas, generando pérdidas de muebles, electrodomésticos, colchones, herramientas eléctricas y todo tipo de objetos. Incluso, uno de los vecinos sufrió la muerte de su perro electrocutado, al tocar una puerta que tomó corriente al entrar en contacto con el lavarropas, que estaba sumergido en agua.

Promesa de reparación

El Municipio deberá afrontar ahora nuevos trabajos en la zona del barrio Arco Iris, concretamente en la esquina de Reynoso y Neuquén, por esa obra de pavimento realizada por el Gobierno provincial que no consideró las pendientes correctas y que se deberán realizar varias intervenciones para arreglar el error.

Las nuevas ejecuciones fueron prometidas, esta vez, para la semana que comienza. De todas maneras, hay un sector que deberá esperar ya que, cuando la Provincia pavimentó la calle Reynoso, no consideró un gasoducto de media presión de gas que está alto y para resolverlo deberán trabajar en conjunto con Camuzzi. Para esto, deberán romper la esquina, bajar el caño y poder bajar el nivel de pavimento, como también hacer un badén y una obra de revestimiento del canal que va entre Reynoso y la Ruta 30, es decir, que tenga un piso y paredes de hormigón que permitan que el agua corra más rápido.

En su momento, desde Obras Públicas revelaron que estaban hablando con Vialidad para que limpie las alcantarillas de la ruta porque el Municipio no lo hace por cuestiones jurisdicción. “Es una serie de cosas que se van a realizar simultáneamente, algunas ya están decididas y licitadas, y otras en proceso de proyecto para licitar”, detalló Guadagna.

Sobre el inconveniente, el funcionario había manifestado que no estaba en conocimiento de que ese tramo estaba alto. “Cuando fuimos y hablamos con los vecinos, nos dimos cuenta de que es una olla, entre la pendiente que trae Quintana hacia Santiago del Estero y la pendiente de Neuquén hacia la Ruta 30, con lo cual queda una cuadra encajonada y es lo que repararemos primero”.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario