fbpx Mano a mano con Ana Pérez Porcio – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Mano a mano con Ana Pérez Porcio

La periodista que aborda profundas entrevistas en La Vidriera, el suplemento dominical de este Diario, y escritora respondió el cuestionario de esta semana.

El Eco

Ana Pérez Porcio presenta todos los domingos sus reportajes en este Diario. Es la orgullosa mamá de Juan Martín y Alejo Pissani y la suegra cariñosa de Elisa Pallavidini. Está enamorada de sus nietos Valentín y Joaquín. Fue la primera editora de La Vidriera, hace más de 26 años, junto a Néstor Dipaola. Lleva en El Eco de Tandil casi 30. Además de periodista, es escritora.

El mejor café: El del desayuno. Mientras lo saboreo disfruto el momento y el aroma.

El mejor consejo que le han dado: Más moscas se cazan con una gota de miel que con un barril de hiel.

La banda de sonido de una película: “Africa mía”.

La reunión ideal: Sin protocolo, informal, con gente querida y en la que puedo ser yo misma.

Tiempo perdido: El de los rollos mentales que no llevan a ningún lado y nublan las ideas.

Tiempo valioso: Hasta el ocio creativo es tiempo valioso.

Un actor: Clint Eastwood

Un amigo: Néstor Dipaola

Un amor: ¿Por qué uno solo? Otra cosa sería si la pregunta apuntara al amor de mi vida. En este caso acá va la  respuesta: el que extraño todos los días y del que no tuve tiempo de despedirme.

Un animal: Mi gata Lola-Lolis

Un artista plástico: Marita Fernández Barragán

Un auto: El mío que se las banca todas y anda fenómeno.

Un color: Pastel

Un conductor de televisión: Miro poca tele y cuando lo hago me quedo con los Simpsons siempre.

Un disco: Fuerza natural de Gustavo Cerati.

Un enemigo: No creo tener… pero nunca se sabe.

Un escritor: Mario Bendetti

Un ideal: Que haya menos individualismo y más solidaridad, pero no creo que el mundo vaya en ese camino.

Un juego o juguete: Ajedrez. Lo juego mal, obvio las reglas y ante la menor distracción, hago trampa.

Un legado: El de mis padres. Amaban la libertad y me enseñaron a ser una persona libre.

Un libro: “El psicoanalista” de John Katzenbach

Un lugar: Tandil porque acá nací, está mi familia y es una ciudad hermosa… aún tranquila, bellísima, cuidada, se respira aire puro y además, se duerme la siesta.

Un proyecto: Tengo todas las fichas puestas en la quinta familiar donde tendré mi propia huerta.

Un recuerdo: Mi madre, que me enseñó el amor por las artes y que no estando sigue presente en mi corazón diariamente. La extraño y cuando me las veo mal, siempre le pido ayuda.

Un referente: Mi viejo. Lo entendí ya de grande.

Un sabor: El de los helados la Confitería Lombardero de Mar del Plata. Inolvidable.

Un sueño: Contar con los medios necesarios para vivir viajando.

Un viaje: Volvería una y otra vez a Cuba.

Una actriz: Meryl Streep

Una banda extranjera: Guns n´roses

Una banda nacional: Soda Stereo

Una bebida: Un buen Malbec

Una cábala: Decir, “todo va a estar bien”

Una canción: Shape of my heart, Sting. Es la cortina del programa Cada mañana de Marcelo Longobardi.

Una causa: Las que tienen que ver con la solidaridad.

Una cuenta pendiente: Hacer más cosas por mí sin culpa.

Una época: Esta, porque estoy viva.

Una estación: Verano. Ojalá en Tandil durara lo que indica el calendario.

Una fecha: 6 de diciembre, mi cumple.

Una flor: Alegría del hogar

Una fragancia: Amarige de Givenchy

Una fruta: Granada.

Una obligación: Me da bronca hacer las cosas por obligación, me pone de mal humor, si puedo las evito, pongo excusas y a otra cosa mariposa.

Una obra de teatro: “Proceso a Jesús”.

Una película: “Anónimo veneciano” de Enrico María Salerno.

Una posibilidad: Seguir teniendo una buena calidad de vida para poder disfrutar, trabajar, crear, soñar, hacer…

Una pregunta: ¿Por qué el tiempo pasa tan rápido?

Una prenda de vestir: Jean

Una tradición: Cuando mis hijos eran chicos armábamos juntos el árbol de Navidad durante el día. Por la noche yo lo desarmaba para que quedara estéticamente correcto a los ojos adultos. Ahora hago lo mismo con mi nieto Valentín.

Una utopía: Que se encuentre la fuente de la juventud pero que no cotice en dólares.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario