Intensificarán los controles en los galpones utilizados por estudiantes egresados

La Dirección General de Inspección y Habilitaciones del Municipio intensificará los controles nocturnos en los cerca de diez galpones que están siendo utilizados por las distintas agrupaciones estudiantiles para la confección de sus carrozas, de cara a la realización de una nueva edición de la Farándula Estudiantil.

La medida surgió luego de haber tomado intervención tras la denuncia pública de vecinos de la exfábrica Ronicevi, quienes advirtieron que los sábados, en el comedor de la antigua planta, se realizan fiestas que ocasionan ruidos molestos, con música a gran volumen y circulación de personas que consumen bebidas alcohólicas.

Así lo detalló ayer, en diálogo con “Dulce o Amargo” (programa de Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), el titular del área municipal anteriormente citada, Alejandro Ruffa, quien contó que además recibieron otra denuncia correspondiente a otro espacio que también está siendo utilizado por estudiantes.

En relación al procedimiento, el funcionario precisó que se registraron dos casos durante el fin de semana por ruidos molestos en lugares donde las agrupaciones estudiantiles confeccionan sus carrozas.

Admitió que generalmente durante las semanas previas a la Farándula, los chicos suelen reunirse en esos espacios con mayor asiduidad y en distintos horarios, pero “el fin se desvirtúa un poco, ya que se producen cenas con música, obviamente en lugares que no están autorizados para hacerlo y por eso intervenimos con denuncias y controles”, indicó.

Puntualmente, Ruffa confirmó que hubo una denuncia de un vecino de la exfábrica Ronicevi, ubicada en la avenida Falucho 943, que llegó al Centro Municipal de Monitoreo, frente a lo cual personal de la Dirección que conduce se dirigió al lugar, donde se labraron las actas pertinentes.

Asimismo, señaló la responsabilidad de los padres de los estudiantes, quienes son los que firman los contratos de alquiler de este tipo de espacios que los chicos utilizan hasta que terminan de confeccionar su carroza. “Ellos son quienes tendrán que responder en caso de que la denuncia prospere en el Juzgado de Faltas”, advirtió.

Las reuniones

Seguidamente, el director general de Inspección y Habilitaciones explicó que generalmente cuando se inician las reuniones del Comité Organizador de Eventos Estudiantiles (COES), se conversa con los estudiantes y también con los padres que han firmado los contratos de alquiler sobre el funcionamiento de cada galpón, dejando en claro que no se permiten “estas fiestas clandestinas” por las cuales surgieron las recientes denuncias vecinales.

En estos casos, ratificó que “ya hubo un preaviso e infracciones, y la próxima directamente los vamos a clausurar con presencia policial porque no son lugares habilitados”, medida que además contempla “una sanción económica, sumado a la imposibilidad de que ese lugar se pueda alquilar en un futuro hasta tanto se termine la causa judicial”, afirmó.

Por lo pronto, a raíz de lo sucedido durante el fin de semana, Ruffa anticipó que hoy se desarrollará una reunión entre el personal de su área y representantes del COES y, a su vez, se convocará a los padres para insistir sobre el cuidado de estos lugares.

Más controles

Por último, aseguró que la Dirección General de Inspección y Habilitaciones cuenta con información precisa sobre los casi diez galpones registrados, que están siendo utilizados por las distintas agrupaciones estudiantiles, y en los próximos días profundizará los controles que realiza la guardia nocturna en pos de evitar nuevos casos.

“Vamos a pasar constantemente, como por cualquier otro boliche de la ciudad, como lo hacemos durante los fines de semana, para proceder donde veamos cualquier tipo de actividad fuera del horario establecido”, finalizó.

Aclaración de la
Cooperativa Ronicevi

A partir de la denuncia pública de vecinos del lugar, la Cooperativa Ronicevi envió un comunicado en el que aclara que:

• Lo ocurrido no contó con el aval de la Cooperativa Ronicevi ni vinculación directa con ninguno de sus integrantes.
• El espacio fue cedido con fines solidarios a un grupo de estudiantes secundarios para que trabajen sobre una carroza de cara a la tradicional Farándula estudiantil.
• La cooperativa jamás autorizó que el espacio sea utilizado para otro uso que no fuese el armado de la carroza.
• Por último, y aun cuando no tuvo responsabilidad directa, la Cooperativa Ronicevi pide disculpas a los vecinos por las molestias ocasionadas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario