IOMA pagó y está más cerca de ponerse al día con todos los centros de salud privados

El Eco

IOMA depositó y logró así descomprimir el conflicto con los institutos médicos. Cerca del mediodía del martes tanto la Clínica Chacabuco como el Sanatorio Tandil corroboraron que sus cuentas habían recibido un importante suministro por parte de la Obra Social de la Provincia de Buenos Aires. Si bien desde la primera entidad confirmaron que el pago recibido fue total, de la otra aseguraron que a lo que ellos respecta fue parcial, aunque claramente están conformes igual.

El director médico de la Chacabuco, Ignacio Gilabert indicó que “se pusieron al día” e incluso pagaron lo correspondiente a enero.

En tanto, del Sanatorio también celebran la deuda saldada, sin embargo aclaran que ellos no han recibido la totalidad del monto. “No tenemos ninguna documentación para poder determinar exactamente qué se pagó, pero estimamos por los valores y por lo que se supone desde el grupo de clínicas que conformamos esta región, que con lo recibido se completó noviembre, más un 70 por ciento aproximado de diciembre, y alrededor de un 80 por ciento correspondiente a enero”, detalló Pablo del Castillo, director médico de esa institución.

También distinguió que no se trataría de un adelanto, porque en realidad deberían estar cobrando la totalidad. De hecho, expuso que si se basaran en el cronograma de pago que regía antes de que se armara el desajuste por causa del cambio de sistema, entre el martes y el miércoles tendría que haber estado depositada la totalidad equivalente a enero.

“Estamos mucho mejor, no pensamos tomar ninguna medida, aunque sí consideramos mantenernos en un constante reclamo de mejora de valores”, enfatizó del Castillo.

Para tranquilidad de los afiliados, la atención en cualquiera de los institutos se viene desarrollando normalmente y no hay cortes programados.

Desde el Sanatorio ahora quedan a la espera de que en los próximos días se termine de recibir la totalidad de los pagos y volver a foja cero. “Nos da tranquilidad que las cosas se vayan solucionando, es una buena noticia”.

Pagos dosificados

Hace apenas dos días se cumplió un mes de la primera reunión que mantuvieron las instituciones privadas del Distrito Octavo con la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros (Fecliba) de Azul con el propósito de tomar medidas para encontrar una solución al incumplimiento de la prestadora. Entre paso y paso del plan de lucha determinado, iban recibiendo pagos a cuentagotas.

El primer corte de servicio fue por 24 horas el 26 de febrero pasado. El segundo fue más extenso, tres días de suspensión de atención a los afiliados. En ambos casos se reprogramaron las obligaciones agendadas, pero se atendieron urgencias y todo se desarrolló con normalidad.

Finalmente el conflicto parece estar llegando a su fin con la deuda casi totalmente saldada. Ahora solo restaría poder negociar los costos prestacionales.

Equipararse
con la inflación

El año pasado habían firmado un compromiso desde IOMA de mantener el aumento de acuerdo al incremento del índice inflacionario. Sin embargo, desde las clínicas no están conformes con la revaluación otorgada, ya que este marcador registró un aumento del 25 por ciento mientras que la obra social solamente subió entre un 17 y 18 por ciento. O sea que ya desde el año pasado quedó un porcentaje sin actualizar, y en lo que va de 2018 tampoco se ha recibido ningún tipo de incremento todavía. “Vamos a seguir trabajando en pos de mejorar este tema”, aseguró Pablo del Castillo, aunque aclaró que “reuniones inmediatas en Azul no hay”. De todas maneras también informó que todos reclaman a las autoridades de Fecliba, que es el que gerencia el convenio de IOMA, para que pelee por la adecuación de los valores, ya que realmente han quedado muy atrasados.

Cabe recordar que en su momento, tras la reunión llevada adelante en Azul en febrero donde también se debatió sobre la disparidad de valores, habían elevado una nota en la que mencionaban solicitar una “adecuación de aranceles” en referencia de los costos prestacionales de la prestadora bonaerense, así como también la posibilidad de recuperar la pérdida sufrida sobre los índices de ajustes aplicados sobre 2017. En ese sentido, mencionaron que se tendría que estar hablando de un 24 a 25 por ciento, aunque sin la pretensión de que el pago se realice de una vez, sino que podría ser en cuotas.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario