fbpx Irianni presentó Peones de ajedrez IV – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Irianni presentó Peones de ajedrez IV

El Eco

En el marco de la Feria del Libro, el viernes pasado Marcelino Irianni presentó el cuarto libro de la saga Peones de ajedrez.

Acompañado por Gerardo Tassara, de la editorial Unicen, y guiado por preguntas de la profesora de literatura Valeria Aramburu, durante una hora el investigador hizo referencia a los hitos o personajes que inspiraron sus obras.

En este caso de Peones de ajedrez IV, se trata de otra novela histórica en la que el autor a veces “suelta la pluma” pero sin dejar de respetar los procesos y los gobernantes de la realidad.

La narración de la primera  ubica los hechos en 1855, cuando un malón ataca Azul; la segunda en  1856 cuando Tandil padece un ataque similar y la tercera en 1872, en la que ofrece una mirada distinta acerca de la matanza asignada a Tata Dios.

En este último libro, “Ordenar el mundo”, los personajes han evolucionado y crecido. Al autor le interesa el cambio de escenario de la sociedad en 1875, 1876 cuando Avellaneda designa como ministro a Alsina.

La presentación de Irianni se transformó en una clase ya que acompañó su exposición con imágenes, entre las cuales aparecía la famosa zanja en la provincia de Buenos Aires. En  este tema en particular se explayó para informar, entre otros detalles, que se trató de un sistema con el que Adolfo Alsina pretendió defender el territorio de malones y el robo de ganado, sin matar a los nativos.

También explicó el porqué del subtítulo. En un primer momento había pensado ponerle “el arreglador”,  pero  él analiza esa oleada romántica de fines del siglo XIX, donde la gente se sorprendía de que algunos lugares no tuvieran nombre, por ejemplo.  En esa época también llegan los cartógrafos para ordenar la tierra,  había que ordenar el trabajo, la realidad material. Y ese orden “va bajando” hasta la realidad simbólica, como la justicia, que fue lo más difícil. “Ordenar el mundo” trata de sintetizar ese deseo ordenar la realidad.

Hacia el final del encuentro, Irianni dejó abierto “un ventiluz” acerca de la producción de Peones V, ya que una escritura prolija, con metáforas bien pensadas y hechos hilvanados no se hace de un día para el otro.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario