fbpx La Cámara de Transporte estudia una nueva estructura de costos para aumentar la tarifa – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Cámara de Transporte estudia una nueva estructura de costos para aumentar la tarifa

El último aumento se aplicó en enero de este año y los empresarios aseguraron que es imposible sostener el sistema sin una actualización del precio. La semana que viene presentarán el estudio al Municipio. Siguen las demoras en el pago de los subsidios nacionales.

El Eco

El servicio de transporte urbano de pasajeros espera poder presentar la semana próxima ante el Ejecutivo municipal y el Concejo Deliberante, un estudio de costos que permita volver a discutir el incremento del boleto plano.

La última suba se aprobó en diciembre del año pasado y elevó la tarifa  de 22,29 pesos -valor implementado en julio de 2019- a 26 pesos partir del 3 de enero del corriente, pero los transportistas consideran que este valor es “insuficiente” para cubrir los gastos fijos, sobre todo teniendo en cuenta el contexto de pandemia, que resintió en un 80 por ciento la recaudación del sistema.

Daniel Albanese, presidente de la Cámara de Transporte de Tandil, en diálogo telefónico con el ciclo radial “Cosas que pasan” (104.1 Tandil FM), confirmó que esperan que los asesores de la entidad completen el informe para elevarlo a las autoridades y lamentó que en marzo no se haya podido volver a discutir otro aumento.

En su momento, hubo una gran diferencia entre el análisis de costos elaborado por la Cámara y el confeccionado por el Municipio, y se acordó un precio menor para menguar el impacto en el bolsillo del usuario, con la promesa de debatir un nuevo incremento luego de unos meses.

Pero la llegada del coronavirus truncó esta posibilidad y la institución juzgó que no era el momento adecuado para efectuar un pedido de esa índole. Con el paso del tiempo, Albanese refirió que “cuesta cada vez más sostener el servicio en las actuales condiciones”. Encima, el reciente brote de casos restringió aún más la cantidad de viajes diarios -las frecuencias siguen reducidas- que pasaron de 1000 a 750 pasajes aproximadamente, por empresa.

El combustible, un problema 

Sin precisiones en torno al valor final que arrojará el estudio, indicó que se debe considerar la actualización de insumos, los salarios y el combustible para efectuar  las proyecciones que se hacen, a las que definió como “razonables”.

Asimismo, manifestó su preocupación por el gasto en combustible, debido a que hace un año se liberaron los precios para el canal mayorista (agro, industrias y transporte) y pagan un precio similar al minorista.  Con un consumo mensual que ronda los 50 mil litros de gasoil entre las seis líneas, Albanese expuso que le solicitarán ayuda a la municipalidad para afrontar parte de ese costo.

“Es un número importante la recaudación es inexistente y se usa para completar las cargas sociales, los sueldos y  comprar repuestos”, detalló. Aunque no  confirmó si esta alternativa podría ostentar carácter  permanente o si se peticionaría sólo de forma excepcional, adelantó  que están trabajando en un proyecto sobre el tema acerca del cual habrá novedades pronto.

Cuestión de subsidios  
Por otro lado, también aludió al paulatino deterioro de las asignaciones para el interior del país que agudiza la inequidad económica con respecto al AMBA, cuyas empresas de transporte automotor de pasajeros suelen llevarse las mejores tajadas de los recursos estatales. En este sentido, argumentó que la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) auguró que el transporte urbano del interior se va a paralizar porque es imposible mantenerlo, fundamentalmente  por los incumplimientos  de Nación en la administración de los subsidios.

“No se cumple con los subsidios tampoco, parece un disco rayado pero es lo que nos pasa todo el tiempo”, añadió. Hace dos meses hubo un conflicto con los choferes por la falta de pago de los salarios, originados a partir de atrasos en el goteo de los fondos nacionales. Este inconveniente se resolvió parcialmente, porque las demoras persisten y aún faltan las cuotas del fondo compensador de junio, julio y agosto.

Frente a esta situación, el titular camarista expresó que a la fecha no se han depositado los recursos correspondientes y que  “es probable que haya tensiones si no se soluciona”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario