La Cámara Empresaria trazó un difícil panorama para los comercios de la ciudad

El presidente de la Cámara Empresaria, Agustín Usandizaga, se refirió a la difícil situación por la que atraviesan los comercios de la ciudad.

El Eco

La crisis económica sigue golpeando fuerte en los distintos sectores de la sociedad y, en este caso, desde la Cámara Empresaria se difundió un comunicado a los medios titulado “Al borde del abismo” en el que se manifiesta el complicado presente del sector.

La misiva señala que “al margen de las repercusiones mediáticas y de las características particulares que conlleva cada proceso preventivo de crisis, la noticia que tanta preocupación despertó esta semana refleja una alarma irrefutable sobre las condiciones en que se encuentra el comercio en todos sus niveles”.

“Por encima de las coyunturas –se dijo-, la realidad está marcando una necesidad urgente: revisar la tremenda carga impositiva que afecta a las actividades de la economía al punto de corroer casi la totalidad de su rentabilidad. En ese contexto resulta imperioso, además, llevar adelante un trato igualitario hacia el comercio”.

El texto añade que “por lo pronto el planteo que llegó al Ministerio de Trabajo de Nación corre el velo sobre problemáticas que bajo ninguna circunstancia son ajenas al sector comercial en cualquiera de sus variantes. Y se visualizan perjuicios sobre los planos social, productivo y estatal. Ante todo porque se hace muy visible el riesgo de perder numerosos puestos de trabajo”.

Al respecto, se acotó que “a la vez la solicitud de un concurso preventivo en tiempos actuales visibiliza la despiadada transformación en los modos de comercialización y la consecuente caída del consumo. Y arroja sombras sobre las jurisdicciones estatales –nacional, provincial y municipal-  que castigan al comercio a través de alícuotas impositivas y de servicio con mayor crudeza que respecto a otras actividades”.

Para los camaristas “la realidad es indiscutible e indica que en todos los estamentos de la administración pública no hay registro de un aspecto clave: la vulnerabilidad del comercio que, precisamente, es quien genera mayor cantidad de puestos laborales en Argentina”.

Cifras

A modo de ejemplo y sin ser taxativos desde la entidad dijeron que “es justo precisar que el Estado nacional nunca puso en marcha el tipo de crédito adecuado: el que se fija con tasas de interés similares a la fuerza productiva para capital de trabajo. Como si el comercio y los servicios no fueran generadores de riqueza, el Estado desconoce que la mercadería es el capital de trabajo de un comercio”.

Por su parte, también se añadió que “la Provincia aplica tasas de ingresos brutos superiores a las del resto de las actividades económicas y toma -como concepto de eventuales anticipos a ingresos brutos en forma coercitiva desde los saldos de las cuentas corrientes individuales- montos que no se logran controlar, siempre bajo la obligación de las empresas a acumular saldos a favor imposibles de deducir”.

En el orden municipal, en tanto, “recaen alícuotas de tasa unificada a esta actividad económica, que, sumadas a la tasa de seguridad, redondean un 1 por ciento de la facturación de total de un negocio”.

Mientras tanto –continuaron- se está por poner en marcha un gravamen que podrán cobrar las entidades bancarias para depósitos en efectivo y sumado a eso hay que recordar que las tarifas de servicios públicos incluyen impuestos y tasas municipales que han escalado el costo de los mismos en cada quita de subsidios y cambios tarifarios respectivos”.

Futuro

Mirando hacia adelante, desde la Cámara se indicó que “posiblemente la teoría que abonó el proceso de penalización al comercio a través de tasas e impuestos diferenciales supone que es factible su traslado al precio de venta. Pero además de que el precio es inelástico, la inflación de precios ha carcomido el poder de compra de los consumidores”.

De tal manera, en el corto plazo “debe al menos reverse el cargo por depósitos en efectivo, deben congelarse en valor absoluto los impuestos y tasas municipales en los nuevos cuadros previstos para el proceso de recomposición tarifaria y deben impulsarse líneas de financiamiento para capital de trabajo con tasas competitivas para el sector comercial”.

Cerrando, consideraron que desde ese punto de partida “se necesita de un trabajo conjunto coordinado, en un breve plazo, para rever las cargas impositivas nacionales, provinciales y municipales, además de los costos laborales, a los fines de dinamizar a un amplio sector del comercio afectado por la caída del consumo luego del proceso lógico de recalibración tarifaria puesto en marcha desde 2016”.

Una situación que preocupa

El presidente de la entidad, Agustín Usandizaga, en diálogo con “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM), explicó sobre la postura que “la idea es poner un poco en palabras situaciones que se están empezando a dar y atraviesan a todo el comercio en particular y a otros sectores. Hacemos hincapié en el comercio porque como decimos este procedimiento de crisis, que ha presentado una empresa grande e importante, no es un tema excepcional, ni un tema puntual sino que hay problemáticas que nos afecta a todos”.

Remarcó que “levantamos la voz para poder trabajar en conjunto, en un entorno que se ha puesto más difícil. Por supuesto que no es general, hay casos particulares de comercios que siguen conservando sus buenas ventas, pero hay otros que se empiezan a ver y no son tan promisorios. Hay comercios a los que se le está haciendo difícil transitar este esquema complicado de tarifas altas, de impuestos que en lugar de reducirse se han ido incrementando y de un volumen que se ha ido cayendo y no es lo que un comercio necesita para mantenerse saludable”.

“Atender lo impositivo y laboral”

Refirió que “creemos que hay que atender lo impositivo y laboral. Nos parece que hay determinadas cosas que se pueden hacer en el mediano plazo, por ejemplo algún cargo por depósito en efectivo que se está por terminar de instaurar a partir del cobro que harían los bancos. Eso no tiene lógica porque ya en los depósitos efectivos tienen un impuesto al cheque que es el 1.2 por ciento,  y agregarle un cargo del 1 por ciento sería algo complicado”.

Agregó que “los incrementos tarifarios han sido por quitas de subsidios, y es un proceso que empezó y tiene que seguir su curso. Estamos más cerca de la quita total de los subsidios, pero en el mientras tanto nos parece que la parte impositiva de las tarifas de servicios públicos debieran congelarse, porque ya en cada quita de subsidios hemos pagado más impuestos y llega un momento que ese pago de impuestos, vía tarifa de servicios públicos, se hace bastante pesado y difícil de cumplir”.

A la vez sentenció que “por otro lado nos parece que el comercio necesita de líneas de financiamiento más acomodada en cuanto a tasa de interés y plazos para capital de trabajo que en definitiva es lo que el comercio transforma. La mercadería es el capital de trabajo de los comercios y necesitan reforzarse”.

Consumo

En cuanto si desde la Cámara Empresaria han observado una merma en el consumo especificó que “es variable de acuerdo al sector, aquellos que no son tan imprescindibles y no están ligado a la construcción son los que están sufriendo un poco más. Nos parece que la recalibración tarifaria por la quita de subsidios que se ha venido dando, quitó poder de compra y eso se hace más notorio en determinados rubros que están con caídas de ventas y no les alcanza para cubrir todos sus costos que están muy ligados a lo impositivo. Hoy todo lo que se puede transferir en precios una buena parte se transfiere en impuestos a los precios, y hay determinados comercios que no lo pueden transferir porque necesitan vender. Esa transferencia de impuestos a los precios provoca inflación lo que genera mayor merma de consumo”.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario