La Clínica Chacabuco amenaza con cortar la prestación a los pacientes oncológicos de Pami

Tras la negociación que mantuvieron ayer los titulares de ambas entidades, llegaron al acuerdo de una prórroga en los servicios oncológicos. Será hasta que viaje a Tandil el director de la UGL11 para reunirse con distintas autoridades, incluido el intendente. Si la situación no se revierte en esos días, los pacientes de la clínica deberán pasar a atenderse al Hospital Ramón Santamarina.

El Eco

Ayer tomó relevancia la noticia de que la Nueva Clínica Chacabuco suspendería a partir de lunes 3 de noviembre la atención a pacientes oncológicos del Programa de Atención Médica Integral (Pami), debido a la falta de consenso con respecto a los nuevos módulos presentados por la obra social. Finalmente esta fecha fue extendida y las personas en tratamientos podrán concurrir normalmente por toda la semana que viene.

“Finalmente después de todas las gestiones hemos conseguido que la Clínica Chacabuco otorgue una prórroga para sostener y atender las consultas de los tratamientos oncológicos”, informó el titular de la delegación tandilense de Pami, Pablo Díaz Cisneros. El mismo indicó que esto será hasta la próxima semana, cuando viajará a esta ciudad el director Ejecutivo de la Unidad de Gestión Local (UGL) 11, Sebastián De Andrea, para mantener una reunión con autoridades de la Clínica y Pami. Por otro lado, la intención es que también se encuentre con el intendente local Miguel Lunghi. “El titular vendría con una propuesta alternativa a la presentada desde el centro médico”, dijo el representante local de la obra social, asegurando que por el momento se mantienen las consultas a los pacientes oncológicos sin que tengan que ir al Hospital Ramón Santamarina.

A fines de octubre la Clínica Chacabuco había decidido no continuar con el convenio en oncología que tenía para las prestaciones de pacientes de Pami. Justamente este último mes fue de prórroga, ya que desde Pami estaban buscando alguna forma de solución, inclusive a través de una gestión habían pedido.

“Esto tuvo que ver con que la nueva propuesta de la obra social no les convenía económicamente”, según dijo Germán Poiman, médico contratado para desempeñarse en esa área puntualmente. De acuerdo a su explicación, los valores no resultaron adecuados para el centro médico.

Para descartar algunas versiones que circularon en torno a la cuestión, el referente de la delegación de Pami subrayó que a nadie se le ha dicho que el problema es entre el doctor Poiman y la Clínica. “Es un profesional que siempre ha cumplido con el tratamiento a los pacientes, quienes al igual que yo, tienen el mejor de los conceptos”, expresó. Desde esa institución lo que hicieron fue decirle a Poiman que, al no firmar los módulos, prescindirían de sus servicios, ya que él fue contratado para oncología precisamente.

 

Sin convenio

Desde la Clínica Chacabuco, que estaba prestando el servicio de tratamiento a los pacientes oncológicos, revelaron que no firmarían unos nuevos módulos que había enviado Pami Central para las consultas y tratamientos de ese tipo, ya que manifestaron no estar de acuerdo con las condiciones.

Por su parte, desde el centro médico estaban pidiendo una recategorización y en caso de que se la otorgaran, ellos aceptarían los módulos. “Nosotros hemos trabajado mucho para que salga y, de esta forma, pudieran prestar el servicio”, señaló Díaz Cisneros. Cabe destacar que esta nueva categoría no engloba solamente lo referido a los tratamientos oncológicos, sino también otras cuestiones que hacen a la generalidad de la clínica.

“Durante este tiempo siempre tratamos de que pudieran prorrogar, ya que son gestiones que tardan aunque uno las pida como urgentes”, añadió, además de contar que han estado tratando de que no se llegue a esta situación y poder seguir prestando el servicio por un tiempo más, y a la vez desde el Pami Central lograr brindar la recategorización de la Clínica.

Asimismo, el titular de Pami local sostuvo que cuando hay un conflicto económico siempre puede existir una afectación de diferentes servicios, pero en este momento el punto fundamental tiene que ver con un cambio de normativa de cómo el Pami reconocería a los pacientes oncológicos a través de dos módulos que fueron desglosados, por lo que se pagarían aparte.” Esta es la modalidad que analiza la Clínica Chacabuco y decide no firmar”, aclaró.

 

Pasar a la atención pública

Si la determinación de no firmar el convenio continúa, necesitan salir a buscar otro prestador. Es por esto que, tal como indicó Díaz Cisneros, han mantenido conversaciones con otros posibles brindadores de servicios, para ver quién podría absorver el tratamiento de las personas afectadas. Asimismo han estado hablando con las autoridades del Hospital Ramón Santamarina, que tiene la otra cápita de los pacientes tandilenses. “A lo que llegamos es que van a estar recibiendo a los pacientes oncológicos, pero mientras tanto estamos buscando la forma de que esto se resuelva definitivamente, pero garantizando que nadie se quede sin ser atendido”, aseveró el titular de la delegación tandilense de Pami.

Con respecto a la capacidad del centro público para poder brindar el servicio a un caudal de pacientes más, indicó que han acordado ir enviando a los pacientes en forma gradual.

Vale remarcar que aquellos pacientes que estén en proceso de radioterapia seguirían su tratamiento normalmente en el Centro Oncológico de la Sierra, que no tiene nada que ver con este problema ni con los módulos. En cuanto a los otros pacientes, que son los de quimioterapia, lo que tendrán que hacer si la situación no se revierte es pasar por la agencia de Pami a retirar una orden para que se dirijan al Hospital, saquen turno y se pongan en manos de sus profesionales. Para aquellos que tengan un caso más urgente, Díaz Cisneros se comprometió a contactarse concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario