fbpx La Cooperativa de Recuperadores Urbanos envió 30 mil kilos de papel a Buenos Aires – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Cooperativa de Recuperadores Urbanos envió 30 mil kilos de papel a Buenos Aires

Realizó un nuevo despacho a la localidad bonaerense de Barracas, pero bajo una modalidad diferente: en esta ocasión no fue a través del tren, como venía realizando gracias al convenio firmado con Ferrosur, sino con camiones que enviaron desde la Federación Argentina de Cartoneros.

Enviaron 100 bolsones de papel a Buenos Aires

El Eco

A cinco meses de haber firmado un convenio con la empresa Ferrosur y haber enviado por primera vez materiales reciclables a Buenos Aires, la Cooperativa de Recuperadores Urbanos concretó el miércoles pasado un nuevo envío a Capital Federal.

En julio de 2019, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) llegó a un acuerdo con la empresa ferroviaria para trasladar plásticos, papel y cartón hasta Barracas, y para fin de mes envió 20 mil kilos de materiales por primera vez hasta la localidad bonaerense, donde se encargaron de procesarlos.

El pasado miércoles realizaron un nuevo despacho, aunque cambiaron la estrategia y no lo hicieron a través del tren.

“Estamos muy contentos; es una alegría enorme poder hacer otro envío a Buenos Aires. Esta vez cambiamos la estrategia: veníamos haciendo algunos semanales a través del ferrocarril pero en este caso vino un camión de la Federación Argentina de Cartoneros para retirar los materiales”, explicó Juan Vizcaíno, integrante de la Cooperativa de Recuperadores, en diálogo con El Eco Multimedios.

Señaló que el lunes habían enviado un cargamento pero que, como el galpón de Yrigoyen al 1100 les está quedando chico debido al ritmo de trabajo que están teniendo, decidieron realizar otro para “despejar un poco la zona y poder reacomodarnos”. En esta ocasión enviaron un total de 100 bolsones de papel, que serían alrededor de 30 mil kilos.

“El lunes salió un tren con cartón y, antes de que viniera el otro, pudimos meter este envío. Igualmente la idea es poder hacer uno más porque nos quedó todo lo que va en fardo, ya sea el tetrapack, el cartón o la lata”, indicó Vizcaíno.

Las cargas enviadas a Barracas son recibidas por sus pares del Movimiento de Trabajadores Excluidos, quienes se encargan de procesarlas: todo lo que es papel y cartón es redirigido a las celulosas, mientras que con el plástico se vuelven a fabricar envases y con los tetrapack se separan los componentes (aluminio, plástico y cartón) para reinsertarse otra vez a la cadena productiva.

Generaron un circuito

En un principio parecía que la capacidad del lugar era suficiente para albergar todo el material. Sin embargo, poco a poco fue “quedando chico” debido a que muchos integrantes del MTE comenzaron a dejar lo que recolectaban en ese espacio.

“En un momento los compañeros iban trayendo sólo el material que les permitía ahorrar y lo que tenían que vender en el día, lo hacían. Pero ya muchos se han podido armar el circuito de venta a través de la cooperativa, es decir que traen todos los materiales acá, y es ahí donde vimos que la capacidad de acopio empezaba a quedar chica”, remarcó.

De todas maneras, reconoció que “estamos muy contentos por los compañeros que pudieron pensar en un esquema que les permitiera armar esa rueda que hoy está girando y dando sus frutos”.

Agregó que, por ejemplo, ahora comenzaron a recolectar plástico, un material que no se vendía ya que no se recupera hasta el acope y que por tal motivo antes no se juntaba.

“Eso les ha permitido hacer esa falda. El hecho de comercializar con Capital Federal genera que se trabaje con más materiales, más variedad y más cantidad, de los que se podían vender antes acá en Tandil. Por eso también es que se ha incrementado mucho el volumen”, completó.

El convenio al que llegaron con la empresa Ferrosur Roca representa un gran logro para la rama cartonera del Movimiento de Trabajadores Excluidos que hace poco más de dos años comenzó con las labores y hace un año y unos meses que consiguió el galpón de Yrigoyen 1178, donde demoró alrededor de doce meses en instalar la prensa que les permite enfardar lo procesado.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario