La cooperativa del Langueyú realiza tareas de limpieza en un basural clandestino en Villa Aguirre

Los trabajos comenzaron este martes y finalizarán el lunes con una mateada con vecinos del lugar. Consisten en la limpieza de un basural clandestino, situado a metros de la Escuela 25 “Paraje El Molino”, ubicada en Pujol y Chapaleofú, el mejoramiento del puente y desmalezamiento del predio.

Las tareas finalizarán el lunes próximo

El Eco

La cooperativa El Laurel, responsable del saneamiento del arroyo Langueyú, lleva adelante tareas de limpieza en un basural clandestino ubicado sobre calle Chapaleofú, a metros de la Escuela 25 “Paraje El Molino”. Los trabajos, que comenzaron este martes y finalizarán el lunes con una mateada con los vecinos del lugar, incluyen además el mejoramiento del puente y el desmalezamiento del predio.

En diálogo con El Eco de Tandil, el referente de la Ctep Tandil, Nicolás Carrillo, explicó que “en los 5 mil metros lineales del arroyo hay 5 zonas emblemáticas y complejas porque son de mucho tránsito urbano. Este es uno de los casos porque estamos a metros de la escuela El Molino, donde una de las cosas a resolver es que es una zona que no tiene luminarias”.

Señaló que “este abandono histórico que hubo hace que los imprudentes arrojen residuos y se vayan conformando estos basurales clandestinos, donde la gente naturaliza que hay que tirar residuos, pero es una picardía porque pasan todos los nenes por acá y es una zona urbana”.

En efecto, contó que “la primera tarea fue limpiar el basural, llevarnos toda la basura en camiones y containers. Además, es una zona muy agreste, entonces se hizo un desmalezamiento muy fuerte, un destronque, se sacaron muchos árboles del cauce, como así también se mejoró el puente, lo pintamos y lo pusimos en condiciones”.

Los trabajos finalizarán el lunes, a las 10, con una mateada con vecinos, donde compartirán los resultados de la intervención realizada y además realizarán una señalización de la zona para que no se vuelvan a arrojar residuos. “Las experiencias anteriores nos dicen que cuando se desmaleza, se limpia, se mejora el lugar y se ponen luminarias, después cuesta más que alguien venga y se atreva a volver a arrojar residuos”, afirmó Carrillo.

Explicó que “el objetivo entonces de esta jornada era convocar a toda la comunidad en ese sentido. Es importante que se tome conciencia sobre esto porque sinceramente se termina arrojando cualquier cosa. Había tres perros muertos, paragolpes, autopartes y es difícil también para los que trabajan estar sacando animales del lecho del agua”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario