fbpx La tarjeta AlimentAR llegará en marzo a Tandil para satisfacer las necesidades de más de dos mil hogares – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La tarjeta AlimentAR llegará en marzo a Tandil para satisfacer las necesidades de más de dos mil hogares

La tarjeta contará con un saldo de entre 4 y 6 mil pesos por mes para adquirir alimentos, volcando 168 millones de pesos anuales en el circuito económico local. Alcanzará a casi cinco mil beneficiarios tandilenses, entre niños, embarazadas y discapacitados. Según Rogelio Iparraguirre, esta es una buena ocasión para profundizar en la nutrición y economía de las familias.

El Eco

El presidente del Bloque de Concejales del Frente de Todos, Rogelio Iparraguirre, se reunió el miércoles por la mañana con la secretaria de Inclusión Social de la Nación, Laura Alonso, responsable de la instrumentación en todo el territorio nacional del programa AlimentAR y de la distribución de las tarjetas a los beneficiarios. En ese encuentro confirmó la llegada de la tarjeta alimentaria a la ciudad en el transcurso del mes de marzo, aunque sin fecha exacta definida.

AlimentAR es un instrumento para que todos puedan acceder la canasta básica y comprar todo tipo de alimentos, a excepción de bebidas alcohólicas. En Tandil la recibirán 2.759 personas y permitirá que 4.779 niños y embarazadas a partir de los tres meses sean beneficiarios del programa. Según reveló el referente político local, el presupuesto destinado para la ciudad es de 168 millones de pesos anuales, que se volcarán de manera directa al consumo de alimentos.

Enfatizó que el anuncio se da en el marco de una situación económica y social de profunda gravedad y recordó que el presidente Alberto Fernández, desde su primer día de gestión, planteó la atención a los sectores más vulnerables como prioridad y urgencia, ya que muchos no estaban pudiendo satisfacer las necesidades alimentarias y nutricionales.

Siguiendo esa línea de carencia, “Tandil no está exenta”, aseveró y aseguró que hay familias de la ciudad que a fin de día o a fin de mes no pueden poner un plato sobre la mesa para dar de comer a sus hijos. Esta es la situación que disparó la política pública adoptada por Nación que ahora llegará para aliviar a los tandilenses.

Eficiencia y beneficios para todas las partes

Para Iparraguirre, esto cuenta con varias aristas que considera elementales y muy alentadoras para los ciudadanos, no sólo para los beneficiarios, ya que la medida tendrá repercusiones directas en el movimiento económico de la “base de la pirámide”, especialmente en el sector comercial.

“Estamos hablando de alrededor de 14 millones de pesos mensuales, o sea 170 millones al año, que se vuelcan directamente al consumo de los sectores populares para la compra de productos de primera necesidad, que precisamente hoy no se está llevando a cabo”.

Es decir, por un lado, apoya el fortalecimiento de las acciones que lleva adelante el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional brindando acceso a la Canasta Básica de Alimentos y, por otro, contribuye a dinamizar la actividad económica, poniendo en marcha el círculo virtuoso de ingreso y consumo” resaltó el concejal.

Para que el programa funcione de manera eficiente, serán varios los sectores que intervendrán en la coordinación. Como primer eslabón está el Ministerio de Desarrollo de Nación y lo sigue el intendente de Tandil, que según el concejal cumplirá un rol ineludible, además del Bapro y Anses.

Entre los actores necesarios también está la Cámara Empresaria de Tandil (CET), ya que uno de los requerimientos para la eficiencia es la necesidad de que todos los comercios o puntos de venta cuenten con posnet, el cual se opera a través de esa entidad. “Estamos seguros de que vamos a contar con su acompañamiento”, garantizó, advirtiendo que tendrán que diseñar alguna iniciativa en la que participe el Municipio para proveer de esa herramienta a los vendedores.

Esto los pone en la responsabilidad de diseñar de la manera más exitosa posible el vínculo virtuoso con los comerciantes de la ciudad. Para lo cual adelantó que en las próximas semanas mantendrán reuniones con la CET, los supermercadistas chinos y microcomerciantes, entre otros, para que comprendan el alcance y los beneficios que para ellos tiene.

La intención es que sean actores partícipes y promotores del uso de la tarjeta, evitando irregularidades como las que se han presentado en algunos lugares donde se aplicó una recarga del 10 por ciento a los productos adquiridos. “Trabajaremos para que suceda exactamente lo contrario y, si es posible, ofrezcan algún tipo de descuento”, estimó.

Economía y nutrición

“Hay otra pata más, que es interesantísima, y en lo que tenemos toda la vocación de trabajar en conjunto con el Municipio y es la nutricional”, reveló, considerando que este programa será una buena razón para poder abordar esta cuestión.

Claro que una vez que tengan la tarjeta en mano, los beneficiarios se encuentran en absoluta libertad para comprar el producto alimenticio que quieran, sin embargo la idea que planteó Iparraguirre es poder profundizar en el aprovechamiento económico y nutricional.

“La intención es brindar talleres con las escuelas, las organizaciones sociales y barriales en torno a una buena nutrición de nuestros niños”, explicó. Estimó que para esto tendrán que armar un equipo con el sector de salud municipal, los 14 centros de Atención Primaria de la ciudad más el de Gardey y María Ignacia, buscando diagramar un instrumento que sea “dinámico, ágil e inteligente, con fácil incorporación”.

Finalmente, reveló el propósito de poder acompañar esta iniciativa con una ordenanza, ya que las municipalidades son los agentes responsables de la fiscalización para el cumplimiento y funcionamiento del programa, particularmente en lo que a los comercios respecta. “Lo mejor será enmarcarla en un cuadro legislativo, que puede ser más inteligente y no sólo establecer reglas claras y precisas de ese contralor del Estado, sino incluso incorporar las iniciativas en materia nutricional”, expresó.

Características del programa

La tarjeta AlimentAR está destinada a madres o padres con hijos de hasta seis años de edad que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). También a embarazadas a partir de los tres meses de gestación que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad, sin límite de edad, que reciben la AUH.

Su implementación será automática a partir del cruce de datos entre Anses y AUH, por lo que no hace falta realizar ningún trámite. Cuando una mujer está en el tercer mes de embarazo, ingresa al sistema; y cuando su hijo o hija cumple siete años, sale del sistema de manera automática. Anses dará aviso por teléfono o mensaje de texto al número que está registrado en su base de datos.

En el caso de Buenos Aires, será el Banco Provincia tanto quien entregue el plástico como quien reciba el depósito del monto, sin intermediarios ni gestores. Justamente hoy Rogelio Iparraguirre mantendrá una reunión con el gerente zonal de la entidad bancaria.

Se trata de una credencial, como cualquier tarjeta normal, que se entregará a cada uno de los beneficiarios y contará con un monto mensual, de entre cuatro y seis mil pesos dependiendo la cantidad de niños por familia, que se acreditará automáticamente el tercer viernes de cada mes y no permitirá extraer dinero en efectivo.

Sólo está autorizada para utilizarle en comercios que expendan alimentos, así que con este recurso en mano la gente podrá acudir a los supermercados, minoristas o mayoristas, almacenes de barrio e incluso a las ferias o puntos de venta de la economía popular.

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario