fbpx Los controles acumulan infracciones pero una franja de la nocturnidad sigue quedando descubierta – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Los controles acumulan infracciones pero una franja de la nocturnidad sigue quedando descubierta

En un año se labraron más de 16 mil infracciones a la prohibición de circular por la vía pública sin justificación. Este fin de semana, 129 personas infringieron el toque de queda establecido de 0 a 6. Desde Inspección, en tres meses han constatado 46 incumplimientos de protocolos y horarios en espacios gastronómicos, comerciales y eventos no autorizados. Los focos de concentración nocturna al aire libre, sin embargo, suelen ser esquivos para las autoridades. Además, con distintos dispositivos de tránsito, apuntan a evitar la aglomeración de gente en los parques y paseos.

Atilio Della Maggiora, secretario de Protección Ciudadana

El Eco

Desde el comienzo de la pandemia el Municipio, en coordinación con otros organismos, lleva adelante distintas tareas de control y ordenamiento –con mayor y menor éxito- orientadas a hacer cumplir las restricciones vigentes, sobre todo alrededor de la vida nocturna.

Atilio Della Maggiora, secretario de Protección Ciudadana de Tandil, en contacto con el programa “Cosas que pasan” (104.1 Tandil FM) se refirió a este cúmulo de acciones que desarrolla el área a su cargo con distintas líneas de trabajo orientadas a la concientización, el ordenamiento de la vía pública y las tareas de fiscalización propiamente dichas.

En este sentido, como parte de las tareas de prevención, y dentro del abanico de recursos existentes, el Ejecutivo local optó por fortalecer los vectores de concientización y sumó a diversas organizaciones e instituciones de la comunidad para efectuar un abordaje territorial del tema y generar contacto con los vecinos. Con esta modalidad se pretende reforzar la importancia de adoptar las pautas de cuidado conocidas por todos para minimizar el riesgo de contagio, apelando a la responsabilidad individual como sumatoria de esfuerzos.

Circulación en la vía pública 

La prohibición de circular de 0 a 6 sin justificación y el control del cumplimiento de los protocolos en los comercios y locales gastronómicos son dos patas fundamentales sobre las que trabajan para ejercer el contralor correspondiente. Mientras la Policía bonaerense se ocupa de labrar las infracciones al decreto que impide la libre circulación nocturna, la Dirección de Inspección y Habilitaciones comunal intenta garantizar que los diferentes espacios se ciñan a las medidas dispuestas.

De este modo, los agentes de la fuerza de seguridad confeccionaron 129 infracciones por circulación no permitida. En total, desde 2020 a esta parte, se acumulan 16.468 transgresiones al  artículo 205 del Código Penal que prescribe  que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Estas causas se tramitan ante la Justicia Federal pero hasta el momento sólo un universo muy pequeño ha tenido curso. Más que como una reprimenda legal concreta, parecieran operar más desde lo simbólico porque el contexto de enorme demanda generado en el último año que sobrepasó la estructura del fuero Federal.

“La normativa sanitaria impuesta implica la aplicación de la ley y la policía tiene que hacer ese trabajo”, señaló el funcionario acerca de la eficacia de este procedimiento en cuanto a la efectivización de las consecuencias legales.

Infracciones a locales 

Por su lado, el área de Inspección que dirige Javier Camgros, desde enero a esta parte, ha constatado el incumplimiento de la Ordenanza 17.079 en 46 oportunidades.

La normativa mencionada contiene el Régimen Contravencional que el Concejo sancionó a comienzos de año  para castigar, entre otras cuestiones, el incumplimiento de los protocolos de aforo, distanciamiento y horario de los comercios, bares y restaurantes, y la realización de eventos sin autorización. Dichas infracciones son derivadas al Juzgado de Faltas municipal para que establezca la pena pertinente, que contempla clausuras y multas de diversa índole.

En este marco, se comprobaron 16 incumplimientos de protocolo en el sector gastronómico, se labraron 14 actas a comercios y se relevaron 16 casos de eventos no autorizados. La cifra parece pequeña en comparación a lo que el pulso de la calle dicta. En tanto, el reporte del último fin de semana evidenció un escenario muy tranquilo en el que no se detectaron fiestas clandestinas y sólo se infraccionó a un kiosco.

Juntadas nocturnas al aire libre 

Sin embargo, aunque no todas las semanas se logran identificar eventos pasibles de sanciones, la sucesión de encuentros y fiestas en diferentes puntos de la ciudad y la concurrencia masiva de jóvenes a ciertos espacios al aire libre en el horario nocturno es moneda corriente desde hace meses, según las denuncias de los vecinos. Al respecto, el titular de Protección Ciudadana indicó que ese tema se analiza constantemente con las autoridades policiales para  coordinar las tareas de control y prevención.

“Esto sucede permanentemente y no siempre estas situaciones han sido  advertidas por los vecinos. Se van cambiando todo el tiempo los lugares y se transforma en una lucha bastante despareja”, consideró.

En una especie de persecución al mejor estilo el gato y el ratón, Della Maggiora admitió que cuando desde el área comunal se pide colaboración a la Policía para intervenir en alguna reunión de esas características, “cuando ven llegar las luces del móvil  la gente se dispersa y no queda nadie”.

En tanto, la curva de Montecristo es uno de los lugares sindicados  como “clásicos”  y donde habitualmente los fines de semana se producen encuentros nocturnos con numerosos participantes.

De acuerdo a lo expuesto por Della Maggiora, el fin de semana anterior a este había una directiva policial específica respecto de ese sector particular porque se viene siguiendo desde hace tiempo. “Con el sistema de cámaras es imposible detectar si hay movimiento de autos porque no hay cámaras próximas a ese sitio y la gente se congrega desde diferentes  partes, entonces es muy difícil darse cuenta de eso a través del Centro de Monitoreo porque hay que suponer un montón de situaciones. En la general de los casos todos comentan después de que pasó, pero muy pocos avisan en el momento y así es muy difícil”, sostuvo.

Controles de tránsito 

Para mitigar la concentración de personas en los espacios públicos, el personal de la Dirección de Control Urbano Vehicular dispuso el cierre transitorio de diferentes vías de circulación en zona de parques y paseos; la avenida Zarini,  López de Osornio y Azcuénaga, la Diagonal Illia, el playón del dique, el estacionamiento del Parque del Bicentenario, el parque del Origen. De esta manera se busca impedir que se aglomeren vehículos y gente. Además, durante el viernes, sábado y domingo, como se publicó oportunamente, se llevaron a cabo operativos de tránsito en la zona del monumento a Juan Fugl.

En este sentido, Della Maggiora profundizó que si bien el monitoreo vehicular no es una estrategia específica del control sanitario, las infracciones de tránsito son herramientas indirectas que colaboran para persuadir a la población de concurrir y permanecer en un sitio de estas características.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • Lamentablemente, no tienen los 🥚 para ir a la curva de la cantera monte Cristo y saben que es ahí la juntada.

Deja un comentario