fbpx Los jubilados fueron recibidos por Lunghi, pero se quedaron con un gusto amargo ante la respuesta – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Los jubilados fueron recibidos por Lunghi, pero se quedaron con un gusto amargo ante la respuesta

Los integrantes de Amalu lograron llegar al Intendente, como habían solicitado en una nota. Le plantearon las necesidades que los alcanzan y pidieron por subsidios en pasajes urbanos, luz y tasas. La réplica no los satisfizo ya que alegaron que “la Municipalidad está desfinanciada”. Ven la gestión de Fernández con buenos ojos de acuerdo a su bolsillo.

El Eco

Los Adultos Mayores en Lucha (Amalu) fueron recibidos por el intendente Miguel Lunghi luego de haber presentado una nota solicitando un encuentro para exponer sus problemáticas y solicitar acompañamiento en la solución de las mismas.

De la reunión también participaron Miguel Lunghi (h), Sergio Lunghi, Bernardo Bruni, Lucía González, Miguel Romano, el subsecretario de coordinación de la jefatura de Gabinete, Juan Martín Pissani y el secretario del Legal y Técnica Andrés Curcio.

Allí Marta Ledesma (71), Petra Marzocca, Nito Franco (76), Daniel Radetich (70) y Esteban Palma Parodi (70), plasmaron las necesidades por las que atraviesan, principalmente quienes cobran los 14 mil pesos de jubilación básico, y cómo con pequeñas acciones que puedan aliviar los gastos en la factura de la luz, la tasa retributiva y los boletos de colectivo podrían estar un poco mejor.

Aunque se trató de un intercambio muy distendido, según contó Franco las respuestas no fueron las que esperaban, ni positivas.

“Nos escuchó, pero también advirtió que la Municipalidad está desfinanciada”, mencionó, asegurando que ellos comprendieron que justamente se está atravesando una situación de transición y acomodamiento del gobierno.

Como ya habían planteado ante este Diario días previos al encuentro, expusieron que tomando como base diciembre del 2015, han perdido entre un 26 y 30 por ciento de poder adquisitivo. Según sus cálculos, podían comprar 6700 kilovatios mientras que ahora solo pueden acceder a 4700 KW.

“No sé si esa fecha era el mejor momento para un jubilado, pero para nosotros era más pasable que ahora”, aclaró.

Al respecto y en primera instancia la respuesta fue que desde el Municipio no pueden hacer nada, porque correspondería a la Usina, entidad a la cual también habían recurrido tiempo atrás sin éxito. “Cierto que funciona como una empresa privada, pero al 50 por ciento lo tiene la Municipalidad o sea que si tiene pérdidas o ganancias también repercute en ellos”, dijo, considerando que actualmente no tiene un saldo negativo.

Más allá de cómo sea, Franco aseguró que tal situación no les compete, lo que sí les importa es que ellos tienen 14 mil pesos para vivir todo el mes y que si no les alcanza le cortan la luz. Si bien el Intendente se refirió a la tarifa social, ellos respondieron que ya la tienen pero eso tampoco es suficiente. “Nosotros pedimos que la Usina nos subsidie”, se plantaron.

Boletos e impuestos

Cuando se tocó el tema del boleto de colectivo se discutió “muchísimo”, según contó el vocero del grupo, quien también recordó que cuando José Luis Labaroní era presidente de la comisión de Transporte y Tránsito del Concejo Deliberante nunca defendió a los jubilados.

“Ni siquiera escuchan ideas que son sensatas y tienen sentido común”, lamentó. En este sentido Palma Parodi expuso que, considerando los horarios donde menos pasajeros utilizan el colectivo urbano pueden brindarle una cantidad indefinida de pasajes a ellos. Ya que los 10 boletos mensuales gratuitos que reciben son insignificantes si, por ejemplo, tienen que visitar periódicamente al médico o realizar trámites.

“Es sensato, si ellos tienen que andar igual con el colectivo vacío”, respaldó Franco, pero aseguró que luego de escucharlos les dijeron que no iban a intervenir en esa cuestión, indicándoles que la solicitud debía ser presentada por medio del HCD.

“Sabemos que los proyectos que no tienen el visto bueno del Ejecutivo no salen, entonces vamos a perder tiempo”, ratificó.

Con respecto a la luz y la tasa de Alumbrado, Barrido y Limpieza  el cauce fue similar a los planteos anteriores. Desde el Municipio les sugirieron la tarifa social, de la cual ya están haciendo uso la mayoría de ellos y no les alcanza.

Fue necesario que los Amalu le pongan a disposición los gráficos que reflejan la perdida adquisitiva, que con la tasa es en torno al 30 por ciento de su sueldo.

“Queremos que a los jubilados de mínima nos subvencione”, le dijeron y la respuesta fue que la Municipalidad está en condiciones económicas y financieras “deplorables”, lo cual ellos entendieron por tratarse de un momento de transición.

Finalmente, considerando este tiempo de organización, le esbozaron dos pedidos concretos a Lunghi. Una, que si el nivel de ingresos o la situación financiera de la Intendencia mejora, se acuerde de las necesidades que tienen los jubilados. Por otro lado, que si el gobierno Nacional les mejora la situación a ellos, bajarán sus expectativas en las solicitudes.

A modo de que quede documentado, los integrantes de Amalu harán llegar cada una de las tres solicitudes por escrito, a modo de que la Municipalidad exprese su postura de la misma manera.

El vaso medio lleno

Con respecto a las medidas que viene tomando el presidente de la Nación, Alberto Fernández, para con los jubilados, Nito Franco aseguró que se puede ver “el vaso medio lleno o medio vacío” de acuerdo al enfoque político.

“Yo no soy peronista, pero apoyo al kirnchnerismo, porque creo que los mejores años que pasé como jubilado fueron hasta el 2015”, reveló, haciendo referencia que por esos tiempos podía darse pequeños “lujitos” como salir a tomar un cafecito diario con su mujer o presenciar un espectáculo una vez por mes.

“Nada del otro mundo, pero hoy es imposible porque la suma es demasiado para los 14 mil pesos que cobramos”, lamentó y cuestionó: ¿Por qué me lo tengo que privar a los 77 años?”, aclarando que fue el gobierno de Mauricio Macri el que lo “obligó” a eso.

Ahora, en diciembre y enero, recibieron dos bonos de cinco mil pesos del fondo de las jubilaciones de Anses. “Yo lo divido hasta junio, que es cuando se establecería una nueva ley y me da 1666 pesos más por mes, sumados a los 2680 que nos dieron ahora va significando el 26 por ciento; además volvieron a establecer la devolución del IVA que al comprar todo con tarjeta se nos acreditarán unos 700 pesos más”, detalló minuciosamente.

No se olvidó del congelamiento en la tarifa de luz que ejerció el gobernador Axel Kicillof y de lo mismo en los combustibles. “Aunque sean 100, 200 o 300 pesos de descuento para un jubilado es dinero”, dijo y explicó que según su cálculo en vez de recibir 1600 pesos percibe en realidad 4100 pesos con todas las medidas y ahorros que lo alcanzan.

“En junio discutiremos el bono que darán, pero yo ya viví mejor desde diciembre hasta ahora”, garantizó Nito Franco.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • Que se queden tranquilos para que les piden al intendente.
    No les lleno la heladera Fernandez todavía. Que esperen entonces.

Deja un comentario