fbpx Lousteau consideró que el radicalismo debe “dejar la comodidad” y atreverse a “transformar la realidad” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Lousteau consideró que el radicalismo debe “dejar la comodidad” y atreverse a “transformar la realidad”

El senador nacional estuvo en la ciudad dando una charla en El Valle de Tandil sobre "La economía pos pandemia y los desafíos de la Argentina que viene". Planteó que la ciudadanía va a sentirse “huérfana de opciones” y en ese marco sostuvo que Juntos por el Cambio tiene que ser “mejor”. Para ello, aseguró que el radicalismo tiene que ser “más grande”.

Mariano Leunda

El senador nacional Martín Lousteau estuvo en la ciudad brindando una charla sobre “La economía pos pandemia y los desafíos de la Argentina que viene” en El Valle de Tandil. A su vez, aprovechó para disfrutar de Tandil considerando que su esposa Carla Petersen está grabando la serie Sesiones junto a Benjamín Vicuña y Eugenia “la China” Suárez.

Por la mañana se reunió con el intendente Miguel Lunghi con quien dialogaron de diferentes temáticas vinculadas al radicalismo, las internas, las próximas elecciones e intercambiaron miradas de la coyuntura actual.

Durante la charla, que se dio en el imponente marco paisajístico de El Valle de Tandil, hubo diferentes referentes políticos como el secretario de Obras Públicas y excandidato a intendente por Azul Luciano Lafosse, el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik, el exconcejal del Frente Renovador Gustavo Ballent, la exsenadora del Frente Renovador Diana Zeballos y el exedil Facundo Ledesma.

En diálogo con El Eco de Tandil, Martín Lousteau, quien compite en las internas con “Protagonismo radical”  explicó que “tengo dos motivos importantes para estar acá, el primero que mi mujer que es actriz está grabando en Tandil, y vino con nuestro hijo, así que aproveché que estamos en internas en la provincia de Buenos Aires que estoy apoyando a la lista de protagonismo radical para pasar unos días en un lugar que me gusta mucho y además con mi familia”. Durante la exposición, estuvo acompañado por el concejal de Juntos por el Cambio Bernardo Weber.

En tanto, planteó que “se habla de una interna pero para mí esto no es una interna, creo que todos los ciudadanos si vieron el discurso de apertura de sesiones deben estar preocupados de hacia dónde camina la Argentina”.

En ese contexto, sostuvo que “si en octubre cuando venga la elección lo que tenemos por un lado es un Frente de Todos que se cristiniza cada vez más y por otro lado exactamente lo mismo que el pasado me parece que la ciudadanía se va a sentir huérfana de opciones y falta de esperanzas el futuro”.

Frente a ese panorama, consideró que Juntos por el Cambio tiene que ser “mejor y la única manera de que sea mejor es que el radicalismo sea más grande y pueda atraer a otros”.

“Creo que el radicalismo tiene de los 4 años del mandato de Cambiemos un profundo aprendizaje que hacer y cambiar a quien le habla, le tiene que hablar a la gente, tiene que dejar de hablarse internamente, tiene que priorizar aquellos que quieren gestionar, por eso la lista de protagonismo radical lleva a la cabeza al único intendente radical del conurbano, que tiene amplia experiencia de gestión”, resaltó.

Dejar de estar en la comodidad

Planteó la necesidad de que el radicalismo “deje de estar en la comodidad de la superestructura, en la comodidad de lo legislativo y que se atreva a transformar la realidad”.

“Acá tienen a Miguel Lunghi. Si empezamos a hacer que los intendentes que quieren gestionar y transformar la realidad cobren más protagonismo dentro del radicalismo que son los que le resuelven los problemas a la gente, creo que vamos a tener un radicalismo mejor, estamos trabajando para eso”, afirmó.

Frente a ese contexto, sostuvo que el radicalismo “no perdió protagonismo con el PRO, directamente no lo tuvo, porque fue a una elección y perdió 25 a 3”.

“Muchos queríamos conformar una alianza de gobierno y no electoral, queríamos tener más cargos, pero esas cosas se ganan compitiendo y cuando el partido se vuelve cómodo estando otra vez en cargos legislativos en la superestructura, yendo a la tele, pero no haciéndose cargo del gestionar día a día, cuando dejás de hablarle al ciudadano, no te vota”, manifestó.

Por tal motivo, consideró que “no es que el radicalismo perdió protagonismo en Cambiemos sino que ayudó mucho a que hubiera alternancia pero después no tuvo la estatura que tiene que tener para poder incidir en las políticas y creo que entonces no tuvo las fuerzas suficientes para corregir algunas cosas que muchos decíamos que no iban en el rumbo correcto”.

Respecto a aquel momento en el cual Lunghi fue uno de los pocos que votaron en contra de unirse con el PRO, opinó que “fue importante poder conformar una coalición y que de hecho hoy está en pie, pero me parece que Miguel tenía claro es que si uno no tiene la fuerza suficiente, lo que uno representa, los ideales, los valores, no se pueden defender”.

“Creo que en eso Miguel que tiene años de experiencia de gestión lo vio, era un partido que estaba debilitado porque se apoya en aquellos que no quieren gestionar en lugar de apoyarse en aquellos que quieren hacerlo”, indicó.

Un Gobierno más cristinizado

Por otro lado, sostuvo que “el Presidente hace un año cuando inauguró las sesiones dijo que quería construir con todos, que quería terminar con la grieta, doce meses después el discurso es todo lo contrario, entonces es un Presidente que con respecto a su auditorio es más chico, dejó de hablarle a toda la Argentina”.

“Empezó a hablarle a una parte, ni siquiera en mi opinión a la totalidad de los que lo votaron, hay una parte de los que votaron al Frente de Todos que se habían desilusionado con Cristina cuando abusaba del poder, estuvieron desilusionados con la gestión económica de Cambiemos entonces votaron algo que proponía ser distinto de lo que había sido el kirchnerismo, y ahora se está volviendo cada vez más cristinizado”, argumentó.

En esa línea, opinó que Alberto Fernández “se achicó en términos de a quien le quiere hablar. En segundo lugar vi un discurso con muchas contradicciones internas. Un Presidente que dice tenemos que recuperar las instituciones y lo primero que agrega es que la Justicia está al margen de la República”.

“También habla de que la pandemia nos enseñó que salimos todos juntos sin mezquindad y no hace referencia explícita ni pide disculpas por lo de las vacunas, que es el acto de mezquindad canallesco más grande del último tiempo. La verdad que esa incoherencia me preocupa”, cuestionó.

Asimismo, planteó que “los argentinos venimos golpeados porque arrastramos problemas estructurales de un país que está trabado y no crece, y tiene más pobreza, que recibió una herencia que no fue buena pero además cometió errores, y además lo golpea la pandemia. No solamente quieren una política que les diga que nos vamos a poner de pie, sino que los invite a caminar juntos hacia un lugar”.

Cicatrizar heridas

“Eso cicatrizaría muchas heridas y nos permitiría ilusionarnos con el futuro y eso no está pasando. Para que eso pase, tenemos que tener un Juntos para el Cambio que gane y gestione de manera distinta”, afirmó.

Volvió a enfatizar que “esto no es una interna, es la necesidad imperiosa de cambiar el radicalismo, que recupere rebeldía, que no tenga miedo de levantar la voz, de ganar, de gobernar y que a partir de eso pueda mejorar Juntos por el Cambio y si es suficientemente bueno inclusive conducir Juntos por el Cambio, porque una coalición es así, la gente decide qué parte la conduce transitoriamente”.

Los desafíos de la economía

En cuanto a los desafíos de la economía pos pandemia, consideró que “no son muy distintos de los de la economía pre pandemia, Argentina hace mucho que no crece y es en gran medida porque su Estado perdió capacidad. Cada vez nos da menos y nos cobra más y eso hace que no pueda resolver la situación de los más vulnerables y por otro lado que sea tan pesado para crear trabajo que estemos creando muy poco trabajo en blanco”.

“Cuando ve que eso venía de antes, la pandemia rebeló que el Estado perdió calidad en los últimos 50 años”, sostuvo.

Y consideró que con el tema de la vacunas VIP quedó “claro” por qué el Estado está fallando, es porque “hay muchos sectores que se apropian del Estado y los ciudadanos pierden lo que deberían recibir”.

La reunión con Lunghi

Contó que con Lunghi hablaron de “los desafíos que tuvo en Tandil durante la pandemia y las discusiones con el Gobierno de la Provincia que fueron públicas”.

“Protagonizar es hacerse cargo. Él puso el sistema de semáforos porque en su momento tenía 8 casos y cerrados los comercios”, afirmó.

También “hablamos de los desafíos a nivel nacional, de cómo vemos el rumbo del Gobierno nacional, de la coalición, las oportunidades. Tenemos muchas coincidencias”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario