Madres de niños del Jardín 905 reclaman soluciones porque el techo se llueve hace años

El Eco

Cansadas de la falta de respuestas, un grupo de madres de niños que concurren al Jardín de Infantes 905, situado en Roca 365, decidieron hacer pública la problemática que atraviesa la institución hace al menos 10 años. Es que cada vez que llueve, tanto las aulas como el SUM se inundan y el riesgo de electrocución es inminente porque el agua corre por las térmicas. Además, el cielo raso no da más y temen que pueda caerse encima de alguno de los pequeños que concurren al establecimiento, o bien de algún docente.
Natalia Ferrari, una de las mamás e integrante de la cooperadora, explicó que hace más de 10 años que tienen el problema de los techos que se llueven y siempre hicieron los reclamos pertinentes a Consejo Escolar pero sin respuestas.
Incluso hasta llegaron a pedir permiso para hacer la obra a través de la cooperadora, preocupados por no tener soluciones pero “nos prohibieron hacerlo porque de todo lo que es infraestructura se encarga el Consejo”.
Si bien hace algunos años reclamaban la reparación del techo, hoy en día es preciso que se cambie por completo por el gran deterioro que presenta.
“En su momento era reparación, hoy es cambio, y no hay vuelta atrás porque con cualquier lluvia fuerte como la que hubo hace dos días se inunda el jardín debido a que entra por los techos. Hay una de las salitas que directamente entra por una canaleta y es una catarata”, expuso.

Un peligro

Y siempre que llueve deben suspender las clases por los riesgos que implica la lluvia dentro de las aulas.
Fernanda Danessa, otra de las mamás, explicó que “la dirección suspende las clases por medida de seguridad. Ahora cada vez que llueva tenemos que ir a retirarlos, es un peligro, entra agua por todos lados, en el SUM también”.
“Esto no es nuevo, hay varios pedidos hechos, hay cartas acuerdo firmadas con Consejo y Municipio, Dirección de Cultura y Educación, pero la verdad es que no hay una resolución y esto viene de años”, señaló.
En tanto, Natalia Ferrari explicó que el problema es que cuando llueve también se mojan las térmicas, lo cual implica un riesgo importante. “Suspendían principalmente por miedo a electrocución no solo de los niños sino de todas las personas que trabajan en la institución que pueden tocar una pared y quedar electrocutados”, remarcó.
Al jardín concurre un total de 360 chicos a las salas de 3, 4 y 5 en turno mañana y tarde.
“El jardín en estas condiciones no puede estar habilitado”, recalcó y cuestionó que desde Consejo “emparchan, te dejan contento un tiempo, se vuelve a romper, igual ellos mismos se hacen cargo de que es reparación total lo que hay que hacer, ya mandaron gente de inspección a ver”.

“Nos bicicletean”

Otra mamá, Brenda Frick, cuestionó duramente la respuesta que les dio el presidente del Consejo Escolar Cristian Cisneros. “Le dije que corrían riesgo los chicos de electrocución y me dijo que no porque hay disyuntor, y no me parece respuesta”, criticó en diálogo con El Eco de Tandil.
Fernanda Ferrari explicó que si bien les dijeron que este año los arreglos estarían incluidos en las obras del Fondo de Financiamiento Educativo, temen que suceda como años anteriores donde hubo promesas y nunca se concretó.
“No está ni licitada la obra, pero desde hace 10 años que se viene reclamando y desde 2013 tenemos carpeta armada con 3 o 4 notas por año. A raíz de que una mamá se enojó y fue a hablar con Cisneros nos dio este papel que dice que la obra está incluida en el Fondo de Financiamiento Educativo pero no hay plazos”, afirmó.
Y aseguró que sienten que “como jardín y como cooperadora cada vez que hacemos un reclamo nos bicicletean. Yo estoy desde 2016 en el jardín con mi hijo, ya este año egresamos de sala de 5, y vengo escuchando el mismo cuentito todos los años. Siempre nos dicen que para no perder clases en el receso cambiamos el techo, así pasamos vacaciones de invierno, de verano, otra vez de invierno, verano y así sucesivamente y no pasa nada”.
“Tampoco se sabe la peligrosidad que puede haber porque si se llueven las salas hablamos de un cielo raso que ya está mojado varias veces y si se cae arriba de un chico quién se hace responsable. Lo que queremos evitar con hacer público esto es un mal mayor, que se lesione un nene o un docente o quien sea”, sostuvo.
En tanto, Brenda Brick contó que el “Consejo Escolar nos dijo que ya depende del Municipio, que el trámite estuvo, que mandaron los arquitectos y que es un tema del Municipio, que están esperando la plata de Provincia y no saben cuándo es la licitación, no nos dan fecha concreta”.
“Es una obra importante a nivel económico, yo como mamá lo que quiero es que se haga, no importa quién porque cuando llueve no sabemos si llevarlos o no por miedo a que se les caiga el techo en la cabeza”, manifestó.
No estamos pidiendo acceso a internet, estamos pidiendo algo básico, que no se llueva el techo. Mi nene mayor tiene 14 años y este problema ya venía cuando el fue al jardín, estoy cansada del tema del techo.

Sin respuestas

“Desde el Consejo te dicen todos los jardines están igual, todas las escuelas están en las mismas condiciones. A veces tienen respuestas muy infantiles”, criticó.
Además, expuso preocupación porque les dijeron que el dinero viene de Provincia y “si no alcanza no nos aseguran que se arregle. Así que no hay seguridad”.
Natalia Ferrari lamentó además que las respuestas de Consejo siempre son vía teléfono entonces no tienen un registro. “Esta vez reaccionamos todos juntos porque estamos cansados. Todos saben que no puede haber un jardín funcionando en esas condiciones”, enfatizó.
Explicó que los nenes no dimensionan el peligro, que cuando llueve les cuentan que ponen baldes por todos lados en las aulas.
“Ahora juntamos firmas y las vamos a presentar en el Consejo y la Municipalidad y esperando una pronta respuesta escrita y concreta”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario