Manuela Beazley fue designada al frente del Hospital de Niños tras la renuncia de Marta Brea

La especialista, de amplia trayectoria en el centro asistencial local, fue la elegida para ocupar el puesto que Marta Brea recientemente dejó por motivos personales. Entró en funciones ayer y las autoridades respaldaron su nombramiento para continuar con el perfil de gestión emprendido en el Hospital Debilio Blanco Villegas.

Mariano Leunda

Luego de que en el inicio del nuevo año se diera a conocer la renuncia de la doctora Marta Brea a la dirección del Hospital de Niños Dr. Debilio Blanco de Villegas, las autoridades comunales pusieron en funciones a su reemplazante en la función pública, la médica pediatra Manuela Beazley.

El intendente Miguel Lunghi la recibió ayer en su despacho junto a Gastón Morando, presidente del Sistema Integrado de Salud Pública; Matías Tringler, vicepresidente; y miembros del equipo de salud comunal.

Con una gestión exitosa que supo acompañar el crecimiento exponencial del nosocomio pediátrico, Brea -quien asumió al frente del mismo en julio de 2011- decidió dar un paso al costado por motivos estrictamente particulares. De hecho, ya tiene un trámite jubilatorio iniciado pero seguirá formando parte de las actividades del Hospital y guiará el periodo de transición.

“La renuncia de Marta Brea se debe a razones personales, no hay problemas de ningún tipo. Va a continuar colaborando con el comité de docencia e investigación y tiene la mejor de las relaciones con nosotros y  con Manuela”, aclaró Morando, quien explicó que la profesional se halla de viaje y en los próximos días estará de regreso. Si bien la renuncia al cargo pareció intempestiva a los ojos de la opinión pública, el funcionario explicó que para ellos no fue así porque hacia un tiempo estaban analizando la situación.

Para el referente de Salud Pública, “es una alegría que el reemplazo de alguien que hizo una labor de consolidación tan importante sea Manuela, confiamos en que pueda mantener esa senda en este año que queda”.

El doctor Matías Tringler, segundo al mando en el Sistema de Salud, refirió que en el primer momento fueron sorprendidos por la determinación de Brea, con quien armaron un sólido equipo de trabajo, pero que durante el último tiempo dialogaron con ella al respecto y comprendieron que tiene que ver con decisiones personales que corresponden  a un ciclo cerrado para la profesional.

“Cuando estábamos en la mesa pensando en una solución se nos ocurrió  al unísono el nombre de Manuela, Marta la propuso también y no hubo ningún tema a discutir,  estuvimos todos de acuerdo”, especificó Tringler.

Aunque desde el área consideran que había otras opciones y cuentan con recursos humanos capacitados para el puesto,  la responsabilidad recayó en Beazley por ser quien, a su criterio, mejor encarna  el ideal del trabajo en equipo y  la aspiración de continuidad perseguida para finalizar este ciclo.

“Sabemos que Manuela tiene mucha apertura para el diálogo y el trabajo en equipo. Trazamos un muy buen balance del Hospital, tenemos personal de dedicación completa y eso hace que tengan un compromiso muy importante, la nueva residencia tiene tres personas trabajando, se incorporó mucho equipamiento nuevo, vamos en una buena línea”, defendió el médico, quien reiteró el respaldo y apoyo a la impecable trayectoria de la nueva directora elegida.

Un camino marcado

La elegida para dirigir el pujante centro asistencial es nativa de Buenos Aires pero reside desde hace varios años en la localidad y es parte del staff del Hospital de Niños desde sus comienzos.

Manuela Beazley se graduó de médica en la Universidad del Salvador e hizo la residencia de clínica pediátrica en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de la Ciudad de Buenos Aires. Es médica de planta con dedicación exclusiva desde 2004  y desde fines de 2017 se desempeñó como coordinadora de consultorios externos.

La especialista apuntó  a continuar con la misma línea directiva encarada por sus predecesores y expresó que “es un honor ser la nueva directora del Hospital. A Marta se la va a extrañar pero por suerte va a seguir acompañándonos. Hay que continuar el camino emprendido”.

La pediatra deseó estar a la altura del desafío propuesta y de la confianza depositada en su persona para comandar los hilos del hospital infantil, al que definió como el gran “orgullo” de la ciudad.

“A lo que más aspiro es a la continuidad de lo que se viene haciendo y a acompañar el crecimiento. Es permanente el apoyo que tiene a través de la fundación y la comunidad, que siempre están ayudando, en diferentes momentos y de distintas maneras”, señaló a El Eco de Tandil.

En sus escasos años de vida la institución  se ha expandido y progresado de manera notable debido a la creciente demanda de la sociedad y al nivel de respuesta logrado en los años de trabajo. “El Hospital viene creciendo mucho en poco tiempo, hay muchísima demanda, la gente confía en el Hospital y hay excelentes profesionales, muy bien formados, es un placer trabajar aquí porque uno cuenta con un montón de recursos”, sentenció la flamante directora.

Beazley, quien se mostró sorprendida y gratificada por la designación, fue cauta y no quiso anticiparse a las tareas que deberá llevar delante al menos durante 2019,  últimos 12 meses del mandato actual del Intendente, y simplemente encauzó sus intenciones en lograr que el nosocomio continúe funcionando como hasta ahora, sin dejar de acompañar el potencial crecimiento de una entidad pública que aborda a una porción muy particular de la ciudadanía: las primeras infancias.

“La particularidad son los niños, trabajar con niños de base es diferente y  trae una cierta frescura y alegría. Vemos la camiseta puesta en todos y eso es grato. Trabajamos con bemoles, no todo es color de rosa, hay momentos mejores y peores, momentos de mucho trabajo, otros más distendidos donde uno tiene tiempo para capacitarse. Pero la alegría de los chicos hace toda la diferencia”, cerró.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario