fbpx Marcharán contra la asfixia económica, la violencia machista y por el fin del genocidio trans – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Marcharán contra la asfixia económica, la violencia machista y por el fin del genocidio trans

En el marco de la quinta manifestación “Ni Una Menos”, el colectivo de organizaciones feministas de la ciudad invitaron a converger bajo una misma bandera. Hoy a las 17 se concentrarán en Pinto y Chacabuco para seguir diciendo “basta” a la violencia de género. La falta de políticas públicas y cifras alarmantes que no paran de crecer en todo el país.

El Eco

Como cada 3 de junio desde 2015, Tandil volverá a manifestarse en las calles para clamar por la violencia de género bajo el grito de Ni Una Menos. Distintas organizaciones sociales, estudiantiles, políticas y sindicales de la ciudad abrieron ayer la convocatoria a la quinta marcha en contra de la violencia de género, que será el lunes desde las 17 en Pinto y Chacabuco, para luego marchar por 9 de Julio hacia Mitre, tomando Rodríguez hasta Belgrano para desembocar en la Municipalidad, ya que es el sitio al que reconocen como el sitio de interlocutor estatal para canalizar sus demandas.

Vale contar que, como colectivo de mujeres y feministas se han reunido para establecer cuáles son esas necesidades locales, más allá de las que están planteando a nivel nacional desde el movimiento. El estallido social que se dio en 2015 ha logrado establecer a la violencia de género como un problema social y no individual, asumiendo que es el Estado el que debe tomar políticas que aborden integralmente la situación.

Así, como parte del acto del 3 de junio, compartirán un documento con la agenda puntual de reclamos en términos locales para buscar un avance en término de políticas públicas. La intención es que se sumen hombres, mujeres y disidencias puedan hacerse cargo de “la calle”, que es donde se podrán aunar las banderas.

“Esto es una interpelación a la ciudadanía a repensar qué estamos haciendo en esta reproducción de patrones de comportamiento que hacen a las distintas formas de agresión”, sostuvieron. Además, las organizaciones invitaron a reflexionar sobre lo que está pasando en el contexto de crisis social y monetaria existente, ya que el ajuste repercute directamente en cada hogar intensificando el machismo. Por esto justamente la consigna a nivel nacional traza en esta oportunidad que “contra la asfixia económica y la violencia machista” vuelven a gritar Ni Una Menos.

Somos estas agrupaciones las que vemos cómo esto repercute en términos de autonomía económica y se acrecienta el machismo dentro de cada hogar, en cada mujer y principalmente en los barrios.

 

Una menos cada 30 horas

Por otro lado, los observatorios sociales también se han tomado el trabajo de estudiar las cifras de femicidios, notando un claro aumento. En este sentido, una de las indicaciones de la manifestación a nivel país será poder plantear que, a la par, hay una situación alarmante con respecto a los travesticidios y una persecución hacia el colectivo disidente por lo se sumará el lema “no al genocidio trans”.

Como para poder dimensionar lo que está sucediendo en Argentina, revelaron que el año pasado hubo 43 crímenes contra mujeres trans, mientras en lo que va del año ya suman 36 travesticidios

En relación a estos datos, también les resulta alarmante la cantidad de femicidios que se ejecutan en el país, ya que desde que empezó el 2019 se registraron 133 muertes hasta mediados de mayo. “Están matando una mujer cada 30 horas”, alertaron.

A su vez, les parece pavorosa la falta de comprensión sobre la complejidad de la problemática, teniendo en cuenta que tanto nacional como provincialmente el 12 por ciento de los femicidios cuenta con avisos previos por situaciones de violencia. A nivel local, el año pasado se constataron unas 170 denuncias por mes.

Estos números resultan perturbadores y, según revelaron, fundamentalmente en Tandil no hay campañas de prevención, concientización o sensibilización sobre la problemática de género, lo que imposibilita que la población femenina pueda reconocer estas situaciones y encontrar herramientas desde el estado.

De hecho, informaron que el dispositivo de abordaje  a nivel local se da a partir de la acusación policial, lo que deja afuera a todas aquellas personas que no llegan a efectivizar una denuncia. Entonces, la preocupación se centra en que el municipio no acompaña a quienes necesitan asistencia, por lo que se convirtió en uno de los principales cuestionamientos del colectivo feminista tandilense. “Queremos que empiecen a tomar dimensión y a hacerse cargo de las políticas públicas, para que realmente pueda generar un abordaje integral”, explicaron.

Ante esta demanda que calificaron de “tremenda”, hicieron hincapié en el desarrollo de propuestas y el empeño que han puesto por lograr la implementación de la Ley Micaela, que apela a la formación y capacitación con perspectiva de género par todos los niveles del estado. Advirtieron que la falta de herramientas es muy grande en este aspecto, aunque cabe destacar que justo hace unos días comenzó a trabajarse en este sentido, aplicando la ordenanza.

 

El ajuste y la educación

Volviendo a la cuestión económica, desde el ámbito de las trabajadoras estatales particularmente enfatizaron que están viendo cómo el ajuste estatal repercute fuertemente en  las políticas públicas, afectando siempre en primer lugar a las mujeres.

Como casos concretos mencionaron el fin de la moratoria por parte de Anses, embargos en las Asignaciones Familiares y piso de ingreso para el cobro de estas retribuciones, por otro lado hablaron del desmantelamiento en el Ministerio de Desarrollo Social que incide en todos los programas que tienen que ver con empleo y la paralización hace casi un año de las pensiones para madres de siete hijos, entre varios aspectos más.

Por su parte, las chicas de las organizaciones universitarias remarcaron su apuesta a la conjugación de luchas para estar a merced de las demandas del pueblo, como institución formadora de profesionales que son las universidades. En este sentido, van en busca de una universidad pública, popular y feminista que derrote al patriarcado, coincidiendo con el resto de las agrupaciones en que a la presión machista se le suman la de clase y de raza. “Estamos convencidos que el sujeto de transformación social está en el movimiento de mujeres y disidencias sexuales”, consignaron.

“La convocatoria es para las familias, personas y grupos, para que toda la comunidad se sienta interpelada a repensar la violencia de género”, enfatizaron.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario