Mientras se esperan resultados de la ciudad de las pruebas Aprender, hay preocupación por matemáticas

Gabriela Gervasio analizó los resultados de las pruebas Aprender.

El Eco

Se estima que entre abril y mayo se darán a conocer los resultados de las pruebas Aprender de cada ciudad e institución, pero mientras tanto se analizan los obtenidos a nivel nacional, que muestran falencias importantes en matemáticas, pero no así en otras áreas en las que hubo mejoras.

La licenciada en educación, facilitadora de Educere y directora del colegio Ayres del Cerro Gabriela Gervasio reseñó que el operativo nacional de evaluación se viene haciendo hace tiempo, más precisamente desde la década del ’90, cuando comenzó el “interés del Estado de evaluar los resultados de la educación, antes nadie se preguntaba si en la escuela se aprendía o no, se daba por sentado que sí”.

Gervasio además de participar en el operativo Aprender por su escuela, estuvo en la presentación de resultados a nivel nacional y provincial en Jujuy.

Recordó que los operativos más sistemáticos fueron los ONE (Operativo Nacional de Evaluación) y que luego Aprender le da continuidad a los mismos pero la diferencia es que mientras los ONE eran solamente muestreos, con Aprender, que se empieza a implementar en 2016, se comienza a evaluar de manera censal a todos los estudiantes del país que estén presentes ese día.

Los años que se evaluaron fueron sexto de primaria y de secundaria y se hizo un muestreo de tercer año del primario, y de segundo del secundario.

En 2016 en primaria se evaluó en legua y matemática, en secundario también y además en ciencias. En 2017 se evaluó sociales y naturales solamente en primaria y en secundaria lengua y matemáticas.

Por lo tanto, las comparaciones en primaria son respecto al operativo de evaluación del año 2013.

Los resultados

Indicó que todos los resultados se cruzan con el nivel socioeconómico, con el sexo de los alumnos, con el ámbito, si es rural o urbano. Se le realizan hacen preguntas al estudiante sobre sus condiciones de vida y de ahí surge la determinación del nivel socioeconómico. Además, hay otras preguntas acerca de cómo se sienten en la escuela, si aprende rápido, y eso se cruza luego con los resultados.

Los resultados que se dieron a conocer ahora son a nivel nacional y próximamente cada provincia e institución van a poder acceder a sus resultados puntuales.

En cuanto a los números a nivel nacional, puntualizó que en primaria, en ciencias sociales un 66 por ciento de alumnos logró un nivel aceptable de logros (en conjunto el nivel avanzado y satisfactorio).

Con respecto a 2013 hay una mejora, porque en ese momento había un 55 por ciento de nivel aceptable en ciencias sociales.

En tanto, en ciencias naturales el 67 por ciento estuvo en un nivel aceptable, pero dentro de eso el nivel avanzado fue 28,6 y 38,9 el satisfactorio. En 2013, el total era 53 por ciento y dentro de eso, avanzado 15,2, casi se duplicó, y 38 nivel satisfactorio. “Quiere decir que hubo mejor desempeño”, destacó.

Y muchos menos chicos estuvieron en el nivel básico y por debajo del nivel básico.

Otras variables

Gabriela Gervasio consideró que en el ámbito rural ya se venía viendo una tendencia positiva y puntualmente en este caso hubo una mejora del 120 por ciento en el ámbito rural respecto a 2013 y en el urbano poco más del 50 por ciento en ciencias sociales.

En ciencias naturales el crecimiento en el ámbito rural fue del 140 por ciento y en el ámbito urbano del 83. “Tiene que ver con muchas políticas educativas que se vienen llevando a cabo en estos años”, analizó.

En cuanto al nivel socioeconómico, cuanto mayor es, mejor es el resultado. Eso significa que “no todos los resultados son responsabilidad de la escuela, las condiciones de vida determinan los niveles alcanzados por la estimulación que tienen el hogar, las expectativas de la familia, entre otros”.

Otro determinante fue la pertenencia a las comunidades indígenas, lo que mostró resultados menores pero aclaró que “no es que están en inferioridad de condiciones sino que evidentemente la escuela no tiene en cuenta la diversidad cultural”.

“El mayor crecimiento estuvo en naturales. Hubo un fuerte impulso de las ciencias en la cuestión de la enseñanza porque era un área que estaba bastante relegada”, afirmó.

En cuanto al género, los resultados fueron muy parejos en el nivel primario, lo cual se ha revertido porque en ciencias duras aparecía con mejor desempeño los varones antes, pero ahora no.

Preocupación
por matemática

En la escuela secundaria, en tanto, en lengua los resultados fueron mejores pero en matemáticas han descendido, por lo cual consideró que “es un desafío del área, porque los datos permanecen muy estáticos cuando los cruzás con el nivel socioeconómico y otros. Eso evidencia que hay algo propio del área, con la forma que se enseña, que no anda bien, me parece que ahí hay que trabajar”.

En lengua hubo mejoras importantes, ya que entre nivel avanzado y satisfactorio hubo un 62 por ciento de alumnos el año pasado, mientras que en 2016 había un 53 por ciento y en 2013 un 50 por ciento.

En tanto, en matemáticas, en 2013 había un 35 por ciento que tenía un nivel aceptable, en 2016 un 29,8 y en 2017 el 31 por ciento, es decir que no se llegó a recuperar.

“Hay preocupación en el área de matemática y aparece una notable diferencia entre mujeres y varones en los resultados”, afirmó.

Educación sexual

Un punto importante acerca de las preguntas que se le hacían a los alumnos era sobre lo que la escuela debería enseñar y no enseña. En ese aspecto, surgió que el 79 por ciento respondió que falta educación sexual, el 76 por ciento violencia de género y otros tipos de violencia, y el 74 por ciento el uso de las tecnologías.

Finalmente, en cuanto a los resultados, explicó que están cargando los de la provincia y estimó que entre abril y mayo llegarán los números a cada institución y a la ciudad.

“Se le otorga a cada institución la comparación con la media de la ciudad, y a la vez la comparación con escuelas similares”, indicó.

“Estos operativos son útiles en la medida en
que sirvan para lanzar políticas educativas”

La licenciada Gabriela Gervasio consideró que estos operativos de evaluación son útiles “en la medida en que sirvan después para lanzar políticas educativas, de formación docente. Cuando hubo políticas docentes directamente focalizadas a mejorar las ciencias naturales, mejoraron notablemente. Cuando se hizo formación en lectura y escritura aparecieron mejores resultados, así que la clave está en la formación docente”.

Pero aclaró que “no todo es responsabilidad de la escuela, entonces también hay que acompañar con políticas sociales que apunten a mejorar las condiciones de vida, porque a mayor vulnerabilidad los resultados empeoran”.
Si bien el análisis de los resultados que se obtengan de la ciudad serán útiles, remarcó que las políticas educativas son “provinciales y nacionales”.

“En los últimos años se trabajó mucho en la formación docente, se ha hecho mucho camino desde la sanción de la nueva ley de 2006, eso va a ir dando resultados pero no de manera inmediata”, afirmó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario