fbpx Organizaciones sociales se movilizaron a la Usina para pedir “tarifas más justas” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Organizaciones sociales se movilizaron a la Usina para pedir “tarifas más justas”

El reclamo se sustentó en la necesidad de solicitar ayuda para paliar las dificultades que conlleva actualmente pagar los elevados montos del servicio de energía eléctrica. Fueron recibidos por integrantes del cuerpo directivo, que se comprometieron a trabajar de forma articulada para ofrecer respuestas a los sectores más vulnerables.

Alrededor de 50 personas que conforman distintos movimientos sociales se acercaron hasta la Usina para pedir tarifas más justas.

El Eco

En la jornada de ayer, un grupo de aproximadamente 50 personas pertenecientes a diferentes organizaciones sociales de la ciudad; la Confederación de Trabajadores de le Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y Mujeres sin Techo, se movilizaron hasta la sede de la Usina Popular de Tandil ubicada en Nigro 575. El motivo del reclamo radicó en la necesidad de paliar las dificultades que conlleva actualmente pagar los elevados montos del servicio de energía eléctrica.

En el lugar fueron recibidos por el vicepresidente de la entidad, Atilio Magnasco; el gerente administrativo, financiero y laboral, Mario Cabitto, y el subgerente de esa área, Walter Valle. Quienes formaron parte de la reunión fueron la referente de la CTEP y el Movimiento Evita, Florencia Villemur; Daniel Fernández por el MTE y Mirta Piqueras de Mujeres sin Techo.

En el encuentro, las agrupaciones sociales presentaron un petitorio enmarcado en un plan de lucha a nivel nacional de la CTEP en el se demandan mejores condiciones a los entes de provisión del servicio. Desde los diferentes espacios congregados argumentaron que el contexto actual de pérdida de poder adquisitivo del sector trabajador, sumado al aumento de tarifas, redunda en un deterioro de la calidad de vida y en muchos casos, la interrupción del servicio. Según trascendió y expuso Nicolás Carrillo, referente de la organización que integró la movilización, en la ciudad se llegaría a los 70 cortes diarios de energía por falta de pago.

Por este motivo, uno de los principales puntos tratados en la conversación fue la suspensión de todo tipo de corte de energía en los domicilios, entre otras cosas, porque el retiro de los medidores implica un elevado costo de reconexión. También se expuso la necesidad de generar medidas de protección hacia las cooperativas, sociedades de fomento y clubes deportivos, que se encuentran en dificultades para desarrollar sus actividades por la excesiva suba de los cuadros tarifarios.

El reclamo de las agrupaciones sociales 

En diálogo con El Eco de Tandil, Florencia Villemur expresó que se hace muy difícil pagar las altísimas tarifas de luz y detalló que, en muchos casos, en las casas más precarias los artefactos eléctricos existentes no son los adecuados para ahorrar energía o se calefaccionan con aparatos alimentados de este modo, y eso genera altos consumos imposibles de afrontar. “Quedaron dispuestos a seguir dialogando y revisar situaciones que expusimos, porque a nosotros nos llegan día a día los reclamos de la gente”, sostuvo.

Por su parte, Daniel Fernández, quien también participó del encuentro, indicó que pudo plantearse el inicio de una mesa de diálogo entre las organizaciones, la Usina y el Municipio, con la expresión de deseo de que sea permanente para poder arribar a soluciones concretas”.

Cabe recordar que a partir de los consumos de octubre, se verá reflejado un aumento del 24 por ciento en las boletas del servicio, que contempla no solamente el valor de la energía eléctrica sino también de los costos de distribución, la carga impositiva y los ajustes de salarios del personal acordes al proceso inflacionario.

Frente a un nuevo aumento en el precio de la tarifa que se hará efectivo a partir de octubre, el referente del MTE calificó la situación de muchas familias como “desesperante” e hizo hincapié en atender los reclamos de forma colectiva para escapar a la política individualizante del área de Desarrollo Social. “Buscar soluciones integrales y no tapar baches, más teniendo en cuenta que la coyuntura va a empeorar”, señaló.

Trabajo articulado para responder a las demandas

Atilio Magnasco, vicepresidente de la Usina Popular y Municipal SEM reconoció la situación complicada que atraviesan la mayoría de los sectores e informó que durante el encuentro analizaron las cuestiones planteadas en pos de vehiculizar acciones específicas para paliar los problemas que padecen los barrios más castigados por los aumentos.

Por su lado, precisó que desde la empresa de energía trabajan en conjunto con la Secretaría de Desarrollo Social aportándoles un millón y medio de pesos anuales destinados a solventar los casos más críticos de gente que no puede pagar la tarifa eléctrica, y la entrega de 45 mil lámparas LED a la comunidad.

Además, adelantó que se hallan abocados a terminar de diseñar un plan para los clubes, que a futuro tomará estado público y constituye una demanda fundamental de las entidades deportivas  frente a los fuertes incrementos tarifarios que han sufrido en el último año.

Por otra parte, el funcionario aclaró que si bien hay muchas personas que no son beneficiarias de la tarifa social, se trabaja para incorporarlas desde la Usina después de hacer el estudio correspondiente de cada caso con trabajadoras sociales. Afirmó que esos esfuerzos “no alcanzan” y por eso mismo se comprometieron a trabajar de forma mancomunada con Desarrollo Social y los movimientos sociales para resolver la problemática que aqueja a los barrios más vulnerables.  “Vamos a hablar con Pablo Civallieri (subsecretario de la cartera social local) para analizar las alternativas y desde la Usina ver qué podemos hacer  en los casos específicos en los que hay problemas con las instalaciones eléctricas, porque la gente no las puede mejorar y eso les genera un alto consumo”, explicó.

De acuerdo a lo conversado en el encuentro, con la colaboración de la mano de obra de las agrupaciones involucradas en el reclamo, la Usina se haría cargo de la  capacitación de la gente y de los materiales, y desde el Municipio aportarían la logística para coordinar la mejora de obras y viviendas, con el plus de que se incluya el tema eléctrico.

En el marco de los compromisos contraídos, anticipó que mañana se reunirán con técnicos de la entidad y autoridades de Desarrollo Social para comenzar a instrumentar las medidas que den forma al pedido efectuado,  con vistas a definir acciones concretas y qué es lo que puede  sumar cada uno de los actores implicados para brindar una solución a las necesidades de la población.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario