fbpx Plogging, una iniciativa que combina actividad física y conciencia ambiental que crece en Tandil – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Plogging, una iniciativa que combina actividad física y conciencia ambiental que crece en Tandil

La movida es mundial y consiste en hacer ejercicio físico al aire libre mientras se recoge basura que se encuentra al paso. En la ciudad, un grupo de voluntarios comenzó a implementarla hace poco más de dos meses. En cinco intervenciones, logró retirar del medioambiente 240 kilos de basura reciclable.

El Eco

Una nueva modalidad deportiva nacida en Suecia encontró eco en la ciudad gracias al impulso de un grupo de voluntarios que, bajo el nombre “Vamos a hacerlo Tandil”, realiza plogging, una práctica que combina ejercicio con conciencia ambiental.

El movimiento es mundial y tiene como objetivo principal el de ejercitarse físicamente al aire libre. Sin embargo, suma como elemento el cuidado del medioambiente, dado que incorpora la recolección de basura a lo largo del trayecto. Básicamente, consiste en salir a correr, trotar o caminar, llevando bolsas donde se cargan los residuos que se encuentran al paso en la vía pública.

El nombre plogging se debe a la conjugación de dos términos, la expresión sueca “plocka upp”, que significa levantar, y la palabra jogging (trotar, en inglés).

En Tandil, los impulsores de la movida -que cada vez suma más seguidores- vieron en la actividad un modo más de contribuir con el cuidado del contexto natural de la ciudad y agregaron como rasgo distintivo la separación de los desechos.

En una nueva apuesta, acordaron con la cooperativa de Recuperadores Urbanos, que se hace cargo del material recolectado para su posterior reciclaje y así evitar que aquello que se puede reutilizar quede depositado en el relleno sanitario.

Viviana Rojas, Andrea Corsaro y Roberto Oneto se acercaron a la Redacción de El Eco de Tandil para mostrar la tarea que llevan adelante de manera desinteresada, pero que busca generar conciencia ambiental y un efecto contagio para preservar el entorno natural que tiene la ciudad.

En esencia, una actividad física

Con la adhesión a la red “Vamos a hacerlo”, que a su vez trabaja en la campaña nacional “Argentina limpia”, un grupo de voluntarios se sumó a la tarea de concientizar a los ciudadanos para que aprendan a no arrojar basura y sobre la importancia de reciclar aquello que generan.

En su esencia “tiene que ser” una actividad física, indicó Viviana Rojas, que alertó que la cantidad de residuos que observan en los espacios verdes es tanta que “queremos levantar más de lo que efectivamente podemos cargar”.

En una ciudad donde una gran cantidad de vecinos se apodera de los distintos espacios para correr, trotar o caminar al aire libre, el plogging se presenta como una opción para hacer en grupo o solo. “Lo hacemos de a varios para que se vea y se contagie”, reflejaron.

Las carreras y el material reunido

Las actividades suelen organizarse determinados días a la semana en algún punto de la ciudad, donde los voluntarios recorren un área en busca de residuos. Sin embargo, las carreras que forman parte del calendario local también son una oportunidad para llevar a cabo la tarea, contagiar la actitud y concientizar sobre el cuidado del medioambiente.

En concreto, llevan dos meses con el plogging. El debut fue en marzo durante la Montagne Adventure Race. Desde entonces hicieron cinco intervenciones mediante esta modalidad física, dos en carreras y otras tres convocatorias mediante el grupo de WhatsApp que comparten los voluntarios.

Otra de las experiencias fue la Tandil Adventure Race. Allí, los plásticos recogidos fueron enviados al Taller Protegido, que tiene un programa propio de acopio y reciclaje. “Nos importa que la basura que está en la naturaleza sea levantada y que se pueda recuperar”, resaltaron.

En esa oportunidad acordaron con los organizadores una serie de medidas para que los deportistas y el público en general contribuyan con el cuidado del entorno natural.

En la correcaminata del colegio Nuestra Señora de Begoña, que se celebró el sábado 4 de mayo, juntaron 16 kilos de material para reciclar.

En total durante las cinco intervenciones, el grupo reunió 145 voluntarios y logró retirar del medioambiente 180 kilos de basura no reciclable y 240 kilos de reciclable (plástico, aluminio y cartón).

“Son cifras que nos sorprendieron para el tiempo que llevamos haciendo plogging”, expresó Andrea Corsaro.

Los representantes de “Vamos a hacerlo Tandil” coincidieron en señalar la importancia de organizar eventos deportivos ecosustentables para contribuir con el medioambiente.

Efecto contagio

“Los cambios son lentos, pero hay mucha gente que tiene ganas y que no se anima porque cree que no suma”, planteó una de las voceras del grupo ante la consulta sobre las expectativas frente a un eventual cambio de hábito en el tratamiento de los residuos.

En ese sentido, Corsaro agregó que “hemos hecho ruido porque lo notamos; la idea es sumar mediante un voluntariado porque siempre nos quejamos y nunca hacemos nada”.

Así, mediante el ejemplo,generar un efecto contagio en otros vecinos para que hagan su aporte. “No sé si lograremos un cambio inmediato, pero algo estamos haciendo. Lo ideal sería no hacer plogging y eso se logra con educación”, resaltó.

Próxima cita

El próximo encuentro será el sábado 18, a las 14, en la base del paseo turístico del cerro La Movediza, donde llevarán adelante la práctica.

Quienes estén interesados en conocer más sobre la propuesta podrán seguir la cuenta de “Vamos a hacerlo Tandil” en Instagram y Facebook.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario