Realizan obras para evitar futuras inundaciones en De la Canal

El Eco

Las obras en el paraje De La Canal comenzaron el martes 9 de enero desde el cruce del arroyo Langueyú hasta la escuela rural y estiman que culminarán a finales de esta semana.

Después de algunas conversaciones entre vecinos del pueblo e integrantes de la Coooperativa Vial se llegó al acuerdo que ahora se está concretando y consiste en la limpieza de desagües y alcantarillado nuevo o doble en los casos necesarios, para evitar próximas inundaciones en períodos de mucha lluvia. Esto ocurre porque el agua baja de las sierras y el arroyo Langueyú, que pasa por detrás de la estación, desborda fácilmente y los cubre.

“Se empezó a trabajar limpiando las zonas de la estación, la feria y fábrica vieja. Son aproximadamente tres mil metros, arrancando desde la escuela hasta llegar al arroyo por ambas manos”, detalló Juan Pablo Ceriani de la Cooperativa Vial. El ingeniero estima que llevará alrededor de ocho días cumplir con el objetivo e involucra un presupuesto de aproximadamente 400 mil pesos. “Todo el trabajo lo realizamos con maquinaria propia”.

Cansados de inundarse

Las lluvias grandes suceden generalmente en invierno, época en que además es más difícil que la tierra seque y absorba la humedad rápido, los campos de la zona se cubren de agua y el pueblo de la estación De la Canal aún más, sobre todo los que viven ladera abajo. Según el vecino Oscar Lasarte lo que ocurre es que el canal del Parque Industrial cruza y rebalsa al arroyo Langueyú. Pero aseguró que están contentos con estas labores porque traerían la posibilidad de un mejor escurrimiento de ese excedente.

“Son obras hidráulicas que venimos pidiendo hace algunos años y pudimos acordar hace unos meses. Hablamos directamente con la cooperativa porque tenemos muy buena relación”, dijo Lasarte.

Es cierto que se están sufriendo inundaciones cada vez más seguido, sin ir más lejos el año pasado tuvieron que atravesar cuatro desbordamientos en tan solo cinco meses. Por ejemplo la cancha de fútbol del club, que es muy utilizada por el torneo agrario, estuvo meses sin poder usarse a causa del exceso de agua.

“Nos estamos preparando, porque si llueven 100 milímetros de golpe en Tandil evitamos que nos ahogue a nosotros. Intentamos así salvar la escuela, la capilla, el almacén, el club y las casas que son las que más se perjudican cuando se inunda”, remarcó Oscar Lasarte.

Por otro lado, como no sabían donde acumular la cantidad de tierra sacada de los zanjeos, resolvieron compactarla en las inmediaciones de la fábrica, aprovechando para rellenar y elevar el terreno que estaba muy bajo. u

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario