Se inauguró el comedor de la Escuela Técnica 5, una obra prometida en 2013 por el Gobierno provincial

En la mañana de ayer, autoridades educativas y municipales inauguraron el salón comedor y de usos múltiples de la escuela ubicada en avenida Perón al 900, un espacio físico sumamente necesario en una institución que tiene una doble carga horaria para el alumnado. Luego de cinco años de reclamo, la obra se materializó gracias al aporte del Fondo de Financiamiento Educativo.

El Intendente, alumnos y el director de la escuela efectuaron el tradicional corte de cintas inaugural.

Rody Becchi

En la mañana de ayer quedó oficialmente inaugurado el salón comedor y de usos múltiples de la Escuela Secundaria Técnica 5 Juan Domingo Perón. Esta obra es el resultado de la lucha sostenida del equipo directivo, docentes, alumnos y padres que forman parte de la escuela, y reclamaban desde hacía años que el objetivo se concretara.

El salón se construyó con aportes del Fondo de Financiamiento Educativo de Provincia que maneja el Municipio y su presupuesto fue de 2.500.000 pesos. La empresa adjudicataria del proyecto, Zya SA, ejecutó la obra de 150 metros cuadrados cubiertos en el plazo estipulado de 120 días, que comenzó a ser usado por los alumnos y el personal este miércoles.

El breve acto contó con la participación de autoridades municipales y educativas que acompañaron a los miembros de la comunidad escolar, encabezada por el director de la institución Mauricio Salas. Estuvieron presentes el intendente Miguel Lunghi; el secretario de gobierno, Oscar Teruggi; el presidente del Consejo Escolar de Tandil, Cristian Cisneros; consejeros escolares; representantes gremiales; la inspectora de educación técnica, Gloria Bustamante; inspectoras areales; integrantes de la asociación cooperadora; y delegaciones de establecimientos educativos de distinto nivel de la localidad.

Bajo un sol que inundaba por completo el patio de la escuela y de espaldas a la nueva dependencia escolar, en el escenario improvisado se procedió a dar las palabras de bienvenida. Luego del ingreso de las banderas de ceremonias argentina y bonaerense portadas por alumnos de la institución, se entonaron las estrofas del Himno nacional. Cumplida la parte protocolar, los oradores se acercaron al micrófono para dirigirse a todos cuantos se habían convocado en un clima de festejo y alegría a disfrutar de una nueva obra de infraestructura escolar para beneficio de toda la comunidad educativa.

Encarar nuevos desafíos

El director del establecimiento educativo se encontraba visiblemente emocionado por la inauguración del salón comedor porque fue uno de los impulsores del proyecto que se materializó en la jornada de ayer. “A los chicos les dijimos más de una vez que tuvieran paciencia que esto se iba a dar, solo faltaba insistir”, sostuvo Salas.

Con la premisa de garantizar comida saludable, calidad y permanencia, el SUM tomó forma y hoy es una realidad para los actores institucionales que bregaron por esta posibilidad. “Es una de las únicas manera de que pueda permanecer en una escuela, siendo bien atendidos, y alimentarse bien también es un derecho”, enfatizó el directivo y agradeció especialmente al Intendente por sus gestiones.

Además, mencionó que esta oportunidad les abre el camino para encarar nuevos desafíos, ya que la escuela sigue teniendo muchas necesidades. “El desafío de tener los talleres del ciclo básico. Y el otro sueño es una necesidad comunitaria, la construcción de un playón deportivo abierto y recreativo, para que nuestros chicos y los del barrio estén contenidos. Emprendemos esta lucha y esperamos que nos acompañen en la gestión para cumplirlo”, finalizó.

Seguidamente, la inspectora de educación secundaria Gloria Bustamante, tomó el micrófono para agradecer a quienes posibilitaron la concreción de la ansiada obra y expuso que “este espacio es fruto del compromiso de varios actores institucionales de nuestra comunidad. La escuela que visibilizó la necesidad, el Intendente supo escuchar y a través del Consejo concretar esta realidad. La educación y el conocimiento son bienes públicos, a través de esta obra estos derechos se materializan por eso es un día de alegría”.

 “Queremos que todas las escuelas públicas estén bien”

El año en curso ha sido crítico para la infraestructura escolar en la ciudad de Tandil y en todo el territorio bonaerense. El Polivalente, el IPAT, el Conservatorio de Música y varias escuelas de nivel primario y medio han sufrido las consecuencias del riesgo edilicio que presentan desde hace años, y que se vio agudizado durante el último tiempo.

En su discurso, Miguel Lunghi se mostró distendido y jocoso, y se encargó de reseñar los destinos del Fondo Educativo y su traducción en obras, pero evitó hacer referencia al conflicto que atraviesa la Escuela Polivalente de Arte, cuyas instalaciones permanecen ocupadas desde hace dos días por los estudiantes, a la espera de respuestas concretas sobre la terminación de la obra. El jefe de la comuna señaló que el presupuesto asignado a Tandil es de 60 millones de pesos  que se vuelcan en las necesidades de las escuelas, aunque no alcanza para cubrir todas las demandas.

El partido de Tandil posee 157 establecimientos escolares y, según el cálculo efectuado por Lunghi, si se estima un monto de 2.500.000 de pesos (valor de la obra inaugurada) por cada uno de ellos, serían necesarios 300 millones de pesos anuales para que todas las escuelas estén en óptimas condiciones. “Por ahora no se da, vamos posibilitando distintas obras, las más necesarias”, y aclaró que no reciben el dinero en un solo pago a comienzos de año, sino que ingresa mensualmente, a veces con regularidad,  o llega en diciembre, razón por la cual se traba la licitación de algunas de las obras

El mandatario puntualizó que hay muchas necesidades que desde el Ejecutivo tratan de cubrir. “Las escuelas están bastante bien en la ciudad  y por supuesto que todas necesitan mejorar, desarrollarse, avanzar”, esgrimió.

En su alocución, ponderó que los cinco premios nobel argentinos se educaron  en escuelas y universidades públicas, por eso estimó fundamental “apoyar y mantenerlas para que los chicos puedan estudiar y avanzar, que todas las escuelas públicas estén  bien”. En este punto, el público irrumpió en un aplauso espontáneo para apoyar y celebrar las palabras del Intendente.

También puso el foco en la necesidad de generar valor agregado a través del conocimiento, como única vía de  avance  para salir de las “crisis recurrentes”. Por último, agradeció “la vehemencia a Mauricio, cada uno tiene que defender lo suyo, porque en Tandil todos los directivos defienden lo suyo, no por un ego personal sino por los chicos y es lo que tiene que suceder porque eso es la democracia”.

Superada la parte discursiva, las autoridades y los alumnos de la institución realizaron el corte  de cintas para inaugurar formalmente el esperado espacio, que brindará mayores oportunidades y contención a todos los chicos que concurren a diario a la escuela.

La gestiones del Consejo Escolar

Consultado por este medio, el presidente del Consejo Escolar Cristian Cisneros, se manifestó muy orgulloso por la obra y celebró la creación de los cuatro puestos de trabajo que implicó la apertura del comedor. “Esto no es menor, gracias a la designación de la Provincia tenemos cuatro personas más trabajando en el servicio de cocina y auxiliares”, remarcó. Además de la edificación, el espacio debió ser equipado con un mobiliario acorde y demás insumos para su correcto funcionamiento.

Sobre la toma pacífica que mantienen desde el lunes a la tarde los estudiantes de la Escuela Polivalente para reclamar la inmediata finalización de la obra, el funcionario respondió que la empresa adjudicataria está al tanto de la situación y va a incorporar más gente. Aclaró que se firmará el viernes el acta inicio y el arquitecto a cargo será Antonio Alustiza, profesional dependiente de la jefatura de inspección regional. “Que venga lo antes posible para reactivar la obra y terminarla para todo Tandil, porque es una obra emblemática”, cerró Cisneros.

Historia de un reclamo

En abril de 2016, el director de la institución, Mauricio Salas, decidió exigir la concreción de un proyecto de larga data que el Gobierno provincial se había comprometido a concretar y jamás lo llevó adelante. Era el comedor, un espacio físico sumamente necesario en una institución que tiene una importante carga horaria, ya que los chicos cursan las materias curriculares por la mañana y los talleres en el horario de la tarde.

La Escuela Técnica 5 nació en 2011 (antes era Escuela de Educación Media 3) y el espacio para el comedor  se encontraba dentro de un plan de obra que incluía también las aulas para los talleres. En 2013 la Unidad Ejecutora Provincial firmó un acta de compromiso para llevar el proyecto adelante en las instalaciones, ubicadas en avenida Perón al 900.

No obstante, el acta compromiso jamás se llevó a cabo y debieron utilizar el primer piso de la escuela primaria para el ciclo superior.

Buscando alternativas que permitan viabilizar el proyecto, se reunieron con el intendente Miguel Lunghi  porque la Unidad Ejecutora Distrital lo determinó como prioridad pero no sabían de dónde extraer los fondos. Dado que la Provincia no daba respuesta y sabiendo que existe un Fondo de Financiamiento Educativo que llega a los municipios, los directivos  pensaron como alternativa plantearle esa realidad al jefe comunal. Luego de varios encuentros truncos con el Intendente y de reclamos públicos, finalmente la obra se hizo factible.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario