fbpx Se realizó la Mesa por el Trabajo y la Vida Digna con una importante participación de la sociedad – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se realizó la Mesa por el Trabajo y la Vida Digna con una importante participación de la sociedad

Cerca de un centenar de personas pertenecientes a distintas agrupaciones, gremios e instituciones  formaron parte del encuentro que se llevó a cabo en la Parroquia del Carmen y del cual participó el obispo de la diócesis Hugo Salaberry. Continuarán con las reuniones para buscar soluciones al hambre y la falta de trabajo que se vive a raíz de la crisis económica.

Mariano Leunda

Ayer a las 17.30 se llevó a cabo un encuentro que se denominó Mesa por el Trabajo y la Vida Digna en la Parroquia del Carmen. Del mismo, participaron cerca de un centenar de personas provenientes de distintas instituciones, agrupaciones y sectores de la sociedad con el fin de buscar alternativas para hacer frente a la situación de hambre y falta de trabajo que se vive.

Estuvo presente el obispo de la diócesis de Azul Hugo Salaverry y el diácono de la Parroquia del Carmen Jorge Tripodi.

Asimismo, hubo referentes de diversas agrupaciones como Anses, Cooperar, La Cámpora, el Colegio de Médicos, Federación Agraria, Movimiento Evita Tandil y Ayacucho, Smata, Camioneros, Suteba, CTA, Mujeres sin Techo, Apymet, Sindicato Empleados de Comercio, CCC, un delegado de Loimar, Barrios de Pie, Club Santamarina, Red Solidaria, Federación Argentina LGBT y Ctep.

También participó la defensora del Pueblo Paula Lafourcade,  el rector de la Unicen Roberto Tassara, el concejal Darío Méndez, Micaela Herrera de la Fiscalía Federal, el defensor oficial Diego Araujo, el intendente de Benito Juárez Marini y Sebastián Zalimben de la Pastoral Social Nacional.

Unidad

Comenzó hablando el referente del Movimiento Evita Nicolás Carrillo, quien fue uno de los organizadores del encuentro.

Manifestó la necesidad de que la sociedad se una y consideró que “esta tarea no la puede hacer un solo sector de la comunidad, la tenemos que hacer entre todos, y todas las argentinas, entre todos los sectores sociales, ninguno por cuenta propia puede hacerlo”.

“Debe ser en comunión, tenemos un gran inspirador para esto en mundo, que es argentino, el Papa Francisco que nos llama permanentemente a la cultura del encuentro. Tenemos un obispo que no sólo predica la fe sino que también hace obras, y hoy no hay mejor obra que poder encontrarnos todos juntos  a ver cómo vamos a abordar esta problemática. La falta de trabajo y vida digna genera injusticias”, planteó.

Y agregó que “es muy bueno que empecemos a encontrar respuestas en conjunto entre todos los sectores, también a veces apreciamos cuando es el Estado quien convoca pero aquí no venimos  a una paritaria de sectores sino a hacer causa común y así como a nivel nacional con el obispo Lugones se pudo confeccionar un documento esperemos trabajar en nuestra diócesis con temas en común para terminar con la pobreza y el hambre en nuestra comunidad”.

Luego, hizo uso de la palabra el intendente de Benito Juárez Julio César Marini, quien afirmó que “me interesan los temas sociales, nosotros tenemos mucha gente con mucho dolor, angustia, estamos pasando una situación bastante difícil más allá de que desde el Estado municipal intentamos resolver problemas, es imposible resolverlos todos, es imposible absorber toda la desocupación que hay desde el Estado municipal. Hemos sufrido bastante porque la empresa Loma Negra dejó 160 trabajadores desempleados, una fábrica de pantalones cerró definitivamente, entonces es algo que cada vez hay más desocupación”.

Crisis que tanto duele

Por su lado, el rector de la universidad Roberto Tassara quien resaltó que “la mayoría sabe que como mínimo hemos derribado los muros que siempre solían separar a la isla académica del resto de la sociedad, y que en la medida de la posible y con nuestra imaginación tratamos de devolverle a la sociedad lo  mucho que nos aporta”.

“Por las situaciones que atraviesa el país lamentablemente, tenemos la oportunidad de trabajar en esto, nos ponemos a disposición con todo lo que podamos aportar, tenemos programas y actividades desde jardines hasta adultos mayores y estamos convocados por el ministro Arroyo en el programa Argentina sin Hambre, que nos permitirá estar en contacto con las necesidades, y ayudar desde nuestro lado”, sostuvo.

En esa línea, planteó que “somos absolutamente consciente de las necesidades que tiene la patria, las desigualdades que se han generado, tenemos recursos no financieros pero sí humanos, ideas, posibilidades, información que podemos aportar para paliar esta crisis que tanto duele”.

Por su lado, Sebastián Zalimben expuso que “trabajo en pastoral social peor además soy promotor de la mesa de diálogo y encuentro nacional, que surge de la convicción que la Argentina está en una situación muy difícil de la cual no va a salir fácilmente y tampoco lo hará si el conjunto de la comunidad no trabaja por el bien común”.

Un diagnóstico

Al finalizar el encuentro Nicolás Carrillo evaluó que “fue una alegría muy grande y muy productivo porque Argentina tiene un problema estructural que afecta mucho a la población y por otro lado una deuda social que debemos reparar, en ese sentido creemos que la única forma es unir a todos los sectores sociales, culturales, gremiales y productivos a sabiendas de que muchas veces hay intereses contradictorios entre nosotros pero que tenemos que arrancar por lo que estamos de acuerdo para poner al país en marcha, y erradicar el hambre y la pobreza”.

“Que el llamador sea la iglesia es muy bueno y fue un primer encuentro de diagnóstico, vamos a programar otra fecha antes de fin de año y todos los sectores vamos a llevar propuestas para armar la mesa local por el trabajo y la vida digna en febrero nos vamos a encontrar en la localidad de Juárez para volcar los resultados de cada una de las mesas y pensar resultados concretos, las ciudades de la diócesis tendrán también sus mesas”, señaló.

Y agregó que “hubo una mesa nacional convocada por el obispo Lugones de la Pastoral Social, si bien es bueno que el Estado tenga un consejo social y económico también es bueno que la sociedad civil se organice para ir superando todos los rencores, asperezas, la grieta. En ese sentido surgió y se lo propusimos a Salaberry y enseguida se puso a disposición”.

Explicó que no hubo referentes del Municipio porque la idea no era convocar al sector político en un principio, sólo se invitó a gente de la sociedad civil, empresarios, ruralidad, sindicatos y movimientos sociales, comunidad universitarias.

“Después como la convocatoria trascendió se acercaron referentes de la vida política como el intendente de Juárez, pero teniendo en cuenta que los sectores políticos están interesados en el próximo encuentro los vamos a convocar”, indicó.

Y expresó que “superó todas las expectativas, se acercaron muchos sectores y de otras ciudades de la diócesis también. El planteo fue muy genérico de hacer un diagnóstico de la situación que es mala y trabajar juntos”.

“El obispo dio un discurso de cierre que fue muy bueno, muy unificador, nos encomendó trabajar por el bien común y para la gente, que salgamos a buscar a los que piensan diferente, buscar acuerdos con todos los sectores posibles para tratar de resolver los problemas”, concluyó.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario