fbpx Un centenar de estudiantes vestidas de luto se concentraron y marcharon en contra de los femicidios – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un centenar de estudiantes vestidas de luto se concentraron y marcharon en contra de los femicidios

Las jóvenes tomaron la iniciativa para mostrar su preocupación por la cantidad de muertes en el país a causa del machismo y organizaron la marcha “las mujeres de luto”. Como cuerpos sin vida, se tiraron al suelo y se pusieron en la piel de cada una de las víctimas y recordaron a cada una. Con cantos y puños en alto marcharon por la Plaza Independencia. “Encabezar esta lucha nos llena de orgullo”, indicaron.

El Eco

Estudiantes de diversas instituciones educativas de la ciudad, acompañadas por distintas organizaciones afines, se reunieron para manifestarse una vez más en contra de los femicidios y en defensa del feminismo. El punto de encuentro fue a las 18 en la esquina de San Martín y 9 de Julio, donde vestidas de negro, buscaron simbolizar el luto por las mujeres que perdieron la vida a causa de la violencia de género. Más tarde, se dispusieron a marchar hacia la Plaza Independencia y dieron una vuelta manzana cantando.

Alarmadas por la cantidad de femicidios perpetrados en lo que va del año, las adolescentes decidieron organizarse para concientizar sobre la problemática. Con una dinámica que apuntó a mostrarse como “manada”, pusieron el cuerpo para representar a cada una de las víctimas que “ya no están para decir basta”.

Una de las organizadoras del movimiento fue Sofia Reynoso, presidente del Centro de Estudiantes de Polivalente, y se mostró orgullosa de que la iniciativa que surgió de la juventud tandilense haya tenido la convocatoria que lograron. “No sabíamos muy bien con cuánta gente íbamos a contar, pero sobre la marcha se fue dando todo muy bien”, sostuvo.

Si bien se reunieron unas cien personas en apoyo a la causa, fue principalmente un grupo de más de quince chicas las que se ubicaron en el centro de la ronda, se quitaron los zapatos y realizaron una puesta en escena donde se tendieron en la calle, como cuerpos yacentes sin vida.

“Esto se trató de ponerle el cuerpo a lo que vemos por la televisión”, explicó la referente estudiantil, que además reveló que la primera propuesta que plantearon ayer tuvo que ver justamente con que el dolor al ver los casos a través de las pantallas no es el mismo. “Tal vez sí les duela vernos tiradas en el suelo, ver a tu hermana, tu amiga, a tu vecina, como aparecen las mujeres en nuestro país”, explicó.

A continuación, repartieron un cancionero impreso e invitaron a todos los presentes a sumarse a una ronda. En el medio, encendieron tres tubos que lanzaron humo negro, mientras a coro entonaban “nos tienen miedo, porque no tenemos miedo”. Lo repitieron tantas veces como fue necesario para que todas se terminen uniendo a la consigna.

Al finalizar el cántico y con la misma intención de personificarse en cada una de las mujeres que han muerto, leyeron una lista con los nombres de las víctimas de femicidios, exclamando “presente” al término de cada una. El momento generó mucha emoción entre las chicas, ya que muchas terminaron con lágrimas en sus ojos.

“Para nosotras es muy fuerte esto, no solo porque estamos acompañadas por nuestras familias, sino que es lo que sufrimos todos los días como jóvenes. Entonces, encabezar esta lucha nos llena de orgullo”, manifestó Reynoso.

 

Marcha con puños en alto

Cuando anunciaron que habían decidido llevar a cabo esta manifestación, las jóvenes habían contado que están organizadas, tienen un grupo y cada tanto se juntan y debaten.

“En un momento empezamos a mandarnos noticias porque todos los días había una nota nueva sobre femicidios y pensamos que teníamos que hacer algo, porque no sirve de nada quedarnos en nuestras casas viendo cómo a través de las redes sociales nos llegan las  novedades de que asesinan a las mujeres”, sostuvo.

Tras consultar y consensuar entre el núcleo inmediato, la referente de Polivalente invitó  mediante megáfono a ubicarse para transitar la calle San Martín hasta Rodríguez y llegar a la Plaza del centro.

Las chicas, que habían dejado sus zapatillas a un costado de la calle, se calzaron y emprendieron la marcha al canto de “Señor, señora, no sea indiferente nos matan a las pibas en la cara de la gente”. También acompañadas por algunas docentes, familiares y referentes de otras organizaciones, como Petra Marzocca de Memoria por la Vida en Democracia.

Con la voz bien en alto y encolumnadas detrás de una bandera negra con el lema “Mujeres de Luto”, las estudiantes caminaron hasta la plaza. Allí dieron una vuelta manzana levantando sus puños con pañuelos verdes, a favor del aborto, y violetas, que representan la lucha de los movimientos feministas. “Por las que ya no están, toda una vida de lucha”, rezaba uno de sus carteles.

Según describió Sofía Reynoso, es notable como ha ido creciendo la empatía por parte de la sociedad. “Es un cambio que se va dando de a poco, viene con la juventud porque venimos distintos y los adultos nos están tratando de entender y comprender todo esto”, aseguró.

 

13 víctimas en 2019

En la última semana, dos mujeres fueron asesinadas en las ciudades correntinas de San Miguel y Goya. Los ataques fueron atribuidos al ex y a la actual pareja, con lo que ya suman 13 las víctimas de femicidios en 2019 en todo el país.

El primer caso se registró el domingo 22 por la noche, pasadas las 22.30, y la víctima fue identificada como Ramona Romero, de 23 años. Vivía con sus tres hijos de 2, 5 y 6 años y hacía una semana había finalizado una relación sentimental de pocos meses con Manuel Salgado, de 19.

Mientras que lo ocurrido en Goya se registró al ser encontrado el cuerpo de Sandra Bordón, asesinada a golpes en la cabeza el mismo día al mediodía. El principal sospechoso es su pareja, un hombre de 32 años que se encuentra prófugo.

Las otras víctimas de femicidio durante el presente año en distintas partes del país fueron Celeste Castillo de 25, Valeria Juárez de 32, Daniana Moyano de 24, Joselin Mamaní de 10, Gisela Varela de 33, Liliana Loyola de 64, Susana Yas de 77, Agustina Imvinkelried de 17, Danisa María del Luján Canale, Romina Elizabeth Ugarte de 26 y Liliana Ramona Olguín de 49.

Esto denota que en solo 22 días de 2019 hubo una víctima de violencia machista cada treinta y seis horas. En el mismo período del año pasado se registraron quince hechos de estas características, entre ellos de una niña, de un niño como forma de femicidio vinculado y un travesticidio. Sin embargo, en los primero 18 días de 2017 se había producido solo uno vinculado, mientras que en la misma cantidad de días de 2016 se registraron once femicidios y un travesticidio.

En Tandil, el último femicidio registrado es el de Ailín Torres, ocurrido en noviembre de 2017, cuyo asesino Damián Gómez fue condenado a reclusión perpetua a fines del año pasado. Ailín se sumó, tristemente, a la lista conformada por Gilda Mansilla, Fanny Pollak, Adriana Bardelli, Verónica Vázquez, Romina Anastacio Prituluk, Verónica Pérez, Ingrid Escudero, Olga García, entre otras.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario