fbpx Un grupo de padres y madres acampa en el Juzgado de Familia para reclamar que le devuelvan a sus hijos – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un grupo de padres y madres acampa en el Juzgado de Familia para reclamar que le devuelvan a sus hijos

Aseguran que desde el Servicio Local de Protección de los Derechos del Niño “inventan cosas” que no son ciertas para quitarle a sus hijos. Están juntando firmas para pedir que destituyan a los jueces de familia Ramiro Saralegui y Silvia Monserrat y que se investigue al Servicio Local.

Mariano Leunda

Un grupo de padres y madres se manifestó ayer durante todo el día en el Juzgado de Familia 2 para reclamar que les devuelvan a sus hijos. Todo comenzó en horas de la mañana cuando uno de ellos, Eduardo Alberto Castillo, se encadenó a las rejas del establecimiento, situado en Belgrano al 600.

Tiempo después llegaron más padres y madres que se fueron sumando a lo largo de la tarde. Más luego, montaron una carpa, ya que adelantaron a El Eco de Tandil que van a permanecer en el lugar hasta que les den una respuesta favorable respecto a la restitución de sus hijos.

El viernes 17 se van a manifestar en la Plaza Independencia, frente a la Municipalidad, a las 19, en consonancia con una convocatoria que se realiza a nivel nacional, que surge de la agrupación “No más hijos rehenes” y de Agrupación Argentina de Familias por los Niños. Invitaron a todas aquellas familias que estén pasando por situaciones similares a participar de la manifestación del viernes.

Una de las madres, Alejandra Galabert, contó que tienen un grupo de Whatssapp de padres que se fue conformando “por la forma en que se iba manejando el Servicio Local con cada uno, del informe que daba al Juzgado y de cómo (el juez Ramiro) Saralegui tomaba cada decisión, sin siquiera investigar si era verdad lo que Servicio Local dice sin pruebas de nada de la mayoría de los casos que estamos acá y otros que no vienen porque están trabajando o porque tienen miedo”.

“Acá estamos representando a todos los padres que estamos en el grupo, más o menos 50 familias de Tandil, Rauch, Chaves, Necochea, Mar del Plata”, indicó.

En su caso puntual, precisó que “no veo a mi nena hace 3 meses, mi hermana se quiso hacer cargo, puso su casa sin embargo el juez dijo que no. Me la sacaron porque yo sufrí violencia de género del padre de mi nena que está preso hace 8 meses”.

“Yendo a verla al hogar y teniendo abogados no hubo ninguna respuesta buena ni hacia mí ni hacia mi familia, mi hija tiene 4 años, hace un año y cuatro meses que está en el hogar, ahora se la llevó otra familia, sin siquiera dar respuesta el Juzgado de Azul. Yo hace 3 meses que estoy en apelación”, contó.

Y agregó que “es por el informe del Servicio Local que no me la quieren dar, es algo insólito lo que está pasando, mi abogada me dice que es algo nunca visto que siempre el Servicio Local invente cosas. En los hogares dicen que los padres no van o no tienen interés en tener a sus hijos y no es verdad porque si no no estaríamos acá parados, estamos todos por una misma causa”.

“El Servicio Local inventa cosas”

Por su parte,  Carolina Barreto contó que tiene “tres nenas en el hogar Fantasía de Colores, yo sí tengo contacto con las nenas de modo telefónico pero no me dejan ir a visitarlas, con la excusa de la cuarentena. Mi nena me contó que le preguntaron si quiere otra familia, un lugar donde tenga mamá y papá, porque yo estoy sola. El Servicio Local inventa cosas. Dicen que yo no tengo capacidad para tener a mis chicos y no sé porque, yo las cuidé siempre, mis nenas van a la escuela, tienen las vacunas. Es por los informes que inventan y hacen llegar al Juzgado cosas que no existen”.

En tanto, Florencia Constantino explicó que “estoy peleando por mi hijo Rodrigo, el está en un hogar hace 2 años. Yo fui la culpable, yo tenía problema con consumo de drogas desde chica y hace dos años que estoy yendo a terapia, tengo todo a mi favor, mi psicóloga, el equipo terapéutico, tengo todas las pruebas de que mi avance fue bueno, al ciento por ciento”.

“Me daban esperanzas, me decían todas cosas buenas pero desde el Servicio Local me mintieron mucho. Me hicieron tener trato con mi expareja, sabiendo yo sufría violencia de género”, lamentó.

Y expuso que “estos dos años siempre hice todo lo que me pedían, yo lo iba a ver todos los días al hogar y me permitían hasta 4 horas. Me dijeron que no podía tenerlo por si tenía una recaída, entonces se presento mi hermana con abogada que estamos pagando a medias, y ella la hicieron venir al juzgado, la entrevistaron y quedó todo en la nada”.

“Yo desde el 13 de abril que no me dejan verlo, apelamos y tienen que esperar 6 meses para que responda el Juzgado de Azul y hoy me entero que mi hijo ya está con otra familia”, explicó.

Asimismo, argumentó que “uno tiene la culpa de que sus hijos pasen por estas cosas pero de qué sirve que uno cambie, se ponga las pilas, yo tengo de CPA todos a mi favor, van a saltar por mí porque es la realidad. Yo cambie por mi hijo y solamente lo quiero a él”.

“Le tienen que dar derecho a la familia. A mi hermana le hicieron dejar la universidad, conseguirse trabajo, una buena casa y no se lo dieron”, cuestionó.

“Nos vamos a quedar acá”

Alejandra Galabert afirmó que “nos vamos a quedar acá, estamos juntando firmas para que se vayan (los jueces de Familia) Saralegui y Monserrat, que se investigue al Servicio Local, en una hora juntamos más de 50 firmas”.

Eduardo Castillo, el padre que se encadenó, contó que “yo planeé encadenarme por mis hijos, que hace 9 meses no los veo y Monserrat no me los quiere dar”.

“A las 8.15 me encadené porque no tengo respuestas, porque no aguanto más, te sacan los nenes sin pruebas, me los sacaron porque decían que yo los golpeaba y cuando les hicieron revisión médica jamás tuvieron un golpe”, sostuvo.

Y agregó que “yo no me voy a ir de acá hasta que me den mis hijos y también a mis compañeros. Los chicos no tienen precio, pasa que el Estado paga plata por ellos para que estén en un hogar”.

Por último, Ramiro Ruiz contó que “mis hijos están con mi mamá que me denunció de un supuesto abuso que se comprobó que no existió. La causa penal cayó en diciembre y todavía estamos esperando respuesta”.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario