fbpx Un incendio en un depósito provocó la muerte de 400 canarios de exposición – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un incendio en un depósito provocó la muerte de 400 canarios de exposición

El dueño del criadero lamentó la pérdida de sus 400 aves.

El Eco

Un incendio que se desató en un depósito ayer en horas de la mañana tuvo como consecuencia la muerte de 400 canarios de exposición en la casa 22 del pasaje 1 del barrio Falucho XXII.

El siniestro se desató cerca de las 6.30 en un depósito de 3 por 3 situado al fondo de la propiedad, junto a un criadero de 5 por 5. A raíz del humo y las altas temperaturas, los 400 canarios que se encontraban en el criadero murieron.

Además, resultaron afectadas herramientas de todo tipo que había en el depósito, muebles, lavarropas, reposeras, cortadora de pasto y ropa.

Trabajó durante una hora una dotación de Bomberos para sofocar las llamas, a cargo del oficial Hernán Conforti.

Una dolorosa pérdida

Diego Díaz Cazón, el dueño del criadero, contó que se levantó a las 6.30 para ir a trabajar y en su casa no había luz pero pensó que se debía a la tormenta que se desató esa noche.

“Veo detrás de la casa un resplandor y cuando corro la cortina veo el fuego adentro del criadero, así que automáticamente intenté apagarlo con los matafuegos de los vehículos y agua y algún vecino que ayudó. Se llamó a Bomberos y Policía y llegaron muy rápido porque en 7 minutos estaban acá”, contó.

Explicó que se trataba de todos canarios de exposición y que justamente en cuatro días se iban a una exposición en Junín, un campeonato internacional.

“Fue bastante dolorosa la pérdida. Calculo que murieron por el humo. Entrar ahí era terrible, es un trabajo de casi 17 años seleccionando genética y compitiendo a nivel nacional con premios en todo el país, realmente levantarme y encontrarme con que están todos muertos es terrorífico”, sostuvo.

Y agregó que “calculan que cayó un rayo contracorriente, eso en primera instancia pero después los peritos determinarán”.

“No escuchamos nada raro salvo el rayo y que la luz estaba cortada desde las 3 pero era entendible con una tormenta de esa magnitud. Apagamos todo relativamente rápido pero ya no quedaba nada, un silencio total en el criadero, se ve que el humo los asfixió”, lamentó.

Y estimó que el año próximo tratará de comenzar a criar nuevamente pero lamentó que “de la genética que yo venía trabajando desde hace 17 años no quedó nada”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario