fbpx Una niña de cuatro años necesita un recambio en su marcapasos pero el Estado dilata la ayuda – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una niña de cuatro años necesita un recambio en su marcapasos pero el Estado dilata la ayuda

Thiara junto a su mamá Mailén.

El Eco

Thiara tiene cuatro años y nació en Tandil con una cardiopatía congénita denominada transposición de grandes vasos. En dicha patología  la arteria pulmonar sale del ventrículo izquierdo y la aorta del derecho, alterándose por tanto la circulación normal de la sangre de forma muy importante. La pequeña fue intervenida quirúrgicamente en Buenos Aires y a los 6 meses se le produjo un bloqueo en su corazón, lo que derivó en un nuevo traslado de urgencia desde Tandil hasta el Hospital Garrahan. Ahora necesita un recambio de marcapasos y el Estado hasta el momento no le ha brindado ninguna respuesta satisfactoria.

Según le contó su mamá, Mailén Esteve, a El Eco Multimedios, cuando tenía seis meses de vida la pequeña pasó un mes internada  mientras llegaba el marcapasos que ella necesitaba para poder seguir viviendo.

“El aparato en ese momento fue pedido aquí en Tandil, pero acá no quisieron dármelo, me lo negaron, gracias a Dios el Garrahan me lo compró y mi hija pudo vivir todo este tiempo”, relató.  

Hace un mes, la joven madre concurrió con su hija  al control médico y los especialistas le informaron que debido a una falla en el aparato, la batería del mismo se agotará antes de lo estipulado -10 meses- y es necesario reemplazarla en lo inmediato, para evitar mayores complicaciones en el estado de salud de la nena.

Frente a este panorama, Mailén  señaló que se dirigió a la municipalidad para entrevistarse con el Intendente, pero el jefe comunal no pudo atenderla en esa ocasión.

“Me mandaron al hospital, me entrevisté con las trabajadoras sociales del Hospital de Niños y me pidieron muchos papeles. En la dirección médica no me dieron soluciones, fui a Anses, a IOMA, a la obra social que tiene por la pensión por discapacidad. Volví al Hospital con todos los papeles  y me dijeron que no podían darme nada (tampoco el FAS) porque tenía  cobertura social. Pregunté en la obra social, pero está inactiva y no cubre nada”, detalló.

Por su problema de salud, la menor es beneficiaria de una pensión por discapacidad y tiene la cobertura del Programa Federal Incluir Salud, dependiente del Estado nacional. 

De acuerdo al relato de Mailén, desde el Hospital de Niños local  se comunicaron con el programa de salud para solicitar  el alta efectiva de  la niña y la cobertura total del aparato.

Pero este lunes, referentes del plan de cobertura de salud le informaron que el registro de alta iba a demorarse alrededor de un mes y medio o dos meses. A partir de ahí, verían si correrían con los gastos  pertinentes para el recambio del aparato.

Actualmente, Mailén se encuentra desconcertada y sin respuestas: “El pedido no está hecho en ningún lado, quedó en la nada, tengo que esperar que la obra social me dé de alta y después recién ver si cubre o no, pero no puedo quedarme esperando hasta lo último por si a mi nena le pasa algo”. 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario